Un círculo cerrado dirigido por sanadores y autoridades y en el centro el fuego sagrado adornado con frutas y flores de colores, mientras los cuernos suenan agradeciendo a la Pacha Mama. Así inició la ceremonia ancestral con la que los asistentes a la I Cumbre de Medicinas Ancestrales, Espiritualidad e Interculturalidad celebraron el Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

Aquí los taitas y mamas de distintos países agradecieron a la Madre Tierra por sus favores y pidieron a los asistentes respetar a la naturaleza y valorar el legado que los abuelos trasmitieron de generación en generación sobre el conocimiento de las plantas, sus usos y su importancia en la vida humana.

La ceremonia fue uno de los momentos más emotivos del primer día de este encuentro que se realiza en la Universidad Regional Amazónica Ikiam, ubicada en la ciudad del Tena, capital de la provincia de Napo.

Desde horas de la mañana los sanadores, shamanes y conocedores de la medicina ancestral participaron en ponencias en las que hablaron sobre la importancia de que estos conocimientos sean aprendidos en las aulas universitarias y de que exista una Ley que proteja a la medicina ancestral.

Según Franklin Columba, dirigente nacional de Salud y Seguridad Social de la Fenocin, esta cumbre permitirá trazar los nuevos caminos de la medicina ancestral ya que los representantes de varios países contarán sus experiencias y tratarán de marcar el camino para que las plantas medicinales y las técnicas ancestrales de curación sean reconocidas y vayan a la par con la investigación científica.

A la par de las ponencias y charlas se desarrolló una feria artesanal en la que los curanderos realizaron limpias al público y se comercializó tónicos para combatir las enfermedades modernas como el estrés, la depresión o el cansancio mental.

Jaime Aguavil Calazacón, vicepresidente de la Asociación Naturista y Vegetalista Tsáchila, realizó varias de estas limpias con la intención de renovar el espíritu de los participantes. “Nuestro objetivo es fortalecer a través de la niñez tsáchila que nace para estas actividades para que no se desaparezca, para que estén intactas siempre con los valores espirituales”, explicó.

Dijo que todas las personas guardamos secretos y que al ocultarlos nos causan daño pero que el curandero invoca al dios sol y los otros dioses para sanarlos. “La persona que cree en nosotros tiene un cambio de sentimientos, de estar con una armonía y más que todo la salud”, añadió.

También se vendieron dulces elaborados de manera artesanal y con productos de la zona, tejidos, joyas y aguas aromáticas para curar algunas enfermedades. En la feria los artesanos y conocedores de los beneficios de las plantas medicinales compartieron un momento cercano con los participantes del evento.

Devora Baquis fue una de las participantes de esta feria y promocionó chocolates artesanales. “El chocolate lo elaboran 200 familias en una asociación llamada Satsayaku y con esto queremos también apoyar la productividad de la provincia. Tenemos pasteles, pastas, trufas, bombones, paletitas, chocolatinas y una novedad que es el mote con chocolate”, señaló.

Se trata de un proyecto de escolaridad inconclusa impulsado por el gobierno nacional que se convirtió en una empresa llamada Mayankuna. “En quichua significa juntos, porque juntos hemos realizado este sueño, luego un emprendimiento y ahora es una realidad. Estamos muy contentos”, agregó.

El miércoles durante el segundo día de la cumbre se realizarán ponencias sobre la soberanía alimentaria desde el principio de interculturalidad, la aplicación de los sonidos ancestrales en la sanación de enfermedades enérgicas, la importancia de la medicina ancestral en la actualidad, entre otros temas.

Al final se desarrollará una Asamblea General en la que se dará lectura de los principales acuerdos generados durante los paneles y se firmará una declaratoria final con las conclusiones. El objetivo es que la cumbre se repita en otros países de la región y que todos los gobiernos se involucren en la generación de leyes y normativas que visibilicen la importancia de la medicina ancestral.

Andes