Simpatizantes y contradictores del Gobierno Nacional se movilizaron este jueves en Quito y Guayaquil para manifestarse sobre políticas públicas. El cierre de la Unión Nacional de Educadores (UNE), dispuesto por el Ministerio de Educación, es uno de los temas de protesta.

Los afines al Régimen marcharon hasta la plaza Grande, donde se concentraron al pie del palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo, para respaldar al presidente Rafael Correa.

Miles de personas desfilaron pacíficamente por Quito y Guayaquil, entre otras, gritando consignas como “Fuera Correa fuera”, “Correa ya se va, la UNE (gremio de profesores) quedará”, y un grupo quemó banderas del partido oficialista Alianza PAIS y carteles con la imagen de Correa.

En Quito desfilaron al menos unas cinco mil personas, mientras que unas 2.000, afines a Correa se concentraron frente al palacio de gobierno en apoyo al mandatario.

El presidente de la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas, Mesías Tatamuez, dijo que la protesta no busca “desestabilizar al gobierno, sino que es para reclamar por empleo, salud, respeto al derecho de agremiación”.

Tatamuez pidió unidad a los trabajadores y agrupaciones populares para tener una posición propia de cara a las elecciones presidenciales y legislativas del 19 de febrero del 2017. “No a los Nebot, no a los Lasso y mucho menos a los Correa”, dijo.

A las 19:00 la marcha concluyó y las actividades comerciales se restablecieron en el centro histórico de Quito.

La convocatoria se produjo luego de que la semana pasada el ministerio de Educación decidió disolver el principal gremio de profesores dependientes del estado, la Unión Nacional de Educadores, acusándola de no cumplir requisitos para mantener su existencia legal. Ese gremio, afín a grupos de izquierda radical, se ha mostrado en oposición al gobierno y constante crítico a las políticas educativas y económicas del régimen.

El ministro de Educación, Augusto Espinosa, dijo que “hay un fundamento jurídico para todas las decisiones que hemos tomado”.

En Guayaquil también hubo movilizaciones. Con carteles y gritando consignas en contra del Régimen, docentes e integrantes de Unidad popular se concentraron en la plaza del Centenario de Guayaquil.

Alfonso López, de Unidad popular y expresidente de la UNE en Guayas, calificó de ilegal a la disolución de esta última institución. Por eso aseguró que las manifestaciones seguirán.

El mandatario, en declaraciones a periodistas al comentar las marchas había dicho que “no se les hace el más mínimo caso, ese es su medio, su modus vivendi … primero convocan a la marcha y después se ponen a pensar ¿por qué?”.

Añadió que esas manifestaciones “hacen daño al gobierno, porque a nadie le gusta que se bloqueen calles”.

En ambas ciudades se registró la presencia de miembros de la Policía Nacional.

El Universo