El Consejo Universitario de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), determinó que el próximo lunes las actividades académicas retornaran a la normalidad, después del cese de la toma de edificios por parte del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU).

El órgano máximo de la UNAH conformado por 49 miembros entre personal administrativo, maestros y alumnos, aprobó el regreso a clases con 32 votos a favor.

El conflicto entre las autoridades y el MEU provocó que las clases fueran interrumpidas desde el 25 de mayo hasta ayer viernes 29 de julio, sin embargo después de lograr un acuerdo en torno a extinguir los procesos legales contra 75 estudiantes, los universitarios accedieron a cesar la toma.

La rectora Julieta Castellanos aseguró que la determinación era una buena noticia, ya que el Consejo paso cerca de cinco horas realizando la reprogramación del año académico donde se decidió que el Tercer Periodo sería intensivo durando nueve semanas.

Por su parte la Asociación de Docentes de la UNAH (ADUNAH) y el MEU solicitaron que las clases fueran reiniciadas hasta el mes de septiembre, representando los 17 votos en contra.

Con relación al acuerdo que firmaron las partes, Castellanos manifestó que se siente satisfecha y que espera se continúe el diálogo como se presupuesto en la firma del documento que solventaría la crisis que ha permanecido durante dos meses en la UNAH.

Tras la instalación de la Mesa Mediadora y la disposición de las autoridades a cancelar los procesos penales contra estudiantes, el MEU libero varios edificios en los diversos complejos universitarios del país.

Las partes en conflicto pactaron que tendrán hasta principios del próximo año para solventar la crisis definitivamente, además el convenio establece que los estudiantes tendrán participación demócrata en el Consejo Universitario, por lo que encargaran de elegir representantes en noviembre.

Con el proceso para negociar las Normas Académicas, se acordó realizarse en tres partes: Trabajo sectorial, donde las autoridades, docentes y estudiantes por separado llevaran a cabo un análisis de las Normas Académicas, segundo una Mesa de Trabajo, para construir una propuesta consensuada de reforma, mejoramiento y de adopción de nuevas normas.

Por último se dará paso a la aprobación, con las conclusiones de la revisión de las Normas Académicas, junto a la propuesta de reforma, mejoramiento de éstas y la adopción de un nuevo texto si fuere el caso.

El Libertador