La defensa de los logros alcanzados por el poder popular durante la Revolución Bolivariana se hace una lucha cotidiana en Venezuela. Desde el arribo de la oposición a la Asamblea Nacional (AN), ha sido incesante el ataque a los instrumentos legales que protegen al pueblo, lo que genera un fuerte rechazo en la mayoría de los venezolanos. Esta vez, le tienen puesto el ojo a la Ley de Semillas, una ley recientemente aprobada que contradice los intereses del agronegocio y reivindica los saberes ancestrales del poder popular.

Este fin de semana, el Movimiento Semillas del Pueblo realizó una rueda de prensa para pronunciarse, a través de un comunicado, “contra la intentona privatizadora de los recursos del pueblo” esto ante el proyecto de reforma de este estatuto introducido por la Comisión de Ciencia y Tecnología de la AN. “Defender nuestras semillas es defender nuestro alimento, soberanía y vida” reza parte del manifiesto que rechaza la propuesta y declara a los movimientos sociales en alerta ante las pretensiones de reversar las conquistas populares.

La actividad se efectuó en el Parque Los Caobos de la ciudad de Caracas, durante la Feria Conuquera que se realiza en este espacio todos los primeros sábados del mes.

“Nosotros de la misma manera que estuvimos rodilla en tierra, pateamos todos los obstáculos que se nos pusieron y logramos consolidar este instrumento, de la misma manera lo defenderemos” aseveró Isamar Ochoa militante del Movimiento Semillas del Pueblo y parte del equipo organizador de la Feria Conuquera. A su juicio la norma tiene un carácter profundamente innovador, transformador y revolucionario por eso es producto de ataques de la derecha transnacional que en este momento ocupa los curules de la AN.

Ochoa también indicó que la defensa de la semilla originaria, sin patentes, agroecológica y libre de transgénicos permitirá la diversificación de la producción y por consiguiente la seguridad alimentaria de las familias, soberanía. “El no permitir la posibilidad de establecer patentes y derechos de autor sobre la semilla la hace libre de ser reproducida, multiplicada, fuera de la lógica del mercado capitalista. Ese es un elemento muy atacado” afirmó.

“La mayoría circunstancial de la Asamblea Nacional en manos de la burguesía y de los agentes de la Monsanto quiere reformar esta ley pero se enfrenta a su mayor obstáculo, el poder popular” aseveró el diputado del Bloque de la Patria Ares Di Fazio. Ratifica que son los campesinos, los movimientos populares los que “darán la pelea” en todos los terrenos y que aunque la AN se encuentra en manos de la oposición, no quiere decir que el Estado venezolano está en las manos de la transnacionales.

“Tenemos un pueblo consciente con todas las capacidades y mecanismos para frenar las aspiraciones de Monsanto. No van a poder controlarnos a través de la alimentación, decidimos ser libres y esa libertad la vamos a ejercer con soberanía” finalizó el diputado.

Los organizadores también hicieron énfasis en la necesidad de comunicar efectivamente lo que significaría para el país la aprobación de este plan, puesto que consideran que el “arsenal mediático” que acompaña la gestión opositora en el parlamento desdibuja la realidad y reproducen argumentos que buscan confundir a la opinión pública para desmovilizar la lucha. Hacen un llamado a la población a empoderarse de la cadena productiva y a sumarse a los espacios de articulación para la protección de todas las leyes constituidas en revolución.

Finalmente, el Movimiento Semillas del Pueblo informó que impulsa una serie de actividades directamente con la base social para sensibilizar sobre el alcance del proyecto y sus implicaciones. A través de la comunalización de la ley y la construcción del Plan Popular de Semillas buscan sacar la ley del papel y llevarla al territorio empoderando a las comunidades, dando herramientas para la defensa del reglamento.

Alba TV