La convocatoria del “besazo” partió de Belén Arenas, la joven que denunció haber sido “maltratada y echada por lesbiana” del bar La Biela. La comunidad gay llamó a realizar una protesta contra la discriminación.

“El objetivo de este besazo es probar que cada vez somos más los que tenemos ganas de vivir libremente y menos la cantidad de gente que piensa como cavernícola”, contó Belén.

Todo sucedió entre las 23.10 y las 23.30 del lunes 29 de agosto: “En ese lapso llegó mi pareja al bar, angustiada por un problema personal y yo me senté a su lado a consolarla, acariciándole la mejilla y abrazándola. Hasta que llegó el mozo a increparnos”, relató la joven.

“Tienen que tranquilizarse, no pueden estar así acá”, le dijo el empleado y cuando Belén le pidió mayores precisiones le contestó que fuera a discutir con el encargado del lugar.

“Entonces -continua, dicendo Belén- me acerqué a decirle a ese señor que me estaba discriminando por lesbiana y me contesta que lo que hacíamos era inapropiado para el lugar”.

“Le pregunté qué era exactamente lo que hacíamos, que lo verbalice; le pregunté si era consciente de que vivía en un país con ley de matrimonio igualitario y me contestó ‘sos una ridícula’”, relató Belén.

La convocatoria es para hoy a las 20 en la puerta del bar La Biela

“Y cuando estoy por llamar al 911 me dice que no hace falta. Había una policía justo saliendo del baño que me llevó afuera agarrándome del hombro y una vez en la vereda me dijo que tenía que hacer la denuncia”, describió.

“Fue como vivir en el mundo del revés. Viví la injusticia otra vez en carne propia, porque es la cuarta vez que me pasa”, admitió la joven.

Por su parte, Joaquín Mauri, jefe de salón de La Biela, ofreció una versión distinta de los hechos: “Nosotros nunca nos metemos en esas cosas, lo que pasó fue que otro cliente se quejó de lo que estaban haciendo y se pusieron a discutir. Lo que no queremos es escándalo dentro del salón”.

“Nadie la echó, ella se sintió agredida, les pedimos que no discutan. Esta casa no discrimina a nadie, convivimos con clientes que la mayoría son de origen judío, armenio, árabe”, agregó.

“Esto no se soluciona con agresión, esta chica -por Belén- o la comunidad -homosexual- están usando la imagen de la empresa para tener un poco de publicidad”, concluyó.

Por su parte, María Rachid, Directora del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, advirtió que “todavía hay muchas denuncias de ese tipo de trato discriminatorio en algunos espacios de la Ciudad de Buenos Aires y el resto del país”.

Info News