El próximo 18 de septiembre marcará el paso de una década desde la segunda desaparición de Jorge Julio López, testigo clave en la causa que condenó al genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz en 2006. El aniversario llega en el marco de una avanzada promovida por el actual gobierno nacional junto a los sectores más reaccionarios del poder económico, judicial y mediático para garantizar la impunidad a los represores de la última dictadura cívico-militar, ejemplificada en el beneficio de prisión domiciliaria que los jueces Germán Castelli y Daniel Alejandro Esmoris pretenden brindarle al genocida Etchecolatz.

lopez_2016_multisectorial

En las ciudades de La Plata y Buenos Aires se realizarán movilizaciones que además de reclamar por López, repudian la profundización de las políticas de ajuste y represión que impulsan el gobierno nacional de Mauricio Macri junto a los gobiernos provinciales. Además, se realizarán intervenciones culturales para ayudar a contrarrestar el cepo mediático y marcar el territorio con señales y acciones de memoria y justicia.

Al Margen