Cinco premios en perspectiva de género

Clara Coria, Diana Maffía, Dora Barrancos, Eva Giberti, y María Luisa Femenías serán premiadas el 13 de septiembre con el Premio Konex. Por primera vez, después de 37 años desde su creación, los Konex harán lugar a la disciplina Estudios de Género.

Luis Ovsejevich, presidente de la Fundación Konex, sostuvo que “es una disciplina no reconocida en general en la sociedad argentina, y era muy importante otorgarle un premio Konex para consolidarla”, luego de que los 20 jurados reunidos para decidir las 20 disciplinas dentro de las Humanidades que merecían un lugar y un reconocimiento entre los Konex decidieron que no podía faltar la disciplina Estudios de género.

Algo de ese borde por el que se mueven quienes se dedican a esa disciplina, contó Diana Maffía, directora del Observatorio de Género en la Justicia dependiente del Consejo de la Magistratura de CABA, a Página/12:

–Hace unas semanas, una mañana sonó el teléfono en casa y era Luis Ovsejevich. Me dijo que me llamaba para anunciarme que era Premio Konex, y le pregunté, ‘¿abrieron una categoría especial?’. Se rió y me preguntó por qué decía eso, y le dije que toda mi carrera había sido hostigada y castigada por dedicarme a la teoría feminista, así que no esperaba esa distinción de mis colegas. Se tomaron su tiempo para considerar que no era una moda pasajera sino una corriente crítica de pensamiento donde desde todas las disciplinas se han producido resultados teóricos muy relevantes. Bienvenida esa percepción.” Maffía, agregó que “cada una de nosotras representa un recorrido de muchas compañeras, académicas y no académicas. Porque el feminismo teórico y el movimiento de mujeres se realimentan en la reflexión y en la acción. Entonces siento que estoy allí cálidamente llevada por tanta constancia feminista militante, tanta desobediencia consecuente, que al final nuestra presencia no puede ser ignorada. Voy a recibir ese premio en nombre de todas esas compañeras de pensamiento y de lucha”.

La psicóloga Clara Coria, autora de “El sexo oculto del dinero”, consideró que “Konex ha comprendido que sin respeto mutuo no hay cambio social posible. Por eso es para celebrar que haya incluido los Estudios de Género que ya llevan más de 30 años en la Argentina donde muchísimas mujeres –y algunos varones– han comprometido lo mejor de sus energías para hacer visible que la naturalización de los privilegios masculinos destruye las prácticas solidarias. Para mí es un honor haber sido elegida la primera vez que se incluyen los Estudios de Género.” Pero consideró que es “grave que todavía no haya una campaña sobre la violencia de género dirigida a los hombres y que ponga en evidencia cómo se perpetúa el modelo social patriarcal, así como también todo lo que encubre la violencia masculina para perpetuar un modelo de poder social”.

“Esperamos sinceramente que de aquí en adelante los premios Konex alcancen siempre a quienes investigan la condición de las mujeres, las relaciones de género y las sexualidades disidentes. Advertir que son dimensiones fundamentales de la vida humana es contribuir a subrayar su significado como cuestiones científicas que no pueden ser soslayadas –dijo la socióloga Dora Barrancos–. La verdad es que estos premios tienen mucho reconocimiento en los propios circuitos académicos, y de veras me sorprendió. Sigo pensando que lo más importante es el juzgamiento de las comunidades ‘afines’”. Y dedicó el premio a “quienes han luchado por la dignidad, por la equidad, por el reconocimiento de sus derechos como mujeres y como personas de identidad sexual diversa. Y muy especialmente a una mujer injusticiada, a Milagro Sala”.

María Luisa Femenías, doctora en filosofía, sostuvo que “un premio y en especial este premio, representa en quienes lo recibimos el reconocimiento de una larguísima lista de mujeres y varones que han luchado por la equidad y la conformación de una sociedad más justa y más igualitaria para la mejor convivencia del conjunto de la sociedad, con independencia del sexo, del género, y de las opciones sexuales que, como se sabe, se intersectan con la clase, la etnia y la cultura en general, abriendo o cerrando posibilidades de vida a todas las personas. Estoy complacida pero sé que formo parte de un amplio conjunto de mujeres que, con mayor o menor repercusión, vienen trabajando sobre este tema-problema, muchas de modo casi invisible u olvidadas.”

Para Femenías “queda claro que se está modificando la estructura vincular de la sociedad; más en las resistencias que muestran algunos sectores que no quieren revisar sus lugares de privilegio naturalizados bajo diversas formas argumentales, que por la toma de conciencia efectiva y general de amplias capas de la sociedad. Con esto no quiero decir que no haya conciencia del cambio, sino que las ventajas positivas son más fáciles de sopesar con cierta perspectiva temporal y conjuntamente mientras que las resistencias se manifiestan expresamente bajo argumentos que encubren su verdadero sentido”.

Para la psicoanalista Eva Giberti “formar parte de un grupo de mujeres reconocidas por su trabajo y su militancia en el feminismo me alegra, así como el premio significa una distinción que agradezco. Que Konex incorpore esta dimensión en su calificado jurado constituye una nueva forma de empinar el tema de los géneros en la vida universitaria y en la comunidad toda”. Y dedicó el galardón “a las primeras mujeres que trabajaron para imponer los Estudios y al minúsculo número de hombres que, con coraje, adhirieron al proyecto. También a los miles de personas que, en soledad, padecieron violencias por motivo de su género”.

Página 12