“Me enfrento a un proceso judicial que en el fondo es persecución política”: Mauricio Funes

Mauricio Funes, ex presidente de la República, ofreció declaraciones a medios de comunicación en Nicaragua, en los que explicó las razones por las que decidió mudarse al vecino país y solicitar el asilo político otorgado, hecho que afirma es el resultado de una persecución política iniciada por la derecha oligárquica, disfrazada por un proceso judicial.

“Nunca me lo iban a perdonar que les quité el poder en el Ejecutivo y no me lo han perdonado hasta ahora”, explicó Mauricio Funes, quien aseguró que en el año 2009 se marcó un punto de inflexión que permitió un cambio social, que afectaba a los sectores empresariales y económicos de la derecha oligárquica, pero beneficiaba a los ciudadanos con mayor vulnerabilidad y pobreza del país.

“¿Quiénes perdieron sus privilegios? Los grupos de poder económico que estaban acostumbrados a utilizar los resortes del Estado para beneficio propio, vivían de los negocios del Estado. Yo no les permití hacer negocios del Estado, por lo menos no negocios ilícitos. Si participaban en una licitación y la ganaban, pues, en hora buena. Pero no pudieron seguir ejerciendo más negocios con el Estado ni los privilegios que tenían en el pasado”, agregó.

El ex mandatario afirmó que los dos casos por los que la derecha extrema salvadoreña sigue atentando contra su estabilidad social y física son sacar a la luz los 152 casos de corrupción ejercidos durante los 20 años de gobierno del partido ARENA, como también la malversación de fondos donados por China Taiwán, en el año 2001, por el ex presidente Francisco Flores, proceso que aún sigue su parte civil, pese al fallecimiento del expresidente Flores.

“Esos dos casos la oligarquía nunca me los perdona. Por lo tanto, yo me esperaba que al dejar la Presidencia de la República, iba a ser objeto de persecución política, de persecución mediática, de acoso político, para provocar mi muerte civil. De hecho a finales del año pasado, la sección de probidad de la Corte Suprema de Justicia inició una investigación por enriquecimiento ilícito en contra de algunos funcionarios, incluyéndome a mí”, comentó.

Además, agregó: “Me irrespetaron mi derecho de audiencia, me irrespetaron mi derecho de defensa, la investigación fue totalmente arbitraria, me acumularon ingresos que yo había tenido antes de ser presidente y después de ser presidente y que por lo tanto, de acuerdo a la ley y la Constitución no deberían de ser auditados y me mandaron a un juicio civil, a una Cámara de lo Civil, que es el que actualmente enfrento. Pero son cuatro funcionarios, exfuncionarios, incluyendo otro expresidente de la República, Pero ninguno de ellos ha enfrentado una investigación penal, soy el único”.

Y es que Funes enfrenta en las últimas semanas una investigación por cinco delitos, que la Fiscalía General de la República (FGR) le imputa, sin embargo, dicha investigación fue de acuerdo a algunos sectores manipulada mediaticamente, tratando de condenarlo antes de ser vencido en juicio, motivo que violenta sus derechos como ciudadano.

“¿Qué estoy enfrentando en estos momentos? Un proceso político revestido de proceso judicial, pero que en el fondo es un proceso de persecución política donde la derecha está utilizando las instituciones del Estado para afectar, para provocar mi muerte civil y de ser posible mi exterminio físico”, enfatizó.

A raíz de esta situación, el ex mandatario decidió ir a Managua, Nicaragua, para poder explorar oportunidades de trabajo, lugar donde afirma “encontré trabajo, logré trabajo, logré arraigo laboral”; pero también aclaró que su situación lo llevó a buscar el asilo político a principios de septiembre, no en la fecha que dijo el Fiscal Douglas Meléndez.

Para Funes, Nicaragua es un gobierno democrático, que respeta la Constitución, la cual da la facultad de asilar a perseguidos políticos, por razones de filiación política, por haber luchado por la democracia, por ser perseguido por poderes fácticos como asegura es su caso.

El Asilo – Ortega

“Con beneplácito”, así recibió la noticia del asilo político otorgada por el Gobierno de Daniel Ortega, a quien le unen no solo ideales políticos, sino una estrecha relación de amistad, ejercida durante los cinco años de Gobierno del ex presidente.

“Trabajamos en forma conjunta y coordinada en algunos temas que empujamos en el ámbito de la Integración Centroamericana, a través del SICA, dada esa relación de hermandad que tenía con él, entonces, yo me decidí, por el asilo político”, comentó Funes sobre el presidente Ortega.

De igual manera, el ex mandatario aclaró que la decisión del asilo político la tomó el 31 de agosto, y presentó ante las autoridades nicaragüenses el primero de septiembre, asilo que el gobierno de Ortega respondió en una forma rápida.

“Expresé entre las razones que solicité que me consideraba un perseguido por mi filiación política, por lo que había hecho durante mi gobierno en cinco años, por los cambios que había provocado en El Salvador que habían generado una especie de vendetta política de parte de la derecha salvadoreña”, aseguró.

Asimismo, Funes admitió que la dirigencia del FMLN le aconsejó que no regresara a El Salvador, sino que se mantuviera en Nicaragua, debido a que existían intereses de poder económico persiguiendo la integridad del ex mandatario.

“Ellos (FMLN) me mandaron a decir que también tenían información de que si yo regresaba a El Salvador, no solo ponía en riesgo mi integridad física sino que seguramente iban a violar mis derechos e iba a ser capturado inmediatamente, incluso, me recomendaron que procediera a solicitar el asilo político acá en Nicaragua”, detalló.

Mauricio Funes agradeció el apoyo del Gobierno de Nicaragua y exaltó las políticas de seguridad, que lo tienen con bajos índices delictivos, además de ser una de las naciones con mayor crecimiento económico e inversión extranjera.

Diario Co Latino


Entrevista exclusiva de Canal 4 y El 19 Digital con Mauricio Funes, ex presidente de El Salvador


ARENA, GANA y PCN no ven legal asilo de Funes

Los partidos de derecha ARENA, GANA y PCN coincidieron ayer en que el expresidente de la República, Mauricio Funes, no tenía base legal para pedir asilo político al Gobierno de Nicaragua, presidido por Daniel Ortega.

El exmandatario enfrenta en el país una investigación por posible enriquecimiento ilícito, peculado, malversación, negociaciones ilícitas y tráfico de influencias, pero alegó ante el Gobierno nicaragüense que se siente un perseguido político y que teme por su integridad física.

Margarita Escobar, diputada de ARENA, recordó que el artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que, si hay persecución, toda persona tiene derecho de buscar asilo, pero que ese derecho no puede ser invocado contra una acción judicial originada por delitos comunes o actos opuestos a propósitos y principios de las Naciones Unidas.

“Este asilo político a todas luces no califica, el señor Funes no es un perseguido político, es un perseguido de la justicia legítimamente, por ser la Fiscalía la que lleva adelante estas investigaciones”, declaró.

Cree que, como Funes está siendo investigado por corrupción y si la Fiscalía halla responsabilidad penal y dicta orden de captura, se podrá pedir la extradición. Cuestionó que el FMLN haya recomendado al expresidente Funes que no viniera al país ante un posible arresto.

Guillermo Gallegos, diputado de GANA, cree que Funes puso en evidencia casos de corrupción en el país, pero dice le “cuesta creer” que por esas denuncias el Gobierno de Ortega le haya dado asilo.

“La persecución política la da el Estado a través del Gobierno y sus instituciones y hoy en día el partido en el Gobierno es el FMLN, el partido de él (Funes)”, comentó. Gallegos dice que puede haber “cualquier otra cosa” menos una persecución política contra el exmandatario.

Antonio Alméndariz, diputado del Partido Concertación Nacional (PCN), rechaza que haya persecución política contra Funes. Dijo que el fiscal general Douglas Meléndez muestra que no responde a algún partido. “No puede hacerse una persecución política por una institución o partido que no sea el Estado”, comentó.

Los abogados René Hernández Valiente y Francisco Bertrand Galindo consideran que Nicaragua no ha violado la “Convención sobre Asilo Diplomático” al otorgarle asilo al expresidente. El artículo 3 de la convención de la Organización de Estados Americanos (OEA) señala que es ilícito conceder asilo a una persona que es inculpada o procesada. Pero explican que, si bien Funes enfrenta un proceso civil por enriquecimiento ilícito, el caso no ha sido judicializado por la Fiscalía. Para Valiente, lo que sí ha existido es una “instrumentalización” del asilo al ser otorgado de forma exprés y sin razones jurídicas.

Investigaciones al expresidente Funes y solicitud de asilo.

Enriquecimiento ilícito

La Sección de Probidad ordenó juicio civil en febrero de 2016 contra Funes por indicios de enriquecimiento ilícito. Corte no halló respaldo de más de $700 mil.

Fiscalía realiza allanamiento

El 18 de agosto de 2016, la Fiscalía allanó la casa del expresidente y encontró armas, munición, maletines negros, zapatos, vehículos y un busto de Funes.

Asilo “exprés” en Nicaragua

El 1 de septiembre, el expresidente Funes presentó solicitud de asilo al Gobierno de Nicaragua y Daniel Ortega se la concedió. Se lo otorgó el 2 de septiembre y fue publicado el 6 de septiembre en el Diario Oficial de Nicaragua.

El Mundo


Fiscalía General desmiente al FMLN: no había orden de captura contra Funes

La Fiscalía General desmintió que hubiera una orden de captura contra el expresidente Funes, como aseguró la diputada y dirigente del FMLN, Nidia Díaz, al intentar justificar por qué el partido oficial le recomendó a Funes pedir asilo político en Nicaragua.

El régimen nicaragüense concedió asilo político de manera exprés a Funes, quien está siendo procesado por un tribunal superior civil por presunto enriquecimiento ilícito y es investigado por la Fiscalía por los delitos de peculado, negociaciones ilícitas, malversación y tráfico de influencias en perjuicio de la administración pública.

“Yo estoy segura de que el día que se allanó la casa de Mauricio Funes, que se llevaron sus pertenencias, si hubiese estado Mauricio Funes se lo hubieran llevado porque ellos (fiscales y policías) ya llevaban allí la orden de captura y eso sin haberse dado una sentencia o juzgamiento y a eso se le llama persecución política. Nosotros lo sabemos que tenía orden de captura, se nos ha informado”, aseveró la legisladora del partido oficial.

Sin embargo, Díaz había expresado días antes que Funes “no era objeto de persecución política”, que eso “había quedado en el pasado”.

El Diario de Hoy consultó a la Fiscalía sobre la afirmación que hiciera Díaz ayer en la Asamblea, ante lo cual el director de comunicaciones del Ministerio Público, Salvador Martínez, negó que contra Funes exista o haya existido una orden de captura.

“Lo único que puedo decir es que tienen mala fuente de información, porque no hay ni ha habido orden de captura en contra del expresidente (Funes), ni original ni borrador, como lo han manejado algunos políticos o medios de comunicación”, expresó Martínez.

De acuerdo con la diputada izquierdista, la “·persecución política” de la que, según ella, es víctima Funes, es consecuencia de las denuncias de casos de corrupción que él hizo durante su mandato presidencial (2009-2014).

“Mauricio en su gestión tuvo la valentía de denunciar 160 casos que la Subsecretaría de Estado había investigado. Esas cosas no se perdonan por los sectores de poder. Han jurado como lo dice Jorge Velado (presidente del Coena) que su máximo sueño es ver a Mauricio Funes tras las rejas”, afirmó.

Funes confirma que el FMLN le advirtió

El secretario general del FMLN y diputado de ese partido, Medardo González, admitió que ellos habían recomendado a Funes que no regresara a El Salvador porque corría el riesgo de ser capturado.

“Como partido no tuvimos conocimiento al principio sobre la coordinación que el expresidente Funes estaba haciendo sobre ese tema (asilo); sin embargo, tuvimos opinión. Como dirección del FMLN le dijimos: Mauricio no es conveniente que te vengás en este momento, no sabemos lo que puede pasar, te pueden capturar, puede haber todo un proceso que quiera enjuiciarte y condenarte políticamente y humillarte”, dijo González al Canal 12.

Funes también lo confirmó ayer en una entrevista televisiva transmitida por un canal propiedad de la familia Ortega de Nicaragua.

En ese espacio televisivo destacó, entre otras cosas, que el gobierno nicaragüense es “respetuoso de la Constitución” y que solicitó el asilo político después de ver el accionar de la Fiscalía en los allanamientos a su vivienda y la información que los dirigentes del FMLN le dieron sobre su supuesta captura.

“Los compañeros del partido FMLN, que es el partido que está en el gobierno, ellos tenían contacto conmigo y ellos mismos me mandaron a decir que también ellos tenían información de que si yo regresaba a El Salvador, no sólo ponía en riesgo mi integridad física, sino que seguramente iban a violar mis derechos e iba a ser capturado inmediatamente, y ellos mismos, incluso, me recomendaron que procediera a solicitar el asilo político acá en Nicaragua”, aseveró Funes ayer desde Managua.

Al respecto de las recomendaciones que le dieron a Funes para que tramitara el asilo en Nicaragua, la dirigente y jefa de fracción del FMLN, Norma Guevara, respaldó las afirmaciones del secretario general de su partido.

“También que Medardo haya dicho el consejo que le dio, está en su derecho”, dijo Guevara, a una canal televisivo salvadoreño.

En una entrevista pregrabada por Canal 4 de Nicaragua y 19 Digital, alineados con el gobierno sandinista de Daniel Ortega, Funes alegó haber recibido información de “allegados a la derecha”, de que habían planes para afectarle, pues no le perdonan el haber promovido, entre otras cosas, procesos de investigación en contra de pudientes y del expresidente Francisco Flores.

“Obstrucción de la justicia”

Margarita Escobar, diputada de ARENA, remarcó ayer que con las declaraciones de González y reforzadas con la de Díaz ayer, de que avisaron a Funes que no regresara al país por su supuesta captura, se reafirma que el FMLN ha “obstaculizado la aplicación de justicia”.

La bancada legislativa de ARENA pidió ayer a la Fiscalía que actúe emitiendo una alerta de difusión roja para que la Policía Internacional (Interpol) proceda a la detención de Funes en Managua, que es el primer paso para proceder a una posible extradición de Funes.

Investigación en curso

El Diario de Hoy preguntó a la Fiscalía si esa institución tomaría alguna acción sobre las declaraciones tanto de Medardo González como de Nidia Díaz; sin embargo, Martínez respondió que es una investigación que está en curso, que no ha sido judicializada y por lo mismo tiene carácter de reservada.

El director de comunicaciones añadió que cualquier declaración sobre el caso, sería el Fiscal General, Douglas Meléndez, quien la daría, pero que de momento él se encuentra fuera del país.

Otros diputados como Guillermo Gallegos, de GANA, a quien Funes le recriminó que temía que la Fiscalía investigara de dónde procede el financiamiento para su campaña electoral que lo llevó a ganar la diputación por San Salvador y que por eso cuestionaba su asilo en Nicaragua, le recomendó que cuando Funes venga al país ponga la respectiva denuncia en la Fiscalía.

Carmen Elena Calderón de Escalón, de ARENA, calificó de “incorrecto” que Funes diga que Nicaragua es un país “democrático y que respeta la Constitución” como un escudo para escapar de la justicia.

Y es que Funes reconoció que en parte de tramitar el asilo es porque “ideológicamente yo estoy identificado no solo con el Gobierno de El Salvador, sino también con el gobierno de Nicaragua”

El Salvador