“El Guardián de los Recursos Naturales de Bolivia ha muerto”

Por Julio Fernández Baraibar*

Ha fallecido, en La Paz, Andrés Soliz Rada. Heredero de las mejores tradiciones revolucionarios del viejo Alto Perú y del país fundado por Simón Bolívar, Andrés fue la expresión política e intelectual de la Izquierda Nacional en Bolivia. Heredero del gran Sergio Almaraz Paz y de Jorge Abelardo Ramos, Andrés dedicó su vida, desde los 18 años, a la independencia, soberanía y dignidad de su país y a la unidad de la Patria Grande.

A poco de iniciarse en la vida política, Soliz Rada se vinculó al círculo político e intelectual de Sergio Almaraz Paz. Este había sido un destacado dirigente juvenil del Partido de Izquierda Revolucionaria (PIR), de orientación estalinista. Al surgimiento de la Revolución Boliviana del MNR, Almaraz renuncia al comunismo y se convierte en uno de los más sólidos defensores del proceso encabezado por el MNR, desde una perspectiva marxista y socialista.

En una de las frecuentes visitas que Jorge Abelardo Ramos realizara a Bolivia, Soliz Rada tomócontacto con él y asumió las ideas de la Izquierda Nacional Latinoamericana y, a la muerte de Almaraz Paz, funda el centro político que llevó su nombre y que se convirtió en fuente de irradiación de este pensamiento socialista en Bolivia.

En 1970, apoyó al gobierno de los generales Ovando y Torres, y desde el sindicato de los periodistas de La Paz llevó adelante una intensa campaña política e ideólogica en defensa de las medidas de nacionalismo económico de ambos gobiernos.

Tuve el honor de conocer personalmente a Soliz Rada en el I Congreso del Frente de Izquierda Popular (FIP) que se llevó a cabo en el Hotel Rama, de la ciudad de Río Ceballos en Córdoba, donde participó como invitado junto al uruguayo Alberto Methol Ferré.

Al caer el General Juan José Torres, por un golpe militar encabezado por Hugo Banzer, Andrés Solíz Rada estuvo exiliado en nuestro país en 1972, perseguido por la dictadura cívico-militar que derrocó aquel intento nacionalista. Fuimos muchos los compañeros que disfrutamos de sus charlas en el departamento, a medio terminar, que ocupaba en la calle Chile al 1800.

Cuando regresó a Bolivia fundó, con “El Compadre” Carlos Palenque, el movimiento nacionalista CONDEPA (Conciencia de Patria) siendo su gestor ideológico, llegando a ser diputado nacional en dos ocasiones (1989 y 1997), senador de la República y presidente de la Comisión de Política Internacional de la Cámara de Diputados (1997-1998).

Varias veces visitó la Argentina. En 2005 presentó el libro de su autoría “Jorge Abelardo Ramos y la Unión Sudamericana – Del Mercosur a la Patria Grande” en un acto que desbordó de público el Salón Ignacio Rucci de la sede de la CGT de la calle Azopardo.

Fue, como se ha dicho, un tenaz defensor de los gobiernos patrióticos de Ovando Candia y Juan José Torres y un militante opositor a los gobiernos cipayos que los sucedieron.

Realizó una prolífica tarea de investigación y reflexión sobre Bolivia y el destino de su pueblo, así como una constante prédica en defensa de la soberanía de sus recursos naturales, tarea que llevó adelante desde el libro y la prensa.

Al asumir como presidente Evo Morales, nombra a Soliz Rada como ministro de Hidrocarburos y le encarga la tercera nacionalización del petróleo boliviano.

Por algunos desacuerdos con el presidente Evo, renunció a su cargo, después de la nacionalización y se convirtió en figura relevante en las luchas sociales y políticas de Bolivia, en la defensa del campesinado cocalero, batallador por la salida a mar y un predicador incansable de la unidad de la Patria Grande, a punto que así se llamó el último proyecto periodístico en el que estaba embarcado junto a su hijo y sus compañeros de ideario.

Fue un gran amigo de la Argentina y un admirador del peronismo, en donde encontró amigos y compañeros que recibían con admiración y entusiasmo sus permanentes reflexiones desde su atalaya altoperuano.

Andrés Soliz Rada forma parte ya de esa galería de patriotas que dio la tierra del mariscal Santa Cruz, junto con Belzú, Carlos Montenegro, Almaraz Paz, René Zavaleta Mercado y Marcelo Quiroga.

Quienes lo conocimos honramos a su memoria, intentamos seguir su ejemplo y su prédica.

Sus familiares dilectos y sus amigos y compañeros bolivianos saben que su país y la Patria Grande tienen hoy un prócer más a quien tributar honores.

Buenos Aires, 2 de septiembre de 2016.

* El autor es escritor, historiador y político. Director Ejecutivo del Instituto Independencia