Opositores bolivianos recibieron ayer con escepticismo las declaraciones del presidente Evo Morales en las que aseguró estar “preparado” para dejar el cargo cuando concluya su tercer mandato en 2020.

En declaraciones a Efe, el expresidente Jorge Quiroga (2001-2002) señaló que “es saludable” que Morales reconozca que va a respetar la “voluntad del pueblo boliviano” expresada en el referendo del pasado 21 de febrero, en el que se rechazó mayoritariamente una reforma constitucional para permitirle volver a ser candidato en 2019.

“Ojalá que junto a esta declaración saludable, que debería ser normal aunque en este caso hay que reconocer que es peculiar y por eso es noticiosa, (el presidente) se dedique a lo que el país quiere”, sostuvo Quiroga.

El líder de la centrista Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, escribió en Twitter: “Si Evo está preparado para irse, ¿por qué se hace proclamar en cada concentración?”.

En la misma red social, el exvicepresidente Víctor Hugo Cárdenas mencionó que “no sería la primera ni la última vez” que Evo Morales “dice y promete una cosa y, poco tiempo después, hace lo contrario”.

Los políticos se expresaron de esta forma después de que el mandatario afirmara el viernes que dejará la Presidencia en 2020, cuando concluya su tercer mandato.

“No estoy en campaña, por supuesto. Ustedes me han dicho ´váyase´, me voy a ir en enero de 2020, estamos preparados para eso, pero cada autoridad que pasa deja siempre planificado (algo), antes no había ninguna planificación”, dijo el gobernante en un acto en la región norteña de Pando.

La semana pasada, los campesinos y productores de hoja de coca de la zona central del Chapare, su feudo sindical y político, proclamaron a Morales como su candidato en los comicios de 2019, pese a que la mayoría de los bolivianos vetó esa posibilidad en el referendo de febrero pasado.

En la consulta, un 51,3 por ciento rechazó una iniciativa del oficialismo para permitir que Morales busque en las elecciones de 2019 un cuarto mandato consecutivo hasta 2025.

El mandatario inició su primer mandato en 2006, el segundo en 2010 y el tercero en 2015.

La Constitución solo permite dos mandatos consecutivos, pero un fallo del Tribunal Constitucional permitió a Morales ganar un tercer periodo, con el argumento de que el primero (2006-2010) no cuenta porque el país fue refundado en 2009.

Para Quiroga, el escepticismo ante las palabras de Morales resulta “lógico”.

Recordó que en 2008, el gobernante anunció públicamente que renunciaba a una nueva reelección para hacer posible un acuerdo político para la aprobación de la nueva Constitución, pero después “hizo una interpretación abominable de la Constitución y se consiguió el tercer mandato”.

También mencionó que en 2014, Morales aseguró que se retiraría al concluir su siguiente mandato e incluso anunció que abriría un restaurante, pero luego el oficialismo promovió el referendo.

“Si me preguntan si confío en lo que dice el presidente, no le confío ni una letra de lo que dice (…) pero sé que la votación del 21 de febrero y las circunstancias que se avecinan van a hacer que cualquier pretensión o maniobra que quieran hacer no tenga ningún apoyo popular”, agregó el expresidente.

En los últimos meses, Morales y los dirigentes del oficialismo han argumentado que el 21 de febrero la población votó engañada por una “guerra sucia” promovida por la oposición y EE.UU. para desprestigiar al Gobierno.

Por ello, los sindicatos afines al mandatario han planteado varias veces la posibilidad de repetir el referendo.

Opinión