Centrales sindicales promueven día de movilización nacional el jueves (22)

Las mayores centrales sindicales de Brasil promueven un día nacional de paralización el día jueves (22). Sobre el lema “Ningún Derecho a Menos”, las entidades consideran la movilización como una actividad preparatoria y de construcción de una huelga general en el país.

Participan de la jornada de lucha, que se oponen las reformas laborales anunciadas por la gestión del gobierno no electo de Michel Temer (PMDB), la Central Única de los Trabajadores (CUT), la Central de los Trabajadores y Trabajadores del Brasil (CTB), InterSindical, Nueva Central, Unión General de los Trabajadores (UGT) y Fuerza Sindical – incluso, esta última que ha sido aliada los actual gobierno. Además de estas centrales, movimientos populares también se sumaran a las jornadas de movilizaciones.

Unidad

“Las centrales sindicales más los movimientos populares promoverán un día de paralizaciones, movilizaciones y paseatas. Será un acto unitario, que va a ocurrir durante todo el día”, explica Wagner Gomes, secretario general de la CBT.

De acuerdo con Gomes, la principal bandera de movilización será la denuncia de las medidas que vienen siendo anunciadas por Temer en relación a la reforma laboral y providenciara: “Somos contrarios a una reforma de la Providencia [Social] que estipule una edad mínima para jubilaciones; contra el aumento de la jornada [de trabajo] y contra la flexivilización de las relaciones laborales”.

Los sindicalistas critican la postura del gobierno en relación al debate de estas cuestiones. “Aun está todo muy en el aire. Nadie dice las cosas como deberían ser dichas. El gobierno presenta una propuesta, después cambia y dice que no lo dijo. El presidente de la CNI [Confederación Nacional de la Industria] habló de 80 horas, después reculó. Viene el ministro de Trabajo y habla de 12 horas por día, multiplicando por cinco da 60”, apuntó João Cayre, director de la CUT nacional y secretario general de la CUT de São Paulo. “Esa historia de la edad mínima va a perjudicar justamente a los más pobres, que comienzan a trabajar mucho más temprano; van a tener que trabajar mucho más para jubilarse”, explicó.

El Frente Brasil Popular – articulación de movimientos populares , colectivos feministas, jóvenes y entidades sindicales – adhirió a la paralización y también critica las propuestas de congelamiento de la inversión pública y el paquete de privatizaciones, incluyendo la entrega del pré-sal [extenso territorio marítimo con reservas petrolíferas].

Ensayo

La idea de las centrales es que el día 22 se inicie un proceso más amplio de construcción de una huelga general en el país, caso sea necesario.

“Acreditamos que el gobierno está guardándose un poco a causa de las elecciones municipales [el 2 y 30 de octubre del 2016]. Después de eso, van a querer pasar el tractor. Precisamos estar atentos y preparados”, dice Cayres. “Nuestra mayor intención es hacer [movilizaciones] en los locales de trabajo, en varias regiones. Nosotros vamos a realizar asambleas en las fabricas – en el sector público también, como en hospitales – explicando para los trabajadores lo que está en riesgo. Hay 55 proyectos [de ley] en el Congreso que incluyen la quita de derechos”, agregó.

BrasilDeFato