En un comunicado público, los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana calificaron como “una intromisión en asuntos internos de Colombia” la participación de gobiernos y de autoridades civiles y eclesiásticas extranjeras en el acto de la firma del Acuerdo Final de paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Farc, programado para el próximo 26 de septiembre en Cartagena. Y en este sentido, les piden abstenerse de asistir.

“A una semana de la votación de un plebiscito nacional, personalidades internacionales han sido invitadas a participar en un acto de campaña interna de Colombia: la firma de un documento que será sometido a votación popular el 2 de octubre próximo. La participación de gobiernos y de autoridades civiles y eclesiásticas extranjeras en este acto de campaña política constituye una intromisión en asuntos internos de Colombia, que incide directamente sobre el ejercicio de la voluntad popular y la pureza del proceso democrático en el actual certamen electoral”, señala el comunicado.

Para los dos exmandatarios, el acuerdo entre el gobierno Santos y las Farc es una cuestión que, al ser sometida a las urnas, ha adquirido la calidad de asunto estrictamente de campaña política para ser resuelto soberanamente por los nacionales de Colombia, sin interferencia extranjera de ningún tipo.

En el escrito, Uribe y Pastrana citan el Concordato, la Carta de la OEA y la carta de las Naciones Unidas, que hablan de la autodeterminación de los pueblos y la no intervención en política interna de representantes de gobiernos extranjeros y organismos multilaterales.

“Rogamos muy respetuosamente a los jefes de Estado y de gobiernos extranjeros y a sus delegados, así como a personalidades extranjeras y organismos multilaterales, abstenerse de interferir con su presencia en el acto de campaña política, el proceso democrático colombianos actuando tácita o explícitamente a favor del acuerdo entre el presidente Juan Manuel Santos y el grupo terrorista y narcotraficante Farc en las próximas elecciones”, concluye el comunicado.

El Espectador