En un ampliado nacional de representantes de cooperativas mineras de Bolivia se creó el miércoles una Comisión Nacional de Pacificación para dialogar con el Gobierno nacional, informó el miércoles el presidente de esta entidad, Eduardo Verdeja.

“Nos hemos organizado en un directorio para hacer la representación ante el Gobierno nacional, departamental e instituciones como la Iglesia, Defensoría del Pueblo y Derechos Humanos”, dijo a los periodistas.

Las últimas semanas de agosto, el sector cooperativista bloqueó carreteras en el occidente del país y los violentos enfrentamientos con la policía se saldaron con la muerte de cinco mineros y el viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes.

Verdeja explicó que la Comisión de Pacificación fue creada en la localidad de Llallagua con la aprobación de representantes de cooperativas mineras que operan en Beni, Pando, Chuquisaca, Potosí, Santa Cruz, La Paz, Cochabamba y Oruro, más las regionales de Sur Atocha, Norte Potosí y Cami.

El directorio está conformado por Eduardo Verdeja como presidente, Daniel Llanos el vicepresidente, Félix Pacheco el tesorero y Francisco Quispe, Práxides Castellón, Mario Cruz y Máximo Huayta como secretarios.

Verdeja demandó, primero, respeto a la vida de los cooperativistas; segundo, parar una supuesta persecución a los dirigentes nacionales, departamentales y de base del sector.

Y tercero “se respete el derecho al trabajo, a consecuencia de la restricción de la venta de material explosivo y combustibles, las cooperativas

La Razón