Ocho reclamos de ciudadanos contra la directriz para cantar el himno de Nicaragua en algunas escuelas josefinas toparon con pared en la Sala Constitucional.

Los magistrados rechazaron de plano las quejas porque no encontraron ninguna “amenaza o lesión a derecho fundamental” alguno en el oficio DRESJI-0809- emitido por la Dirección Regional de San José Oeste, el 14 de setiembre.

“Luego de revisados los alegatos planteados, esta Sala no desprende amenaza o lesión a derecho fundamental alguno que permita su intervención en este asunto, requisito indispensable para la admisibilidad del recurso de amparo. En efecto, la queja formulada a raíz de la disposición de la ministra de Educación Pública en cuanto a entonar el Himno Nacional de Nicaragua en los centros educativos de este país, es propia de plantearse ante la misma autoridad recurrida, y no en esta sede Constitucional. En consecuencia, el recurso es inadmisible y así se declara”, redactó el magistrado Paul Rueda, para resolver el expediente 012983.

En la Unidad Pedagógica Daniel Oduber, en Pavas, se decidió cantar el Himno de Nicaragua el 30 de setiembre. En ese centro educativo, 44,6% de los alumnos (cerca de 450 estudiantes) son nicaragüenses.

Esa misma respuesta se dio a los otros siete recursos de amparo presentados, todos bajo el argumento de que afectaban derechos fundamentales, sin aclarar cuáles. El amparo se interpone al considerar que hay violación a algún derecho establecido por la Constitución.

En la circular se instruyó a autoridades de escuelas y colegios de la capital, Pavas, La Uruca, Tibás, Santa Ana y Escazú, que cantarán el himno del vecino país y se realizarán actividades alusivas a esa nación como parte del cierre del mes de la patria, en consideración a la gran cantidad de alumnos nicaragüenses que hay en esas instituciones.

En el país hay 24.900 alumnos nicaragüenses en todos los niveles del sistema educativo. De ellos, 4.554 están matriculados en la Dirección Regional de San José Oeste.

Sonia Marta Mora, ministra de Educación, aclaró; sin embargo, que no era obligación. La jerarca aclaró que la primera obligación es cantar el himno nacional de Costa Rica. A su juicio, no es necesario alterar el protocolo de las celebraciones.

Nación