Estados Unidos y Cuba mantendrán este miércoles en La Habana un nuevo encuentro técnico sobre el combate al tráfico de personas y la prevención del fraude migratorio, en un momento en que varios países del continente han aumentado sus peticiones para que Washington cambie su política migratoria hacia la isla.

En un comunicado, el Departamento de Estado anunció hoy que delegaciones de los dos países mantendrán este miércoles 7 en La Habana su segundo encuentro técnico sobre el tema, después de la cita inicial que celebraron en febrero pasado en Miami.

“La coordinación y la cooperación sobre el tráfico de personas y el fraude migratorio ha sido uno de los varios temas importantes que se han discutido como parte del diálogo sobre aplicación de la ley entre Estados Unidos y Cuba“, indicó el Departamento de Estado.

“Damos la bienvenida a la oportunidad de reunir a expertos técnicos para conversar sobre este tema de interés común”, agregó.

La cita, de la que no se espera que trasciendan detalles a la prensa, se produce poco después de que varios países de Latinoamérica se quejaran a Washington por las repercusiones de sus políticas migratorias hacia Cuba.

Los cancilleres de Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá y Perú enviaron a finales de agosto una carta al secretario de Estado estadounidense, John Kerry, en la que pedían revisar su política migratoria hacia la isla e intentar así atajar la crisis de migrantes cubanos en el continente.

La Ley de Ajuste Cubano, vigente desde 1966, y la política de “pies secos/pies mojados” privilegian a los cubanos que tocan territorio estadounidense, que pueden pedir la residencia permanente un año después; mientras que los interceptados en el mar son devueltos a la isla.

Según varios Gobiernos latinoamericanos, los privilegios que genera para los cubanos ese marco legal estadounidense les alientan a emigrar hacia EE.UU. pasando por el sur y el centro del continente, algo que se ha intensificado con el restablecimiento de relaciones entre Washington y La Habana.

No obstante, Estados Unidos ha insistido en que no tiene ninguna intención de cambiar esas políticas, tal y como confirmó la semana pasada el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.

Mientras tanto, a Estados Unidos le interesa minimizar el fraude migratorio y combatir a las organizaciones que trafican con migrantes cubanos.

A la reunión de este miércoles asistirán, por la parte de EE.UU., funcionarios de rango medio del Departamento de Estado, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), la Guardia Costera y el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

CubaDebate