El proyecto que despenaliza el aborto en tres causales -riesgo de la vida para la madre, inviabilidad fetal y violación- sorteó este martes su primer paso en el Senado en su segundo trámite constitucional, luego que la Comisión de Salud aprobara la idea de legislar la iniciativa.

La votación se dio luego de cinco meses de discusión en la instancia, integrada por los senadores Francisco Chahuán (RN), Jacqueline van Rysselberghe (UDI), Guido Girardi (PPD) y Fulvio Rossi (PS) y presidida por Carolina Goic (DC), escuchando exposiciones de partidarios y detractores.

Chahuán y Van Rysselberghe votaron en contra de la idea de legislar mientras que Girardi, Rossi y Goic dieron su respaldo a la iniciativa.

Tras su aprobación en general, el proyecto pasa hoy a la Comisión de Constitución del Senado, que está integrada por Pedro Araya (Independiente pro DC), Alfonso de Urresti (PS), Alberto Espina (RN), Felipe Harboe (PPD) y Hernán Larraín (UDI), y será su presidente -Araya- quien defina los tiempos para la discusión respectiva.

De ser aprobado en esta instancia, el proyecto que despenaliza el aborto en tres causales pasará a la sala del Senado.

Tras la votación, la ministra de la Mujer, Claudia Pascual, lloró al momento de agradecer la aprobación de la idea de legislar de la iniciativa.

“Agradecer el paso que da nuevamente este proyecto en el entendido, tal cual como ustedes han dicho, que llevamos 27 años en este país tratando de hacernos cargos de una realidad que viven las mujeres”, dijo entre lágrimas.

Pascual expresó “son 17 meses de larga tramitación y es un tema importante el que estamos viviendo hoy”.

En conversación con Cooperativa, la senadora Goic -cuyo voto definió la discusión- expresó que “lo que estamos haciendo hoy es asumir un debate que tiene que darse”.

“No estamos discutiendo una ley de aborto, sino más bien cómo se despenalizan situaciones excepcionales, que además, por las cualidades que tienen, merecen ser revisadas dentro de nuestra legislación. He puesto mucho énfasis que este proyecto no obliga a nadie a abortar en estas tres causales”, agregó.

La presidenta de la Comisión de Salud recalcó que “debemos fortalecer un programa que acompañamiento, que ya incorporaron los parlamentarios DC en la Cámara” e insistió que “es muy importante que hoy asumamos un debate que la sociedad nos está pidiendo también hacer en términos legislativos”.

Una vez realizada la votación la senadora Goic celebró que se haya realizado “un debate en forma transparente, equilibrada, con mucho respeto, que es lo que corresponde al proyecto que estamos tramitando”.

“Posterior a esto, ahora le queda a la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia hacer también el debate en general”, dijo la timonel DC.

Durante la votación, Van Rysselberghe (UDI) justificó su voto en contra asegurando que “el aborto no tiene nada de terapéutico, es un acto que termina con la muerte del feto” y, en el caso de una violación, indicó que “esta violencia sexual no se remedia con el aborto”, declaró.

Sobre la causal de inviabilidad fetal, la senadora UDI expresó que con ello “a ese niño, a ese ser humano vivo, le negamos el derecho a nacer por el hecho de estar enfermo. Si ese feto lo que se dice es que va a morir, a mí no me cabe la menor duda de eso. Todos los fetos van a morir, algunos a los 80 años, otros a los 20, otros a los 10”.

Tras la votación la ex alcaldesa de Concepción consideró “de verdad lamentable que hoy día, como sociedad, estemos dando una señal de que le ponemos condición al derecho de poder vivir”.

“Nadie ha discutido durante toda la tramitación del proyecto que el feto es un ser humano vivo, cuyo corazón late, que se está desarrollando y que crece, y hoy día a ese ser humano le ponemos condiciones para poder vivir”, alegó Van Rysselberghe.

A su vez, Chahuán (RN) expresó su rechazo a la iniciativa manifestando que “este no es un tema de salud pública” y que “el aborto no es la solución”

Incluso, sostuvo que el aborto “es una afectación a los derechos de la mujer, le provoca daños psicológicos. Causa un trauma que perdura por muchos años”.

Por su parte, Rossi (PS) respaldó la idea de legislar del proyecto justificando que “mis valores son válidos para mí, pero no debo imponérselos al resto” y que “aquí hay un tema de derechos”.

En tanto, Girardi (PPD) criticó que exista una “visión machista” hacia la mujer al votar a favor de la iniciativa, indicando que “no se le quiere reconocer a la mujer su derecho a la libertad sexual”.

“Este debate es tan importante como el que las mujeres pudieran tener el derecho a voto”, comparó el senador PPD, llamando a “reconocer los derechos humanos de la mujer”.

Cooperativa