.- Luego de recibir la distinción ‘Manuela Saénz’ y previo a su disertación en el Encuentro Latinoamericano Progresista, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner se reunió por espacio de una hora y cuarto con el presidente Rafael Correa en el Palacio de Carondelet, sede del gobierno ecuatoriano.

Ambos dirigentes compartieron un encuentro que duró más de setenta minutos, en el que coincidieron en destacar a Ecuador país que pueda continuar a nivel internacional la tarea de defensa de la reestructuración de deudas soberanas y en la lucha contra los fondos buitres y los paraísos fiscales.

“Es un gran honor para el país y para nosotros como gobierno recibir a una mujer icónica de América Latina como Cristina, víctima de esa judicialización de la política como Dilma o como Lula, en la nueva estrategia de la derecha para acabar con los líderes progresistas, pero no lo lograrán”, afirmó el presidente ecuatoriano en la bienvenida que dio a la ex mandataria argentina en su despacho.

Posteriormente, Cristina y Correa compartieron sus opiniones sobre el contexto político que se da en este país frente a la proximidad de las elecciones presidenciales en febrero del año que viene.

Asimismo, valoraron la importancia del Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP), que cuenta con la presencia de importantes líderes políticos regionales y de otras partes del mundo, y donde la ex jefa de Estado argentina disertará esta misma tarde a las 16 (18 hora de la Argentina).



Cristina Fernández: Es un orgullo tener en mi pecho la condecoración ‘Manuela Sáenz’

La presidenta de la Asamblea Nacional de Ecuador, Gabriela Rivadeneira, destinó más de 35 minutos de discurso para elogiar el legado de la exmandataria argentina, Cristina Fernández, antes de entregarle la condecoración Manuela Sáenz.

En su intervención, Rivadeneira manifestó que el parlamento ecuatoriano condecora a “una de las mujeres destacadas de la política sudamericana y mundial”. “La democracia ecuatoriana tiene una inmensa deuda de gratitud contigo y con Argentina (…). Reconocemos a una mujer que ha impulsado el proyecto integracionista latinoamericano”, dijo la legisladora ecuatoriana.

“Cristina Fernández ha liderado un ciclo histórico progresista de reparación ética y social (…). La era histórica de Néstor y Cristina puso fin a la impunidad (…) Su política pública corrigió las desigualdades y garantizó la vigencia de derechos”, agregó Rivadeneira.

La titular de la Asamblea reiteró que “venimos sufriendo una ofensiva sistemática por parte de un entramado nuevo Plan Cóndor (…). El nuevo Plan Cóndor busca reponer a las élites económicas y sociales en el poder (…). Buscan realinear a los países bajo la agenda de la potencia tradicionalmente hegemónica”. En este último punto, Rivadeneira rememoró los casos de Dilma Rousseff (Brasil), Fernando Lugo (Paraguay) y Manuel Zelaya (Honduras), quienes fueron derrocados con la complicidad de parlamentos opositores.

También agradeció el trabajo de Fernández para consolidar la presencia de Ecuador en la Unasur y resumió varios de los logros de la era ‘K’ en Argentina:

– Se crearon 6 millones de puestos de trabajo.

 

– La tasa de desempleo que había llegado al 25% en 2002, con Fernández se redujo a 6,6%.

– En 2003 la cobertura de jubilación era 66,1%, para 2013 había alcanzado el 94%.

– Fernández promovió la identidad de género y la ley de medios.

– Universalizó el acceso a nuevas tecnologías con el Plan Conectar Igualdad.

– Creó 13 nuevas universidades para garantizar el acceso a la educación superior.

– Se reabrieron los juicios de crímenes de lesa humanidad.

Antes de cerrar su discurso, Rivadeneira se refirió a las próximas elecciones en Ecuador y aseguró: “Lenín Moreno y Jorge Glas son garantía de lealtad al proyecto político”.

Minutos después, le fue conferida de manera oficial la condecoración Manuela Sáenz a Cristina Fernández.

La exmandataria, por su parte, agradeció el homenaje y dijo que “es un orgullo tener en mi pecho la condecoración ‘Manuela Sáenz’, que la recibo a nombre de la población de la Patria Grande”.

En su discurso recordó momentos históricos a favor de la integración regional que vivió junto a su esposo Néstor Kirchner y el fallecido presidente venezolano, Hugo Chávez.

Lamentó que en la actualidad la región no haya podido frenar el golpe parlamentario que sufrió Dilma Rousseff. “La derecha conservadora quiere crear situación de crisis y golpear a los gobiernos progresistas”, advirtió.

Finalmente hizo un llamado regional para luchar contra los ‘fondos buitres’ y los paraísos fiscales.

En el acto no participaron los bloques de oposición de la Asamblea ecuatoriana que, durante las últimas semanas, han protestado por este homenaje a la expresidenta argentina.

El Telégrafo