Contra los despidos y por los salarios

Estatales, docentes y trabajadores de la salud de los hospitales públicos se preparan para el paro de mañana, que tendrá alcance nacional y una duración de 24 horas. Sus principales reclamos son la reapertura de las negociaciones paritarias para recomponer los salarios y la reincorporación de los despedidos de la administración pública. Parte de ese paquete es el pedido de pase a planta permanente de los estatales precarizados, ya que muchos tienen contratos que vencen el próximo 31 de diciembre. El titular de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Hugo Godoy, advirtió en ese sentido que hay preocupación porque el presupuesto 2017 “es un presupuesto a la baja”, que anticipa nuevos despidos y prevé apenas un 17 por ciento de aumento salarial para el año próximo.

La huelga fue convocada por ATE; luego se sumaron los docentes de la Ctera, la Federación Nacional Docente y los universitarios de Conadu Histórica, por lo que en las escuelas y las universidades estatales no habrá clases. Los maestros privados del Sadop realizarán a su vez una jornada de protesta.

En el ámbito de la salud pública, hará huelga la Federación de Profesionales de la Salud (Fesprosa). También pararán los agentes de propaganda médica.

El paro será acompañado de movilizaciones, en las que adelantaron su participación los gremios de la CTA Autónoma y las tres organizaciones que hicieron la marcha de San Cayetano: la Coordinadora de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie.

“El Gobierno está llevando adelante una tercera reforma del Estado que nos tiene a los trabajadores estatales como principal objetivo”, aseguró ayer Godoy a Página/12. En ese sentido, detalló que el proyecto de presupuesto para 2017 “tiene menos fondos para personal en varios organismos como el Senasa, las universidades, el INTA… y prevé un aumento salarial del 17 por ciento. Esto indica que vamos a un nuevo año de pérdidas, porque ya este año perdimos cerca de 17 puntos: nos dieron el 27 por ciento y la inflación va a ser del 45”.

En cuanto a los despidos, el gremio contabiliza que en lo que va del año 11 mil trabajadores fueron echados en el Estado nacional y 50 mil en las provincias y municipios; de este último sector, sobre todo en las intendencias, el sindicato estima que logró revertir unos 12 mil casos. “El otro día nos reunimos con (el ministro de Modernización, Andrés) Ibarra, y nos dijo que la intención del Gobierno no es seguir con más despidos. Pero antes también dijo que los últimos despido iban a ser los del 30 de marzo, y los despidos siguieron en lugares como la Anses y el Ministerio de Educación. Dijo también que iban a corregir los errores, pero lo cierto es que pudimos reincorporar muy pocos despedidos del Estado nacional. O sea que no cumplió… El tema de los contratos que vencen a fin de año es clave, porque al no reabrir la paritaria no podemos discutir el tema del pase a planta permanente, y la continuidad de la precarización laboral hace que el 31 de diciembre sea un fecha de mucha preocupación para todos”.

Por otra parte, el dirigente cuestionó que la CGT no le haya puesto fecha al paro general. “Nosotros hacemos lo que tenemos que hacer. La CGT ha decidido darle más tiempo al Gobierno, esperando respuestas que no ha dado. No vamos a esperar a otros.” Para los docentes será el tercer paro tras las vacaciones de invierno. Como los estatales, piden un aumento de los salarios que compense lo perdido por la inflación. También denuncian el incumplimiento de varios puntos del acuerdo firmado con el Gobierno en febrero. Por ejemplo, el programa de formación permanente y gratuita para los maestros fue discontinuado. Lo mismo está pasando con los programas socioeducativos, el de orquestas juveniles y el plan Fines, de terminalidad de la escuela primaria o secundaria, programas en los que trabajan los únicos docentes que no tienen estabilidad laboral.

Mientras la Ctera, que agrupa a los maestros de escuelas públicas, llamó al paro, los privados del Sadop convocaron a una jornada de protesta. Con ella, además de la reapertura de la paritarias, expresarán el rechazo “a los despidos en las escuelas, colegios, academias y universidades privadas y el pedido de normas que sancionen al empleador que produzca despidos arbitrarios”.

Página 12