Gremios docentes nacionales realizan hoy un paro en reclamo de la reapertura de paritarias para discutir una recomposición salarial para el sector. La medida de fuerza coincide con la que lleva adelante la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y la de hospitales. Varios sectores decidieron no esperar a la CGT que había mostrado sus intenciones de convocar un paro nacional, pero no confirmó la fecha.

La huelga fue convocada por la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera), la Unión Docentes Argentinos (UDA), los universitarios de Conadu Histórica y la Federación Nacional Docente (FND-CTA Autónoma). A la medida de fuerza se sumaron también los docentes de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB),el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), además de los maestros porteños de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE).

Quienes también confirmaron su participación en la protesta son los empelados nucleados en la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) y los de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA).

Los principales reclamos son la reapertura de las paritarias, la reincorporación de los despedidos “injustificados” de la administración pública, y la precarización laboral. El centro de la protesta será a las 13 horas frente al Congreso de la Nación, donde se ubicará un escenario.

Los docentes nacionales reclaman además del cumplimiento de los acuerdos paritarios nacionales, la continuidad de los programas nacionales socioeducativos y el incremento del 6 al 10 por ciento del PBI del Presupuesto Educativo, así como expresar su rechazo al plan nacional de evaluación “Aprender 2016”, entre otras demandas.

La CGT no fijará una fecha del paro general anunciado para octubre mínimo hasta el próximo jueves, cuando el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, reciban a una comitiva del sindicalismo.

Perfil


Campamento frente a la Rosada

“El de Macri es un gobierno para los ricos, gestionado como nunca antes directamente por empresarios. Sus medidas de gobierno, rápidas para favorecer a los capitalistas más poderosos, no han incluido ni una sola medida significativa y masiva en favor de lxs trabajadorxs, y mucho menos para nuestro sector, el de lxs trabajadorxs precarizadxs y desocupadxs, el más postergado de todos”. En estos términos se expresó el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), el MTD (Movimiento de Trabajadores Desocupados) Aníbal Verón, el Movimiento Teresa Rodríguez y otras agrupaciones sociales que ayer marcharon desde el Obelisco hasta Plaza de Mayo. Allí realizaron un acampe para reclamar “trabajo digno” y manifestarse “contra el ajuste y los tarifazos” que permanecerá hasta obtener alguna respuesta. También exigieron ser recibidos por los funcionarios macristas para iniciar un diálogo.

Cerca de las once fueron llegando con paraguas para protegerse del sol y con la intención de armar unas cuarenta carpas en la histórica plaza. La red de organizaciones elaboró un documento en el que exige al gobierno nacional “trabajo con jornada completa, y con todos los derechos, para trabajadores precarizados y desocupados, una nueva cuota de aumento en todos los programas de trabajo, para compensar la inflación, educación para todos y una paritaria social para los trabajadores precarizados”. Los movimientos piden además “contratos de obras de infraestructura para las cooperativas y compras estatales a las cooperativas de trabajo y escuelas de oficios para las organizaciones sociales”. Además del FOL, el MTD Aníbal Verón, el Movimiento Teresa Rodríguez, también participan del acampe de protesta el Frente Popular Víctor Choque, la Federación de Organizaciones de Base (FOB), Votamos Luchar, la Agrupación Clasista Lucha y Trabajo, la Asociación Gremial de Trabajadores Cooperativos Autogestionados y Precarizados y el Movimiento de Resistencia Popular (MRP).

Las organizaciones que se movilizaron y que protagonizan el acampe señalan que “el gobierno anterior instaló y naturalizó la precariedad y el actual parece empeñado en extinguirla, pero por la vía de la inanición”. Respecto de las actuales autoridades, expresan que “la política deliberada de rebaja del salario es exhibida como ofrenda ante la cumbre de empresarios de la pasada semana”, y que “la propagandizada extensión de la Asignación Universal por Hijo, lo mismo que su aumento, o el de los programas sociales, son irrisorios frente al parate de la economía, que castiga severamente con la ausencia de changas para rebuscarse en las barriadas humildes donde habitamos”.

Estas agrupaciones recalcan que es sobre sus espaldas que recaen siempre “los tarifazos, el ajuste inflacionario y la destrucción de puestos de trabajo, porque históricamente nos han engañado, no creemos en ‘segundos semestres’, en ‘lluvias de inversiones’ ni en ‘teorías del derrame’”. Tras este diagnóstico, enuncian que salen a las calles “porque es la única manera con la que hemos logrado frenar a los gobiernos y a los poderosos, el único lenguaje que en realidad entienden; ellos pretenden la rebaja permanente del salario y la total precarización de nuestras condiciones de vida, nosotrxs apostamos a la fuerza de la movilización popular, masiva y persistente, para impedirlo”.

Hacia el anochecer, los manifestantes aprontaron las carpas rodeando la pirámide de Mayo, y empezaron a preparar las ollas para un guiso de arroz, todo bajo un estricto control policial que impedía la libre circulación. Con espíritu de iniciar una activa resistencia, la consigna más escuchada fue “basta de mentiras contra el pueblo”.

Página 12