El presidente Evo Morales censuró este miércoles los cánticos de la hinchada chilena durante el partido de fútbol que las selecciones de Bolivia-Chile disputaron la noche del martes y que aludieron a la mediterraneidad boliviana y provocaron a los jugadores de la Verde.

Calificó éstas expresiones como actos de discriminación y ofensa a la Nación y al pueblo boliviano; y llamó a las organizaciones del fútbol a tomar cartas en el asunto para erradicar estas actitudes. El estadio Monumental de Chile fue el escenario del encuentro, debido a que el estadio Nacional sigue castigado por la FIFA a causa de insultos discriminatorios de los hinchas chilenos contra la selección Argentina el año pasado.

“El fútbol es el único deporte que nos hace olvidar de las diferencias ideológicas, políticas, de nuestra pobreza, de los conflictos sociales; ese es el deporte. Si el fútbol es integración, no puede ser discrminación, no puede ser ofensa, provocación, agresión”, señaló el Mandatario durante la entrega de un inmueble a la Asociación de Municipios de Cochabamba (Amdeco).

Y luego agregó: “El fútbol es integración, no puede ser discriminación; no puede ser ofensa, provocación; la agresión a la selección boliviana de fútbol, como anoche hemos visto, es una ofensa a la Nación, a todos los bolivianos y bolivianas. No compartimos”.

Luego de felicitar a la selección nacional por el empate 0-0 con Chile la noche del martes, resultado que según dijo le sorprendió, Morales llamó a organismos como la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y a la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) a tomar las cartas en el asunto para evitar en el futuro hacer del fútbol un deporte que una y no discrimine ni margine.

“Seguro los dirigentes nacionales e internacionales apoyan el deporte para unirnos y no discriminarnos y menos para marginarnos”, apuntó.

“Olé, olé, olé, olé, el que no salta no tiene mar”, fue una de las frases que corearon en reiteradas ocasiones los hinchas chilenos en el partido del martes. También el arquero Carlos Lampe fue objeto de agresiones verbales, que exponen a Chile a una sanción por reacciones xenófobos y discriminatorias.

“Buena parte de los 40 mil hinchas que llegó a Macul inició cánticos xenófobos ( “Olé, olé, olé, olá, el que no salta no tiene mar”) y también gritos contra el arquero Carlos Lampe en cada ocasión que ejecutó un saque de meta. “P…”, fue el epíteto favorito”, reflejó La Tercera a la conclusión del cotejo.

Morales exteriorizó su solidaridad con la selección nacional de fútbol y remarcó que en cualquier deporte no se gana bajo amenazas. “Seguro algunos grupos intentaron intimidar, humillar, bajonear a nuestra selección y nuestra selección con mucha garra empatamos a Chile”, sostuvo.

Llamó además a expertos en el fútbol y a los conocedores de los reglamentos internacionales del fútbol a tomar cartas en el asunto para que nunca más “algunos grupos de chilenos puedan ofender a países que van a visitar”. “El deporte es de visita y de vuelta, de local y de visitante. Ojalá nuestras autoridades del futbol boliviano puedan tomar algunas acciones en bien del fútbol, que el fútbol es integración”, argumentó.

Por estos mismos hechos, la FIFA sancionó a Chile en mayo pasado con el cierre por dos partido del Estadio Nacional Julio Martínez Prádanos y una multa de 30.000 francos suizos.

La Razón