Muere Gladys Lanza coordinadora de las “chonas” en Honduras

Tras estar padeciendo de una enfermedad y estar interna por varios días en un centro médico, falleció ayer la coordinadora del “Movimiento de Mujeres Visitación Padilla”, Gladys Petrona Lanza.

Así lo informó el propio Movimiento de Mujeres por la Paz Visitación Padilla en un comunicado:

El Movimiento de Mujeres Por la Paz “Visitación Padilla comunica a su membresía. a las mujeres hondureñas y a la población en general, que el día de hoy 20 de Septiembre falleció nuestra querida compañera Gladys Petrona Lanza.

Gladys Lanza, fue una luchadora incansable por los derechos de trabajadoras y trabajadores y de las mujeres. Su vida es testimonio de vida al servicio de las y los más excluidos.

Gladys Lanza, fue coordinadora general de nuestra organización hasta el día de su muerte. Su incansable lucha y entrega a la causa de los derechos de las mujeres será siempre una luz que alumbrará nuestro camino en defensa de nuestros derechos.

Gladys Lanza, estará por siempre en un sitio de honor en nuestra organización y en nuestros corazones. Rendimos homenaje a su inclaudicable lucha. Ahora se ha unido a Visitación, a Clementina a Berta y tantas otras mujeres que marcaron el camino definitivo hacia una sociedad sin exclusiones. Sin inequidades y sin injusticias.

¡Juramos ser fieles a tu legado!

Tegucigalpa 20 de Septiembre de 2016 Movimiento de Mujeres Por la Paz “Visitación Padilla”

Reina Rivera feminista y coordinadora de DIAKONÏA escribió en su página de Facebook esta madrugada, “Me duele escribir esta noticia: esta madrugada murió nuestra querida luchadora social y feminista Gladys Lanza.

La recuerdo por su legado a la eliminación del servicio militar obligatorio, sus esfuerzos contra la desaparición forzada, el militarismo y su lucha feminista por los derechos de las mujeres. Visitación Padilla fue su espacio de sembrar esperanzas, un abrazo fuerte a las compañeras Chonas … Una querida amiga se va y seguiremos su legado. Descansa Gladys, descansa.

Criterio


SE FUE GLADYS, ÚNICA SINDICALISTA DE PIE TRAS ATAQUE NEOLIBERAL

La historia de luchadores sociales como la hondureña Gladys lanza –murió anoche—, suele acompañarse de finales crueles, que los pueblos ignoran y que el poder aplica como castigo en cada tiempo y en cada nación. Cuando el actual sistema económico neoliberal que empobrece a Honduras arreció en 1990, la única organización que quedó caminando por las calles de Tegucigalpa, de pie frente al ataque y soborno del Estado fue el Sindicato de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (STENEE), liderado por Gladys Lanza. Al final también cayó, sin traicionar la lucha popular. El abogado de aquel STENEE, German Leitzelar, lo sabe.

El jueves 26 de marzo de 2015, Gladys Lanza, fue condenada por difamación a un año y medio de prisión por haber denunciado públicamente de acosador sexual a Juan Carlos Reyes, esposo de la reconocida política hondureña y exfuncionaria, Gabriela Núñez. Nada nuevo para una mujer como Gladys que afrontó el abuso del poder y luchó por un cambio social real en Honduras durante más de tres décadas.

Fue luchadora social aguerrida durante la “guerra fría” y marcó con un sello de resistencia contra el neoliberalismo, sin comparación en el movimiento sindical, como presidenta del Sindicato de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (STENEE), durante el gobierno de Rafael Callejas (1990-1994). después de ese período, hasta la hora de su muerte, anoche en Tegucigalpa, Honduras, dedicó su fuerza laboriosa a la reivindicación de los derechos de las mujeres hondureñas coordinando el Movimiento de Mujeres “Visitación Padilla”, conocido como “las Chonas”.

Gladys William Lanza, ese infatigable y valiente cuadro del movimiento social, que en los últimos años de vida transitó condiciones materiales duras, sobre todo, para cubrir los costos que generaban sus padecimientos de salud, renunció a la vida cómoda del poder que heredó por cuna familiar, su padre fue el exvicepresidente de Honduras por el Partido Nacional, Abraham Williams Calderón.

¿QUIÉN ERA EL PADRE DE GLADYS?

Abraham Williams Calderón (nació el 16 de marzo de 1894, Choluteca y murió en 1986) de profesión ingeniero civil, militar con rango de general y político hondureño. fue Vicepresidente de la nación y Presidente del Congreso Nacional de Honduras.

Abraham Williams recibió su segundo título de Comandante de Nave, en la guerra sucedida en 1928. En 1930 es electo diputado en el Congreso Nacional y el 14 de diciembre de 1932 es elegido Presidente extraordinario del Congreso Nacional de Honduras.

Luego de los sucesos bélicos en las guerras intestinas, se veía nuevos horizontes en el país y en 1932, es electo Vicepresidente de gobierno en las elecciones ganadas por el candidato nacionalista Doctor y General Tiburcio Carias Andino; el acto de posesión fue el 1 de febrero de 1933, consecutivamente fue nombrado Ministro de Gobernación y Justicia y después Ministro del Interior. Williams Calderón fue vicepresidente de Honduras desde 1933 hasta 1949, junto a la formula (Carias-Williams) estacionándose en el poder en forma de dictadura y con la venía de los Estados Unidos de América, hasta mediados del siglo XX, durante ese tiempo, el gobierno obtuvo muchos enemigos, como fueron los levantamientos en armas de los Generales José María Reina, José María Fonseca, Justo Umaña, Blas Domínguez y otros militares afines al Partido Liberal; esa oposición política fue sometida y enviada al exilio y muchos fueron desaparecidos de manera forzosa.

¿QUIÉN ES GLADYS?

Por Luis Vallecillo*

Durante casi tres décadas Gladys Lanza, la coordinadora del Movimiento “Visitación Padilla” ha sido una mujer con mucha conciencia social que ha luchado por una sociedad más justa en Honduras, tanto en las distintos cargos que ha posicionado en donde se ha desempeñado como dirigente sindical y en la lucha con las mujeres buscando más espacios de participación en la sociedad que es dominado por los hombres en todas sus esferas.

En dialogo ameno con Conexihon.info Lanza nos comenta que su formación inicial y crianza con su madre soltera llegó de manera impactante sobre su vida misma “mi forma de ser, mi forma de actuar, de comprometerme gracias a la influencia de mi madre ya que fue un trabajo fuerte lo que ella hizo conmigo ya que ella quiso forjarme lo que ella quería ser como mujer”.

Desde niña, Lanza conoce la doctrina social de la iglesia cuando empieza a conocer más cosas que desconocía en relación con la justicia misma y viendo el ejemplo mismo en su hogar de su madre que era una obrera viviendo en carne propia las injusticias.

“A partir de ahí comencé a participar en los sindicatos, estudie empecé a trabajar en la Empresa Nacional de Energía Eléctrica donde me destaco más comprometidamente en el STENEE, para mí fue toda una escuela pues trabajar en un empresa estatal donde la mayoría son hombres era un reto. No teníamos derecho a participar en los puestos de dirección solo áreas anexas como el boletín del sindicato, alfabetizando a los trabajadores…”, detalló Lanza.

En medio de esa limitante, llega a ocupar el cargo de secretaria de actas de la junta directiva del sindicato por la sustitución de la anterior, pero no se queda conforme y su aspiración era mayor para poder darle más a esta organización sindical en la formación de los trabajadores.

“Fue en los años 80’s en que empieza la doctrina de la seguridad nacional en el cual me obliga a enfrentarme a los cuerpos represivos contra el movimiento sindical y nos vemos obligados a defender la vida que eso era lo que ocurría en esa época, una persecución permanente, de terror, seguimiento, vigilancia, muchas cosas en las cuales tuvimos que superar como el miedo mismo”, describió Lanza.

En esa década se dieron muchas violaciones a los derechos humanos como el secuestro del secretario general del STENEE, entonces el presidente de esta organización sindical muere y Gladys Lanza asume el reto de la presidencia estando segura de que podría enfrentar ese reto.

“Claro los costos fueron altos, me capturaron constantemente por la tenebrosa Dirección de Investigación Nacional (DIN), la que nos perseguía y en el gobierno de Roberto Suazo Córdoba estuve presa en Centro Femenino de Adaptación Social de Honduras (CEFAS) y en el ‘89 estábamos enfrentados con el Gobierno de (Simón) Azcona, en contra de la privatización y sabíamos lo que eso significaba y no se pudo avanzar en las negociaciones en ese entonces” afirmo Lanza.

Un año en la clandestinidad
Este tipo de experiencias en esa época endurecieron el carácter de Gladys Lanza para enfrentar fuertes decisiones, como irse a la clandestinidad para salvar su vida durante un año, que -como ella misma lo ve- fue como “otra escuela de la vida”. “Fue en ese entonces que Visitación Padilla me convocó en un compromiso en defensa de la soberanía y habíamos tenido acercamientos en los años 80’s y me sentía identificada por las compañeras fundadoras de este movimiento”, detalló Lanza.

Después de la lucha en contra de la privatización de la ENEE, en el gobierno de Rafael Leonardo Callejas, la despiden junto con mil quinientos trabajadores con un sindicato destruido y enfrentándose así a una estigmatización laboral. “Las compañeras de Visitación Padilla me invitan a trabajar con ellas en aspectos que no entendía el trabajo a favor de los derechos de las mujeres ya que para mí todo era igual y la lucha era la lucha pero aquí era de manera más específica y concreta”.

Etapa de metamorfosis Es pues así que comienza una etapa de metamorfosis porque su comportamiento de la ENEE era como el de los hombres una mujer dura, vertical autoritaria, y es que en Visitación Padilla cuando “aprende a ser mujer”.

“Me di cuenta de cómo éramos discriminadas y como se nos negaba nuestros derechos de participación, como la violencia las vivimos las mujeres en todos los espacios y me ayudó a pensar, actuar como mujer y eso es un enorme proceso que no es de la noche a la mañana que es una lucha interna en una misma y revisarse constantemente”, expresó Lanza.

Este proceso de cambio le van dando más identidad hacia sí misma, pero también ayudando a otras mujeres para que la justicia se aplique de manera real.

“Asumo la coordinación de Visitación Padilla en el año 2002 y en ese proceso tuve que aprenderlo de manera inmediata estudiando investigando sobre mujeres del pensamiento feminista y discutir mucho dentro de la organización para aprender de los demás ya que es lo más importante es escuchar los testimonios de las mujeres que viven violencia”, explicó.

(Tomado de Conexihon*)

El Libertador