Las fuerzas de seguridad de Honduras detuvieron este jueves en el occidente del país a un hondureño por su presunta participación en el asesinato de la líder dirigente indígena Berta Cáceres, en marzo pasado.

Se trata de Elvin Rápalo Orellana, quien fue arrestado por efectivos de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) en el municipio de Zacapa, departamento occidental de Santa Bárbara, y es el sexto detenido en relación con el crimen de Cáceres, afirmó a periodistas el portavoz del Ministerio Público, Carlos Morazán.

La líder indígena, coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), fue asesinada a tiros la madrugada del 3 de marzo por desconocidos que entraron a su vivienda en la localidad occidental de La Esperanza.

Según investigaciones de la ATIC, Rápalo Orellana es señalado como “coautor” del asesinato de Cáceres y fue el que supuestamente disparó contra el mexicano Gustavo Castro, un ambientalista originario de Chiapas que estaba junto a la ambientalista cuando fue asesinada.

Castro había viajado a Honduras para participar en unas charlas sobre el tema ambiental y la noche del crimen se había quedado en casa de Cáceres, según familiares de la dirigente ambientalista asesinada.

Rápalo Orellana, de 21 años, fue detenido en un operativo coordinado por la Atic con apoyo de la Fiscalía de Delitos contra la Vida del Ministerio Público, señaló el portavoz del organismo hondureño.

Por el crimen de Cáceres están detenidos Douglas Bustillo; Mariano Díaz Chávez, un mayor del Ejército hondureño; Edilson Duarte, capitán retirado; y Sergio Rodríguez, empleado de la hidroeléctrica “Agua Zarca”, que pretende desarrollar la empresa Desarrollos Energéticos (DESA), en el occidente del país, al que se oponía la ambientalista.

También está detenido Emerson Duarte, hermano gemelo de Edilson, a quien las autoridades le decomisaron un revólver calibre 38, con el que habría sido asesinada Cáceres.

La ambientalista gozaba de medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) después de haber denunciado amenazas de DESA por haber encabezado movilizaciones contra la construcción de una represa de esa empresa en el río Gualcarque, en las comunidades indígenas lencas.

La Prensa


Hija de Berta Cáceres: “¿Dónde están los actores intelectuales?”

“¿Dónde están los actores intelectuales?”, se preguntó Olivia Zúniga Cáceres, hija Berta Cáceres, tras conocer la captura de un sexto implicado en este crimen.

Asimismo, dijo que a seis meses del macabro crimen, este continúa en total impunidad.

Reconoció que con estas capturas “sí hay algunas pruebas científicas y, además, coinciden con las denuncias que mi madre hizo en su momento”, manifestó Cáceres.

“Nosotros seguimos exigiendo justicia y hemos pedido que se investigue a la cúpula de la empresa Desarrollos Energéticos, porque contra ellos no hay procesos de investigación”, expresó.

Asimismo reconoció que se hayan capturado a los supuestos autores materiales del hecho, sin embargo, cuestionó que ningún autor intelectual se encuentre tras las rejas. Esto a pesar de que las autoridades afirman que hay dos autores materiales detenidos.

“Solo los pobres están presos, los que siguieron la orden, pero ¿dónde están los autores materiales?”, enfatizó.

Lamentó que los entes encargados de la investigación del caso no les den acceso para conocer cómo avanzan las pesquisas de este crimen.

“Como víctimas no tenemos acceso a la investigación, eso es algo terrible, que nos ha dejado un momento de desesperación porque no tenemos información”, denunció.

Según su hija, Berta Cáceres recibió alrededor de 33 amenazas a muerte solamente en el año 2015.

“Alcaldes, diputados y varios líderes políticos amenazaron y agredieron verbalmente a mi madre en reiteradas ocasiones”, dijo Olivia Zúniga Cáceres.

El Heraldo