La institución que más se desarticuló en la crisis política de 2009 hoy aspira a volver a gobernar Honduras, y la lista de precandidatos a la Presidencia crece cada semana.

Se trata del Partido Liberal, que ya cuenta con nueve precandidatos que desde hoy podrán inscribirse con sus movimientos en el Tribunal Supremo Electoral (TSE), si cumplen con los requisitos estipulados.

En la lista figuran tres mujeres: Gabriela Núñez, Maribel Espinoza y Carolina Echeverría. Núñez es actual diputada por Francisco Morazán y ya ocupó varios puestos en el engranaje gubernamental; además, es la segunda vez que aspira a la Presidencia.

En el caso de Echeverría, fue diputada por el departamento de Gracias a Dios. Maribel Espinoza es una reconocida abogada que inicia en la política.

A la lista se suman las aspiraciones de ocho ciudadanos más que han expresado públicamente sus intenciones y hasta han anunciado la formación de sus cuadros a escala nacional.

Se trata de Enrique Ortez Sequeira exmagistrado del TSE, Luis Zelaya, todavía rector de la Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec), Carlos Montoya, expresidente del Congreso Nacional, y el exdiputado Ramiro Chacón.

También aspira Eduardo Martel, hijo de un reconocido exembajador, y Guillermo Escobar, abogado reconocido en las filas de los liberales.

Las alianzas

Para el analista político Jorge Yllescas, es normal que se dé multitud de aspiraciones presidenciales en el Partido Liberal; sin embargo, no todos tienen las posibilidades de llegar y al final terminan aliándose con otros movimientos.

“Ya se han dado hasta 14 aspirantes entre los liberales, algunos se quedan en el camino y al final solo se inscriben tres o cuatro. En esta oportunidad creo que serán tres”, manifestó Yllescas.

Lo que para otros significa desunión, para este analista solo demuestra que los liberales están renovados y que muchos de sus miembros quieren trabajar por el país y por el partido aspirando a la máxima representación.

“Este partido se ha estado recuperando significativamente y un indicador de eso es que muchos quieren ser el candidato. Si este partido estuviera muerto como dicen los opositores, nadie querría ser candidato. Hay muchas posibilidades para los que cumplan con los requisitos, que no serán todos”, agregó el analista.

La Prensa