Un necesario tema para la reflexión y el debate pusieron sobre la mesa este jueves investigadores cubanos y argentinos participantes en el Seminario Internacional Realidades y desafíos de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz que tiene lugar en La Habana, en relación con los desafíos que en materia de medio ambiente y recursos naturales tiene la paz.

“Hacen falta 1,5 planetas para cubrir los requerimientos naturales cada año”, alertó el moderador del panel, el Dr. en Ciencias Ramón Pich Madruga, quien centró su intervención en la crisis global y su implicación en el cambio climático.

Aseguró que la tríada alimentos, energía y agua potencian hoy la mayor parte de los conflictos que vive el planeta, en un contexto donde los combustibles fósiles representan el 90 por ciento de la energía global y donde las las negociaciones ambientales son extremadamente complejas por el entramado comercial que acompaña a las mismas.

Desde el punto de vista social, recordó que 1500 millones de personas viven en condiciones de pobreza multidimensional actualmente, en un mundo donde se acrecienta la crisis alimentaria, la polarización social, las migraciones y conflictos.

Según el también director del CIEM, el cambio climático representa uno de los mayores desafíos para la humanidad, sobre todo para la región latinoamericana y caribeña debido a su ubicación geográfica, fenómeno que tiene gran impacto en el calentamiento de los océanos, el aumento del nivel medio del mar, la escasez de alimentos y agua, así como el incremento de la pobreza.

Por su parte, Gladys Hernández Pedraza, jefa del Departamento de Investigación sobre Finanzas Internacionales e investigadora auxiliar del CIEM, se acercó a las contradicciones existentes entre la necesidad global de financiamiento para el desarrollo, y el incremento de los gastos militares.

“Pese a las múltiples citas mundiales celebradas, las soluciones perdurables no han llegado. Sigue siendo este tema una deuda pendiente, pues no se han llegado a cumplir los compromisos del 0,7 del PIB para que los países subdesarrollados puedan desarrollarse”, insistió.

Agregó que, con relación a las ayudas internacionales para el desarrollo, existían serias preocupaciones internacionales.

“Los retos hoy son los mismos y los obstáculos crecen, porque los flujos comerciales decrecen, la inversión extranjera se concentra en países desarrollados y la deuda externa incrementa la desigualdad”, apuntó, y recordó: “el desarrollo sostenible tiene que ser inclusivo, equitativo, y sostenible”.

Julio Torres, también investigador del CIEM, se centró en los retos del planeta en materia de sostenibilidad energética, en momentos en que el sol genera solo el 1 por ciento de la electricidad que se consume.

“El sistema energético actual es insostenible, pues casi el 90 por ciento se basa en el consumo de petróleo y otros fósiles”, dijo, e hizo un llamado a la necesidad de transitar a un mayor uso de las fuentes de energía renovable, pues está demostrado que el sol alumbrará durante largos años, sin costos y sin emisiones de gases de efecto invernadero.

Asimismo, alertó que el petróleo podría causar el colapso de las sociedades, si el mercado continúa rigiendo su consumo y no somos capaces de desarrollar un sustituto.

El Seminario se desarrollará hasta este viernes 23 de septiembre en la Casa de la Amistad, en la capital, con el objetivo de consolidar los própositos de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz aprobada en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños celebrada en La Habana.

Cuba Debate