En medio del ajetreo de las sesiones de la X conferencia nacional guerrilla de las FARC-EP, los delegados y miembros del secretariado sacan algunos momentos  entre los debates para entrevistarse con la prensa nacional, internacional y alternativa. Mientras atardece y comienzan a ensayar el sonido del acto cultural de la noche, detrás de la tarima central, nos encontrarnos con el comandante del bloque Sur y zootecnista, Joaquín Gómez, para dialogar sobre algunas inquietudes respecto al post-acuerdo.

¿En qué se diferencia la Reforma Rural Integral (RRI) que acordaron con el gobierno a la Reforma Agraria  que ustedes han trabajo históricamente?

Yo pienso que no hay mayor diferencia, sino que esta vez hemos sido más explícitos  porque nosotros desde la primera vez que hablamos de reforma agraria concebíamos que tenía que ser integral y eso es lo que se ha expresado ahora.

Pero por ejemplo, la propiedad privada no se toca…

Hay que entender que una cosa es un proyecto que nosotros tengamos como revolucionarios, porque otra cosas son los acuerdos, porque los acuerdos no implican una revolución, la revolución hay que hacerla, nosotros podemos ser modestamente una chispita, pero el determinante es el pueblo organizado.

¿Cómo organización en el post-acuerdo, haciendo política sin armas,  pueden evitar  que este acuerdo profundice el modelo neoliberal?

Nosotros como movimiento político no estamos en capacidad de evitar ese tipo de determinaciones que toma el Estado o gobierno de turno,  el que si estamos seguro que lo puede hacer es el pueblo. Todo lo que hemos acordado, que es muy importante, es una gran conquista pero a medias, porque para que se materialice se necesita que el pueblo se apropie de esos acuerdos y haga que se cumplan, de resto eso queda en letra muerta. En la mesa lo que ha habido es una confrontación de ideas que ha reemplazado esa confrontación armada que llevamos por más de 52 años y lo que se ha discutido ahí son precisamente las mismas causas por las que nos levantamos en armas.

¿Pero entonces como puede hacer el pueblo para defender el objetivo de la RRI, que es menguar la desigualdad en el campo, si existen leyes como la de ZIDRES  que buscan lo contrario?

Simplemente el pueblo necesita organizarse, el pueblo organizado como máximo soberano puede echar cualquier determinación para atrás.

Otro tema es el de la participación de la sociedad en el post-acuerdo ¿A ustedes no les preocupa  que se firme un acuerdo que busca dar garantías al movimiento social pero al tiempo se reforma el código de policía y recientemente se han asesinado 13 líderes sociales y ambientales?

Nosotros pensamos que son mensajes supremamente negativos porque es como anunciando de cierta manera cual va a ser el futuro nuestro, sin embargo nosotros consideramos que si el gobierno de Santos muestra buena voluntad y se ciñe a lo acordado entonces enfrentará a ese tipo de grupos que lo que persiguen es sabotear el proceso porque siempre se han beneficiado del conflicto, entonces ahora le tienen más miedo a la paz con justicia social que el diablo a la cruz. Todos esos crímenes son precisamente para eso, pero al pueblo hay que hacerle conciencia de que son provocaciones, que hay que organizarse y continuar, hasta volver este proceso irreversible.

Eso por el lado del paramilitarismo, pero por el lado de estructuras como el  ESMAD que no se desmontan o el de la policía que ahora tendrán condiciones especiales…

No somos ajenos, ni ignoramos que hay medidas que se han tomado que contradicen el espíritu de lo que se ha firmado en la Habana, por ejemplo esa seguridad ciudadana que le da a la policía atribuciones totalitarias donde puede llegar a tu casa sin ninguna orden judicial te capturan, te llevan y te pueden desaparecer, o simplemente ellos determinan que huelga es legitima o que huelga no lo es, es una cuestión de tipo fascistoide, son medidas liberticidas, porque están acabando con las libertades del pueblo pero eso solo se puede reversar con la ayuda y participación directa del pueblo, donde no sea espectador sino protagonista de primera línea.

Precisamente, en los acuerdos hay un tema que son los planes de desarrollo con enfoque territorial (PDET) ¿Qué tanta incidencia van a tener estos planes en el plan nacional de desarrollo?

Yo pienso que eso tiene que armonizarse con el plan nacional de desarrollo, para  que queden incluidos ahí, pero de hecho va a provocar ciertos cambios de tipo cualitativo

¿Cómo cuáles?

Se va a dar prioridad a los territorios acorde con la idiosincrasia de los habitantes, con sus necesidades y con los apremios que tengan para romper las cadenas del atraso y vincularse al progreso social y político del país.

Periferia Prensa