El anuncio de que la reforma laboral propuesta por el gobierno de Brasil puede ampliar la jornada diaria en hasta 12 horas, realizado por el ministro de Trabajo, Ronaldo Nogueira, el último jueves (7), trajo preocupación al Palacio del Planalto, sede del gobierno federal.

Dada la repercusión negativa de la declaración, el presidente no electo Michel Temer (PMDB) orientó a Nogueira a reafirmar que no abra retiradas de derechos de los trabajadores.

Las centrales sindicales no recibieron la noticia con sorpresa, ya que esta medida es apenas una de las amenas a la Consolidación de las Leyes de Trabajo (CLT) propuestas por el gobierno Temer.

Junto a los nuevos planes del Ejecutivo, se suman proyectos antiguos en curso en el Congreso Nacional, que ahora deben ser priorizados y ganar más fuerza para su aprobación.

La Central Unica de los Trabajadores (CUT) convoca a una huelga nacional para el día 22 de septiembre. Ya los sindicatos de metalúrgicos de diversas regiones del país deben paralizar sus actividades el día 29 de septiembre contra los retrocesos.

Entienda cada una de las propuestas

1) Flexibilización de la jornada de trabajo

Objeto de las criticas más recientes, el ministro Ronaldo Nogueira afirmó durante el encuentro com representantes de la Central de los Sindicatos Brasileños (CSB) que el gobierno pretende ampliar la jornada de trabajo a 48 horas semanales, com un techo de 12 horas diarias. Hoy la carga diaria es limitada a 8 horas. El ministro tuvo que volver a explicar el asunto debido a la gran repercusión.

En entrevista com Radio Estadão, él ponderó que el padrón normal y legal continuará siendo de 8 horas diarias y 44 horas semanales, y que la reforma permitirá que los convenios colectivos tengan la opción de flexibilizar la forma como la jornada será realizada.

El gobierno estudia también la creación de dos nuevos contratos de trabajo: por horas de trabajo y por productividad, com jornadas inferiores a las 44 horas semanales y salarios proporcionales. Las centrales sindicales refutar la propuesta.

La polémica de la jornada de trabajo se arrastra desde julio cuando, después de una reunión com Temer, el presidente de la Confederación Nacional de la Industria, Robson Andrade, citó que en Francia, antes com límite de 36 horas, abría permitido llegar al techo de 80 horas, y que eso era un ejemplo para Brasil.

Andrade erró dos veces en sus declaraciones. En primer lugar, la legislación laboral francesa establece 35 horas semanales normales, y no 36; en segundo lugar, la nueva ley estipula que, en todos los casos de emergencia y después de negociación con el sindicato, las horas extras podrán alegar a las 12 horas diarias y 60 horas semanales.

Después del remolino causado en las redes sociales, la declaración, corregida por la CNI, que afirma que el presidente se equivocó com la cita.

2) Tercerización

Aprobado en la Cámara (PL4330/2004) y tramitando actualmente en el Senado, el Proyecto de Ley de la Cámara (PLC 30/2015) autoriza la tercerización de las actividades-fin. La propuesta universaliza si tipos de contratos que hoy solo pueden ser realizados cuando se refiere a actividades-medias, como limpieza y seguridad – o sea, servicios que no tengan relación con el producto o servicio ofrecido por la empresa.

Además, el proyecto disminuye la responsabilidad de la empresa que contrata a la prestadora con el poder Judicial, caso no sean cumplidas las obligaciones laborares. Desde que exija de la contratada comprobantes mensuales, la empresa no tiene que responder a procesos judiciales.

El gobierno ya dio indicio que irá a esforzarse para que el PLC sea aprobado en 2016. Desde que asumieron los ministerios, Ronaldo Nogueira y el ministro de la Casa Civil, Eliseu Padilha, se mostraran favorables a la amplia regulación de las actividades tercerizadas. Padilha llegó a decir a los empresarios que el país precisa “caminar rumbo a la tercerización”.

3) Negociado sobre lo legislado

Este punto se refiere a la prevalencia de las negociaciones en detrimento de la ley. Actualmente está siendo tramitado en la Cámara de Diputados el Proyecto de Ley 4193 que autoriza que los derechos previstos en la CLT queda ser ampliamente negociados entre los trabajadores y contratantes.

De acuerdo com el proyecto, todos los puntos listados podrían ser negociados y, después, alterados en acuerdos colectivos, las nuevas reglas no podrían ser depuestas en la Justicia. En este sentido, otro proyecto de ley discutido es el PL 472, que instituyó la negociación individual entre empleado y empleador. La negociación colectiva sería debilitada com la práctica.

En la práctica, la iniciativa no revoca la CLT, pero la enflaquece a tal punto que beneficios como el 13º salario, las vacaciones, el adicional nocturno, licencia de paternidad y el salario mínimo pueden ser relativizados.

La reforma laboral del PMDB estudia permitir que convenciones colectivas prevalezcan sobre las normas regales. O sea, empresas podrán reducir salarios y aumentar la jornada diaria de trabajo de los empleadores.

La CLT, afirma el ministro Nogueira, se abría transformado en una “colcha de retazos” que permite “interpretaciones subjetivas”.

4) Reforma del Sistema de Previsión Social

Una de las principales medidas previstas por Temer es la Reforma de la Presidencia, que deberá aumentar la edad mínima de jubilación para 65 anos e igualar la edad entre hombres y mujeres, y entre trabajadores dle campo y de la ciudad.

Además, la propuesta prevé la vinculación de los beneficios a los reajustes del salario mínimo, que hoy son actualizados por el crecimiento de la economía en los dos últimos anos y por la inflación de ano anterior.

La idea es que las jubilaciones pasen a ser ajustadas apenas por la inflación, reduciendo los gastos del gobierno.

5) Congelamiento de los concursos para servidores públicos

Uno de los mayores temores de los movimientos populares, ya que congela por 20 años el presupuesto para Salud y Educación, la Propuesta de Enmienda Constitucional 241 también tiene impactos en el mundo del trabajo, más precisamente sobre los servidores públicos.

Complementar a la reforma del Sistema de Presidencia Social, la PEC también congelará, sí es aprobada, la realización de nuevos concursos públicos y los salarios de los servidores, además de impedir la creación de nuevas cargos y la reestructuración de la carrera.

Brasil de Fato