Cuba y EE.UU. inician nueva etapa en relaciones de aerotransporte

Cuba y Estados Unidos iniciaron ayer una nueva etapa en sus relaciones bilaterales en materia de aerotransporte, al restablecer el servicio de vuelos regulares directos entre ambos países.

La llegada a esta central ciudad de la isla caribeña de un Airbus A-320 de la aerolínea estadounidense JetBlue Airways, con 150 pasajeros, marcó el reinicio de los vuelos de la citada modalidad entre las dos naciones, suspendidos desde 1961.

Al respecto, la jefa del departamento de Asesoría Legal del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC), Mercedes Vázquez, manifestó que el acontecimiento es un paso importante en la implementación del memorando de entendimiento firmado entre La Habana y Washington el 16 de febrero, así como una contribución a la mejoría de las relaciones bilaterales en la esfera.

Según comentó, el camino iniciado este miércoles por JetBlue se extiende a los 10 aeropuertos internacionales de la isla caribeña y, entre otros beneficios, estimulará los contactos entre los pueblos de Cuba y Estados Unidos, y facilitará las operaciones para los viajeros.

Igualmente, afirmó que una ulterior participación de la aerolínea Cubana de Aviación ampliará las operaciones de aeronáutica civil entre ambas naciones, y materializará la reciprocidad e igualdad de oportunidades suscrita en el memorando.

A pesar de dichos avances, Vázquez subrayó que el bloqueo económico, comercial y financiero que Washington impone a La Habana desde hace más de medio siglo, sigue siendo el principal obstáculo para que los dos países avancen hacia la normalización en sus relaciones.

Los ciudadanos estadounidenses no pueden venir como turistas según lo dispuesto en esa política, denunció, al tiempo que remarcó que, a pesar de ello, a Cuba vuelan más de 110 aerolíneas extranjeras y cada año aumenta el número de pasajeros que visitan la mayor de las Antillas.

Por estas razones, aseveró, estamos inmersos en una modernización y ampliación de la infraestructura aeroportuaria del país, la cual, dijo, cumple los estándares de seguridad internacionales.

Ello fue reconocido por el presidente y CEO de JetBlue, Robin Hayes, quien además de agradecer la ‘cálida’ acogida brindada en el aeropuerto internacional Abel Santamaría a su aerolínea, reconoció que la experiencia de trabajo conjunto inspira confianza en la infraestructura de la aviación civil cubana y su seguridad.

JetBlue ofrece servicio de vuelos chárter a la isla desde hace cinco años y, en opinión de Hayes, es un destino de gran potencialidad.

Por eso, agregó, nos enorgullece aterrizar en el primer vuelo regular entre Cuba y Estados Unidos en más de 50 años.

Es increíble estar en Santa Clara y sentir el espíritu asombroso de la cultura cubana, reconoció, mientras afirmó que su compañía aspira a ser la aerolínea líder para los estadounidenses en lo que a destino Cuba se refiere.

Para JetBlue, la fórmula ganadora que les permitirá alcanzar dicho objetivo pasa por ser fieles a su misión de ‘inspirar a la humanidad’, mediante la construcción de una relación sólida y duradera con las autoridades de la aviación en Cuba y su pueblo.

Todo empieza con este vuelo histórico, exclamó Hayes, que patentizó su emoción al declarar que en solo meses JetBlue llegará a cuatro ciudades cubanas, luego de más de medio siglo sin ningún vuelo.

Resulta asombroso, pero esto es solo el comienzo. Anhelamos incrementar nuestros servicios aquí en los años venideros, concluyó.

Desde su trayecto inaugural y hasta el 29 de octubre los vuelos de Jet Blue a Santa Clara tendrán una frecuencia de tres veces por semana, mientras que a partir de esa fecha serán diarios.

Posteriormente, también a esta ciudad, y de forma paulatina a las de Holguín, Cienfuegos, Camagüey y Matanzas, volarán otras aerolíneas estadounidenses como Silver Airways y American Airlines.

Prensa Argentina