Pastrana y Uribe se reunieron para hablar del NO en el plebiscito por la paz

Los expresidentes Andrés Pastrana Arango y Álvaro Uribe Vélez se reunieron en el norte de Bogotá para hablar de la campaña del NO en el plebiscito por la paz.

El encuentro se llevó a cabo en la casa de Miguel Santamaría Dávila, un conservador de vieja data, en donde se habló de los detalles de los acuerdos de paz logrados con las Farc en La Habana.

Al término, el expresidente Uribe puso un trino entregando muy pocos detalles de los temas tratados con Pastrana.

Andrés Pastrana también escribió en su Twitter.

En las últimas horas, Pastrana oficializó su posición de votar por el NO en el plebiscito, lo cual lo acerca aún más al expresidente Uribe que lidera esta misma intención en el Centro Democrático.

A raíz de esta decisión, el país posiblemente podrá ver a Pastrana y Uribe en tarima haciendo campaña por el NO.

RCN



Los caminos cruzados de Pastrana y Uribe, entre amores y odios

“La política es dinámica” es la máxima a la hora de justificar las volteretas y piruetas que sin ningún escrúpulo se ven en la vida política nacional. En Colombia, la hizo célebre hace algo más de diez años Sabas Pretelt de la Vega, dirigente gremial de filiación conservadora, amigo personal de Andrés Pastrana y ministro del Interior en el primer gobierno de Álvaro Uribe. Hoy, la relación entre los expresidentes Uribe y Pastrana es un ejemplo más del ese dinamismo.

Este jueves ambos volvieron a verse juntos. Aunque el principal motivo era enviarle un mensaje de solidaridad a la oposición de Venezuela, pues ambos comparten la misma lucha contra lo que denominan “la dictadura de Nicolás Maduro”, también los une el No al plebiscito. “Cualquier simpatizante del No será mi aliado”, respondió Uribe en una universidad cuando le preguntaron por su encuentro con quien fuera su antecesor.

Cualquiera que los hubiera visto por primera vez diría que se trata de viejos aliados. Pero eso no es tan cierto. En el pasado han estado en orillas diferentes.

Uribe, el presidente de la seguridad democrática, llegó a la Casa de Nariño montado sobre el fracaso del proceso de paz del Caguán, precisamente liderado por Pastrana.

“Yo fui elegido para la paz y Uribe para la guerra”, llegó a decir en su momento el exmandatario conservador. Por eso no deja de ser por lo menos curioso que ahora se muestren como los ‘nuevos mejores amigos’, juntos contra el plebiscito.

Encuentros y desencuentros

La primera vez que aceptaron recorrer el mismo camino fue en septiembre del 2005, cuando el expresidente Pastrana aceptó la embajada de Colombia en Washington durante el primer mandato de Uribe.

Pero no pasó un año antes de que volvieran a separarse. Y esta vez fue por cuenta de la decisión de Uribe de nombrar embajador de Colombia en Francia al expresidente Ernesto Samper. Esa decisión motivó a Pastrana a abandonar el cargo diplomático.

Posteriormente, el 17 de febrero del 2010, cuando Álvaro Uribe esperaba la bendición de la Corte Constitucional a su segunda reelección, Pastrana escribió una carta en la que le lanzaba duros dardos al entonces mandatario.

Su punta de lanza fue cuestionar el proceso de paz que Uribe adelantó con los paramilitares en Ralito y contrastarlo con la transparencia que a su juicio había tenido el fallido proceso de paz con las FARC en el Caguán. Al punto de que llegó a calificar el de Ralito como un pacto secreto entre el Gobierno y los herederos del cartel de Medellín.

Fue en ese momento cuando por primera vez pidió explicaciones públicas de porque José Obdulio Gaviria, a quien desde entonces llamó el “consigliere de Pablo Escobar”, terminó trabajando como asesor en el Gobierno. También aprovechó para recordarle a Álvaro Uribe su alianza con el gobierno de Ernesto Samper (1994–1998). Las relaciones parecían rotas.

Tiempo después, el 5 de septiembre del 2012, Pastrana lanzó pullas sobre el caso del exjefe de seguridad de la Casa de Nariño Mauricio Santoyo, condenado en Estados Unidos por nexos con paramilitares. “Ahora estamos empezando a saber todo cuando el general (r) Mauricio Santoyo está hablando, Salvatore Mancuso está hablando”, dijo en Caracol Radio.

En ese mismo espacio se refirió a la manera como el expresidente Uribe atacaba el actual proceso de paz, en ese entonces en pañales. “A mí explíquenme cómo Uribe se sentó con el narcotráfico, con el cartel de Medellín y los paramilitares, y no le da la oportunidad a Santos de hacer un proceso con la guerrilla. (…) Uribe es el único colombiano que nunca le dio a Colombia la posibilidad de paz”.

En otra oportunidad, y en la misma emisora, el expresidente Pastrana criticó duramente a Uribe por la manera como su gobierno estaba manejando el tema del intercambio humanitario. Uribe reaccionó y le pidió a Pastrana que lo “respetara” porque él le había entregado un país prácticamente “secuestrado”.

En el mismo sentido Uribe dijo que los dos gobiernos anteriores al suyo cayeron en el “engaño de las FARC” y que se habían preocupado por comprar sonrisas y producir imágenes de televisión.

La larga historia de contradicciones va más allá. En enero del 2012, en una entrevista a la revista SEMANA, Pastrana se pronunció sobre Uribe, quien en ese momento enfilaba sus primeros dardos contra el gobierno de Juan Manuel Santos. En ese reportaje, sobre los ataques de Uribe a Santos, Pastrana se atrevió a afirmar: “Creo que cuando uno sale de la Presidencia, sale. Por lo tanto, debe dejarle un tiempo a su sucesor para que gobierne”.

Más recientes en la memoria se produjeron otros episodios que parecieron ubicar a Uribe y a Pastrana en orillas opuestas. En septiembre del 2013, la pelea entre los exmandatarios se dio por cuenta de la inclusión del nombre de José Obdulio Gaviria en la lista del Centro Democrático para el Congreso. “La lista del Centro Democrático nació contaminada y yo creo que los colombianos están cansados del narcotráfico. En el 94 el narcotráfico compró la silla presidencial y después compró la absolución del presidente Ernesto Samper. El país no quiere más narcotráfico. Los colombianos tienen que pensarlo muy bien porque cuando lleguen a las urnas y quieran votar por Uribe, deben saber que con esa decisión también están votando por el Cartel de Medellín, que quedó representado en el Centro Democrático”, dijo en entrevista a Semana.com.

Reconcilliación

Uribe y Pastrana han peleado en múltiples ocasiones, pero también han coincidido. Se acercaron por ejemplo cuando el presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó a Álvaro Uribe de ser un “asesino” y de dirigir un plan para matarlo, y denunció que paramilitares estaban intentando entrar en su país con ese fin. Pastrana envió una carta a Santos donde le reclamó un pronunciamiento como jefe de Estado.

Quizá lo que haya motivado este viraje o esta especie de metamorfosis en la relación de Uribe y Pastrana haya sido precisamente el fallo de La Haya que le quitó a Colombia 75.000 kilómetros de mar en el archipiélago de San Andrés. La opinión pública responsabilizó a los dos expresidentes del resultado adverso del fallo, mientras que el presidente Santos le quitó la reserva a las actas de la Comisión Asesora de relaciones exteriores en las que se discutió el tema. Desde ese momento Uribe y Pastrana empezaron a compartir la oposición al actual gobierno.

Porque si se observan los primeros días del gobierno de Juan Manuel Santos, Pastrana parecía el más contento. Se jactaba de que la mayoría de los ministros había sido de su equipo, con lo cual se sentía el principal socio del gobierno de la prosperidad democrática. Sin embargo, como él mismo ha dicho, de ahí en adelante Santos no lo ha invitado “ni a un tinto”.

Por eso, Pastrana y Uribe empezaron a verse del mismo lado desde hace dos años, esa vez para oponerse a la reelección de Santos, que curiosamente fue ministro de ambos. Y hoy vuelven a hacerlo para votar en contra del plebiscito. ¿Se les verá juntos en tarima? Uribe dice que nunca se ha bajado de ella. Falta ver si Pastrana se sube para oponerse a un acuerdo de paz, como por el que apostó en su gobierno, en el Caguán.

Semana