Campesinos de Mazapil denuncian contaminación de mantos freáticos

Decenas de ejidatarios del municipio de Mazapil protestaron frente al acceso principal a la mina de oro a cielo abierto Peñasquito, de la canadiense Goldcorp –315 kilómetros al noroeste de la capital–, para exigir que deje de contaminar los mantos freáticos con selenio y otros elementos químicos.

Anunciaron que el primero de octubre constituirán el Frente Común de Afectados por la Minera Peñasquito, en el que participarán campesinos de 20 comunidades aledañas al complejo minero. Aseguraron que debido a la contaminación hay niños con daños en la piel, mujeres con embarazos de alto riesgo y personas que han perdido la vista.

Felipe Pinedo Hernández, vocero del Frente Popular de Lucha de Zacatecas (FPLZ), organización que asesora a los campesinos, informó que la manifestación en las instalaciones del complejo minero fue para reprochar a los directivos que sigan operando en condiciones que atentan contra la vida, dañan la salud y privan a los pobladores de su derecho al agua.

El dirigente refirió que Goldcorp ha incumplido compromisos con los habitantes de los ejidos de Cedros, El Vergel, Cerro Gordo, Las Palmas, Matamoros, Ciénega y Tecolotes, muchos de los cuales dejaron de dar uso agrícola a sus tierras y no han obtenido beneficio alguno de la minera.

Dijo que la mina de Peñasquito sigue dañando la salud de los habitantes con agua contaminada y en poco tiempo desplazará a familias de al menos cuatro comunidades, ya que no sólo contamina los mantos freáticos de Mazapil, sino las aguas subterráneas y superficiales.

Arroja desechos mineros que contienen metales pesados y químicos tóxicos como plomo, selenio, arsénico, cadmio y cianuro, que ya han ocasionado enfermedades de la piel entre la población, sobre todo en niños, además de que se han registrado 27 embarazos de alto riesgo.

Reveló que la minera no ha cumplido un convenio que firmó con los campesinos a principios de año, que consta de 19 puntos, entre los que destaca la perforación de pozos de agua para consumo humano, indemnizaciones por uso de tierras y empleos directos o indirectos para los habitantes de la zona.

El Frente de Comunidades Afectadas por la Minería, agregó, buscará que se cumplan todas las demandas planteadas a la empresa canadiense.

La Jornada