La razón por la que los recortes al presupuesto profundizan la desigualdad

El Presupuesto 2017 profundiza la desigualdad en México al tener que recortar el gasto en inversión y en lo social como la salud y la educación –rubro en el que a programas insignia de la Reforma Educativa se les quita 30% del ajuste educativo– y tener que gastar más en el costo financiero de la deuda y en pensiones, consideró el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

En su análisis del paquete económico 2017, el CIEP consideró que lo anterior se debe a que el gobierno se sigue endeudando para pagar intereses y no se aborda en serio el pasivo laboral público, por lo que es urgente reducir las necesidades de financiamiento y tener un debate nacional sobre cómo pagar las pensiones públicas, para que estos rubros no se sigan “comiendo” el presupuesto.

Sunny Villa, directora de gasto público del CIEP, explicó que los ajustes al gasto han sido para cumplir con compromisos de años anteriores.

El futuro nos está alcanzando, porque vemos que el petróleo se nos acabó, y tenemos que pagar las deudas y otros compromisos que están por ley como el costo financiero de la deuda, el gasto federalizado y el gasto en pensiones” aseguró.

Deuda Estable
Héctor Villarreal, director general del CIEP, explicó que si bien es positivo que haya un superávit primario (ingresos menos gastos sin incluir el servicio de la deuda) en 2017, el 0.4% del PIB que se propone resulta bajo.

El superávit primario es relativamente pequeño, sobre todo si consideramos que eso lo absorbe el incremento que tuvimos en el servicio de la deuda”.

Precisó que para estabilizar la relación de deuda pública a PIB, se requiere reducir las necesidades de financiamiento.

El 2.9% del PIB que se espera de requerimientos sí está un poco alto, tenemos calculado que con los supuestos de Hacienda, para que el saldo histórico sobre PIB quede en tablas (50.5% en 2016), necesitaríamos unos requerimientos financieros de 2.4% o 2.3% del PIB”.

Abundó que si se quiere reducir el coeficiente de deuda, es necesario que se cumplan los supuestos de Hacienda y que el gobierno no gaste más de lo que le apruebe el Congreso, situación que se presenta desde hace varios años.

Destacó que si lo anterior no se cumple, la deuda pública podría llegar a 52% o 53% del PIB al cierre del sexenio.

Gangrena
Villarreal describió la situación con el pago de pensiones y con el servicio de la deuda como una gangrena que se come cada vez más el presupuesto, y dijo que se requiere un debate nacional sobre qué sistema fiscal queremos.

Este paquete no nos presagia una crisis, la estabilidad a corto plazo parece estar asegurada, lo que vemos es más similar a una muerte por gangrena”.

Dinero en imagen


CIEP