La Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos aprobó anoche por unanimidad el Nicaraguan Investment Conditionality Act (NICA), también conocido como Nica Act, que impediría a Nicaragua el acceso a fondos internacionales a menos que lleve a cabo reformas que promuevan la democracia y el respeto a los derechos humanos, según divulgó anoche la representante republicana Ileana Ros-Lehtinen.

El proyecto de ley, presentado por los congresistas Ileana Ros-Lehtinen y Albio Sires, pone la condición a Nicaragua de que realice elecciones libres y transparentes, supervisadas por observadores electorales.

Para que sea efectivo, este proyecto de ley tendría que ser aprobado por el Senado estadounidense. Si esto sucediera, Nicaragua perdería fondos de cooperación de instituciones estadounidenses y préstamos de organismos internacionales en los que el gobierno de Estados Unidos pueda ejercer un veto, hasta que a criterio de dicho gobierno se hayan realizado las reformas mencionadas.

El proyecto pasó primero por el Subcomité de Asuntos del Hemisferio Occidental del Congreso de Estados Unidos.

Luego, una enmienda propuesta por el congresista de Nueva Jersey Albio Sires fue enviada el 12 de septiembre, enumerando situaciones particulares de la democracia en Nicaragua después de las elecciones municipales de 2008, que consideran preocupantes.

El Nuevo Diario