Contexto Nodal
La oposición venezolana debe juntar cuatro millones de firmas (20% del padrón electoral) para activar el referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro que, según los plazos estimados, podría realizarse en enero de 2017. En el caso de que el CNE valide las firmas, para revocar al mandatario será necesario consignar un número igual o mayor de votos del que obtuvo Maduro en las elecciones de 2013, lo que equivaldría a por lo menos 7.505.339 sufragios.

Venezolanos marchan nuevamente en defensa de la paz

Las movimientos sociales del país suramericano se movilizaron este viernes en apoyo a la gestión del presidente Nicolás Maduro.
El pueblo revolucionario de Venezuela volvió a las calles este viernes para ratificar su apoyo al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, en defensa de la paz y la estabilidad democrática del país.

Durante la jornada, los habitantes de Miranda, Vargas y el Distrito Capital (norte) se concentraron desde primeras horas de la mañana en la plaza Morelos, en Caracas (centro), para ratificar su compromiso en defensa de la Revolución Bolivariana.

La actividad se realizó paralelamente a la movilización de las fuerzas motorizadas, que realizaron un recorrido en defensa de la Revolución Bolivariana desde la avenida Libertador hasta la Plaza Caracas.

Asimismo, en la red social Twitter los venezolanos posicionaron la etiqueta #TodoElApoyoPaMaduro.

La derecha “marcha” nuevamente

También la derecha organizó una marcha como parte de sus pretensiones de realizar este año un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro. Se concentraron en la zona este de la capital pese a que el Consejo Nacional Electoral (CNE) ha insistido que el referendo revocatorio tiene plazos establecidos en la ley que se están cumpliendo. Sin embargo, la dirigencia de la autodenominada Mesa de la Unidad (MUD) insiste en acelerar su realización y amenazan con lleva a cabo la “toma de Venezuela”.

De igual forma, el poder electoral se iba a pronunciar este viernes en relación al referendo revocatorio, pero se ha visto obligado a no laborar en sus sedes y posponer el anuncio, por las reiteradas amenazas por parte de algunos lideres de la MUD.

Por su parte, el mandatario venezolano ha denunciado el fraude en la recolección de las firmas que habilitaron a la MUD como promotora de la consulta: “Quieren resucitar a un muerto y, más temprano que tarde, el pueblo venezolano y las leyes venezolanas terminarán de enterrar en paz el fraude”.

“Ahora dicen que van a ir con su olla a la calle, váyanse para la calle, pero les voy a decir algo: Nicolás no se va y seguirá siendo presidente con cacerola o sin cacerola”, advirtió Diosdado Cabello, primer Vicepresidente del PSUV.

En este sentido, el plan desestabilizador de la oposición se ha denunciado de manera reiterada por el Gobierno de Nicolás Maduro.

CNE suspende actividades este viernes en resguardo a sus trabajadores

El CNE suspendió sus actividades este viernes con el fin de resguardar la seguridad de los trabajadores, ante amenazas de violencia hechas por voceros de la derecha en todo el territorio nacional.

El Poder Electoral tomó la decisión, luego del llamado realizado por la MUD a protestar en las adyacencias de todas las sedes del CNE en el país, con el fin de solicitar la fecha de recolección del 20 por ciento de manifestaciones de voluntad para el referendo revocatorio, aún cuando ya conocen que la fecha será entre el 24 y el 30 de octubre próximo.

Esta sería la tercera oportunidad en la que, ante posibles hechos de violencia, el Poder Electoral se ve obligado a suspender sus actividades, refiere el CNE en una nota de prensa.

El pasado 9 de agosto, la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, presentó parte del cronograma y los aspectos técnicos para activar un proceso de referendo revocatorio. En ese momento, Lucena indicó que, ante cada evento electoral, el Poder Electoral debe celosamente cumplir requisitos técnicos que garantizan la transparencia, la seguridad y la eficiencia.

En contexto

A inicios de agosto, y pese a fraudes cometido por la oposición, el CNE validó la primera etapa del revocatorio, que consistió en recoger el 1 por ciento de las firmas del padrón electoral. Desde entonces, la MUD y la Asamblea Nacional (de mayoría opositora) han presionado al órgano rector para activar el referendo antes de concluir 2016.

La prisa de la oposición se debe a que la única forma para que los venezolanos convoquen a elecciones presidenciales anticipadas y se acorte el actual mandato de Maduro (que finaliza en 2019) es que se celebre el revocatorio antes del 10 de enero de 2017 y que la oposición lo gane. Si el referendo se celebra después de esta fecha, aunque lo gane la oposición, el futuro presidente será Aristóbulo Istúriz, actual vicepresidente y miembro fundador del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), lo que garantizá la permanencia de la Revolución Bolivariana en el poder hasta el 2019.

Las autoridades electorales ya han explicado que el referendo se realizará el primer trimestre de 2017, si la MUD cumple todos los requisitos exigidos por las normas electorales para la realización de reparos y auditorías.

Telesur


Al golpe de cacerola, opositores exigen revocatorio contra Maduro

Convocada desde hace dos semanas, la protesta se convirtió en una nueva expresión de rechazo luego de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) suspendiera sus labores del viernes, aduciendo “amenazas” a raíz de las manifestaciones.

Al golpe de cacerolas, cientos de opositores venezolanos marcharon este viernes para exigir un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, tras denunciar una nueva dilación en el trámite de la consulta por parte del órgano electoral.

En Caracas, los manifestantes llegaron desde cinco puntos hasta la Avenida junto con dirigentes de la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Un nutrido piquete de policías custodió el lugar, sin que se presentaran incidentes.

“Mientras más ellos se retarden (en el proceso de referendo), más uno se llena de rabia”, dijo a la AFP Robert Sánchez, un administrador de 41 años, al tiempo que golpeaba su olla con una cuchara.

Convocada desde hace dos semanas, la protesta se convirtió en una nueva expresión de rechazo luego de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) suspendiera sus labores del viernes, aduciendo “amenazas” a raíz de las manifestaciones.

Una rectora del CNE, Socorro Hernández, había deslizado la posibilidad de que este viernes se diera a conocer una fecha para la recolección de las cuatro millones de firmas (20% del padrón) que permitirían llamar a las urnas.

Apoyada en ello, la MUD esperaba conocer este viernes las fechas para el recaudo. El secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, declaró este viernes a la AFP que la marcha era una respuesta a la “ofensa” que suponía el “silencio” del CNE, al que la oposición acusa de ser un apéndice del gobierno.

Chavismo en pie

Como suele ocurrir, el chavismo también movilizó a cientos de partidarios, esta vez hacia la sede principal del CNE en el centro de Caracas, donde también se realizó una caravana de motociclistas vestidos de rojo.

“Hoy nuevamente ha ganado la paz frente al chantaje de la derecha. Ha sido una demostración de nuestra capacidad de movilización”, destacó desde una tarima el diputado Elías Jaua.

La protesta opositora fue bautizada “cumbre del pueblo contra el hambre y por el revocatorio”, en alusión a la Cumbre de Países No Alineados (NOAL) que se desarrolla en la Isla Margarita, en el Caribe.

Las movilizaciones se extendieron a ciudades como Maracaibo y San Cristóbal. En esta última se congregaron unas 300 personas.

“Pienso que no (habrá referendo este año), aunque quiero que se dé y estoy aquí para unir esfuerzos. Ellos tienen el sartén por el mango”, dijo a la AFP Antonio González, un comerciante de 40 años.

Ramos Allup proclamó el “éxito” de la jornada, matizando que no se la puede comparar con la del 1 de septiembre, cuando la MUD aseguró haber movilizado a un millón de personas en Caracas.

“Todos los eventos no pueden ser de ese tamaño (…) Con todo y superando los obstáculos, las amenazas (…) la gente está en la calle manifestándose, defendiendo su referendo”, afirmó el dirigente.

Afectada por la caída del ingreso petrolero, Venezuela sufre una crisis económica reflejada en una escasez de 80% de los alimentos y las medicinas, según estudios privados, y la inflación más alta del mundo, que el FMI proyecta en 720% para 2016.

Esta situación minó la popularidad de Maduro, quien fue elegido hasta 2019. El mandatario descarta que el referendo se pueda celebrar este año y demandó el proceso por fraude en la recolección previa de las firmas que habilitaron a la MUD como promotora de la consulta. “El revocatorio no va.

Ellos hicieron muchas trampas y así es imposible”, declaró a la AFP Jesús Hernández, de 71 años, quien participó en la marcha oficialista. Para la MUD, el referendo solo tendría sentido si se realiza antes del 10 de enero de 2017, pues si Maduro pierde habrá nuevas elecciones. En una fecha posterior, aun si el gobernante es derrotado, el mandato lo concluirá su vicepresidente.

Diálogo condicionado

El forcejeo se mantiene pese a que el martes las partes revelaron haber mantenido dos reuniones, hace una semana, para explorar un diálogo sobre la crisis. Tanto el gobierno como la MUD advirtieron que el referendo no está en discusión.

“Hasta tanto se aclare el panorama (del revocatorio) aquí no puede haber ningún otro tipo de encuentro”, dijo Torrealba.

Si el CNE autoriza, la recolección de las cuatro millones de firmas deberá realizarse en tres días continuos. El organismo ha dicho que el recaudo podría hacerse a fines de octubre, tras lo cual contará con un mes para su validación. Este calendario dificulta los planes de la oposición de celebrar la consulta en 2016. Encuestas privadas señalan que el procedimiento para revocar el mandato de Maduro ganaría abrumadoramente.

El Nacional