Unas 300 personas, entre ellos seis senadores y algunos veteranos dirigentes colorados rindieron ayer homenaje al aniversario de fundación de la ANR en el Parque Bernardino Caballero de Asunción.

El senador Mario Abdo Benítez, líder del movimiento “Colorado Añetete” , único orador, en un discurso que duró más de media hora, hizo varias críticas al Gobierno, aunque sin mencionar directamente al presidente Horacio Cartes.

Cuestionó “el desviacionismo en la conducta de algunos correligionarios” y su dependencia del presupuesto nacional o, peor aún, de estar “subordinados a presupuestos de oscuros negocios que se fortalecen a través de la informalidad, que prefieren arrodillarse para mantener simples privilegios”. Los acusó también de no poder asumir compromisos con la Patria, “sin consultar al jefe o al patrón”.

El legislador dijo que ellos representaban “el verdadero coloradismo” porque defendían sus ideales, doctrina y valores. En frase que pareció dirigida a Cartes y a algunos ministros dijo que “se equivocan los que creen que ocupar cargos transitoriamente o ocupar un edificio les otorga legitimidad”. También desestimó que “al amparo de decretos” se puedan construir liderazgos.

Abdo Benítez expresó su preocupación por los “intentos de debilitar a las instituciones democráticas con fines meramente electorales” y el utilizar “el método de sembrar el miedo o la extorsión como objetivo de la usurpación de funciones de nuestra Constitución”. La alusión estaría dirigida al intento de parte del cartismo de copar la Fiscalía y la Contraloría. También señaló su preocupación por la manipulación de la Justicia y criticó el discurso “falaz e insostenible” de la transparencia ante la larga lista de irregularidades que publican los medios.

Instó a que la lucha contra el EPP, el narcotráfico y el crimen organizado se haga con claridad y transparencia y no utilizarla “para rédito político, acusando a adversarios ocasionales”. Rechazó la utilización de este tema tan sensible como herramienta de propaganda política. Dijo que su sector representaba “la resistencia del pensamiento propio ante el pensamiento único y excluyente”, que pretendía dividirnos entre malos y buenos colorados y paraguayos.

Un diálogo muy difícil

Pese a las fuertes críticas al oficialismo, el senador Mario Abdo Benítez reiteró que estaban abiertos al “diálogo sincero entre colorados” para defender a la patria y el partido. Lo mismo hizo la semana pasada, con otras palabras, el presidente de la ANR, Pedro Alliana. Sin embargo, ambos sonaron a expresiones “de compromiso” ya que es evidente que la tensión entre ambos sectores está en su punto más alto.

ABC