Los fiscales Aldo Cantero, Joel Cazal y Leonardi Guerrero llegaron en horas de la siesta de este lunes hasta la sede del Ministerio del Interior para tomar declaraciones al ministro Francisco De Vargas, en el marco de la investigación de las supuestas amenazas de muerte que pesaban contra el presidente de la República, Horacio Cartes.

“Hay varios informes de inteligencia de la Policía Nacional, de la Senad, de militares, que manejaron este tipo de información. Nosotros estamos ahondando y recabando datos”, señaló el fiscal Aldo Cantero tras el procedimiento, de acuerdo a un informe de prensa del Ministerio Público.

Cantero señaló que la investigación busca aclarar si realmente existió o no algún plan para supuestamente atentar contra la vida del presidente Cartes. El fiscal adelantó que realizarán oficios, pedirán informes y seguirán investigando, para luego analizar la información y saber qué otros pedidos serán necesarios efectuar.

“Estamos en plena etapa de investigación para determinar de dónde provienen las fuentes de información, que nos obligan a recabar nuevos datos de informes de inteligencia”, apuntó Cantero. Señaló que en base a esto se tomó declaración al titular de la Senad, Hugo Vera; y al ministro del Interior, Francisco De Vargas, quien, según el fiscal, basó sus declaraciones sobre trabajo de inteligencia realizado por la secretaría antidrogas. “Sobre todo porque son las dos personas que manejan el operativo de inteligencia del Estado”, agregó.

“Aún no podemos dar nombres de personas involucradas, tratándose de una investigación totalmente incipiente en el Ministerio Público, y no confirmamos nada sobre el ingreso de personas al país. Sólo nos basamos en lo que tenemos en la carpeta fiscal”, acotó el fiscal Cantero.

Los fiscales que llevan adelante la investigación ahora esperan la respuesta del titular del Congreso, Robert Acevedo, para constituirse en su despacho en el Poder Legislativo a fin de realizarle consultas sobre este caso.

LLAMATIVAS AMENAZAS EN MOMENTO DE CRÍTICA

La semana pasada y en medio de las críticas por la falta de resultados en el norte y las ocho muertes perpetradas del pasado sábado, medios pertenecientes al grupo empresarial de la familia del presidente de la República comenzaron a hablar de supuestas amenazas contra el primer mandatario.

Autoridades del Gobierno confirmaron que desde hace tiempo existen “informes de inteligencia” sobre un presunto plan para atentar contra Horacio Cartes. Llamativamente, el dato trascendió recién ahora, en un delicado contexto político.

Tanto el ministro del Interior, Francisco de Vargas, como el de la Senad, Hugo Vera, dijeron el pasado viernes que existen “informaciones de inteligencia” sobre un presunto plan para atentar contra el presidente de la República, Horacio Cartes, o integrantes de su familia.

Ninguno fue preciso sobre qué tipo de amenazas fueron dirigidas hacia el mandatario. El ministro de la Senad dijo que “iba a pasar algo” sin sustanciar de qué tipo de amenazas se trataban. Solo se limitaron a decir que las mismas provenían de grupos delictivos brasileños como el Primer Comando Capital (PCC) o el Comando Vermelho, ambos de gran influencia en nuestro país.

Esta situación generó una especie de temor generalizado en la víspera, cuando mensajes masivos circulaban a través de redes sociales hablaban de una suerte de “alerta roja” por parte de los organismos de seguridad que en realidad no existía.

Lejos de creer en la versión de las amenazas contra el presidente de la República, a través de las redes sociales la ciudadanía se expresó diciendo que esto se trataba de una especie de cortina de humo para distraer la mirada de lo realmente importante.

ABC