Verónika Mendoza, lideresa del Frente Amplio, criticó el plan económico del gobierno de Pedro Pablo Kuzcysnki (PPK) calificando de “sinsentido” su intención de reducir el IGV y apuntando el poco interés por la diversificación de la producción en su plan. Mediante una columna publicada en el diario La República, la excandidata presidencial también explicó los planes de su agrupación política en este rubro.

Sobre la diversificaión. “Frente a la situación de caída de precios de los commodities, de cuya exportación aún depende demasiado nuestra economía, de desaceleración, franca reducción del empleo, déficit fiscal creciente, el gobierno ha sido desacertado y zigzagueante. Cuando más claro está que la diversificación productiva debiera ser el eje central de la política económica para activar diferentes motores de nuestra economía (industria, agro, construcción, servicios, etc) de manera planificada y articulando a diversos sectores del Ejecutivo, el ministro Giuffra la descalifica como “dirigismo estatal”, en una visión anacrónica que ya el BM, BID, FMI y OCDE han superado hace rato”.

Sobre la reducción del IGV. “Sobre esta última medida (reducción del IGV al 15%), que no queda claro si va o no va, este momento de déficit fiscal alto no es el mejor. Es un contrasentido que un día el gobierno pida mayor margen de déficit fiscal y al día siguiente plantee una medida que va a reducir la recaudación: menos plata para obras y para inversiones sociales, más aún cuando sabemos que lo que el Estado va a dejar de recaudar (S/3,000 millones aproximadamente) no va a llegar al bolsillo de los consumidores sino que se va quedar principalmente en manos de las grandes empresas”.

La propuesta del Frente Amplio. “Desde el FA creemos que la mejor manera de afrontar esta nueva etapa del ciclo económico es con diversificación productiva, revirtiendo la reducción del IR (impuesto a la renta) a las grandes empresas, aumentando inversiones y gasto en gobiernos descentralizados, promoviendo la competencia en los mercados, combatiendo el abuso de posición de dominio o la concertación de precios en la industria de alimentos, el mercado del GLP o las farmacias, por ejemplo. En estos temas nos toca ser intransigentes, no por un afán obstruccionista sino por sentido de responsabilidad con nuestro país. Hay y habrá materias en las cuales no tendremos ningún reparo en coincidir con las decisiones del gobierno”.

RPP