El apagón sufrido la semana pasada en Puerto Rico, el peor en más de 36 años, deja patente la necesidad de reformar el sistema eléctrico de la isla y de hacer cumplir con la cuota mínima obligatoria del 15 por ciento para el 2020 del uso de las energías renovables en el territorio nacional.

“El apagón fue un ejemplo perfecto de la vulnerabilidad que tiene cualquier país de depender de combustibles fósiles para generar electricidad”, dijo Efraín O’Neill, ingeniero eléctrico y catedrático de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez.

O’Neill explicó que el fallo del pasado miércoles en la estatal Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) supera los problemas de infraestructura y deuda que tiene la corporación desde hace más de una década y citó como factores “el alto grado de intromisión política” y “la cultura de planificación es muy cerrada”.

“Hace 15 o 20 años se debió replantear el uso de energía renovable”, indicó el experto, quien añadió que en la práctica la AEE tampoco ha promovido políticas fuertes de “conservación y eficiencia energética”.

O’Neill opinó que la situación actual es “crítica” y que el modelo de negocios de la entidad estatal “no es sostenible y requiere transformación radical. ¿Eso requiere privatizarla? No lo creo”.

“Apenas el 2 % de nuestra energía viene de fuentes renovables”, recordó el ingeniero.
Según el catedrático, actualmente “no estoy seguro si el clima de inversión va a favorecer proyectos de energías renovables (nuevos)” porque el modelo que ha funcionado en Estados Unidos, de donde provienen los miembros de la Junta de Control Fiscal, es la creación de plantas grandes y no en específico, de islas eléctricas o comunidades solares que son alternativas que O’Neill plantea.

El pasado viernes, la Comisión de Energía de Puerto Rico pidió a la AEE enmendar el plan integrado de recursos, con proyección de 20 años, por no incluir un plan sobre fuentes de energía renovables como por ejemplo, la eólica o solar.

Según lee el documento de la Comisión, “la propuesta de la AEE no contempló el desarrollo y la integración de fuentes de energía renovable cónsona con los esfuerzos recientes para la diversificación energética.”

“Tenemos que tener un plan modificado aprobado y lo que estamos pidiendo es que ajusten el que la Comisión ha propuesto como alternativa”, dijo el presidente de la Comisión, Agustín Carbó.

Carbó indicó que este plan integrado va a permitir que no se aprueben nuevos proyectos de energías renovables que no sean consistentes con la realidad de la isla y que cumplan con la ley que establece una cuota de generación mediante fuentes renovables de un 15 por ciento para 2020.

Las principales críticas que han llegado desde distintos sectores señalan que la AEE no ha sabido dirigir sus recursos y se encuentra actualmente sin liquidez para afrontar una deuda exorbitante de 9.000 millones de dólares y, a la vez, invertir en las mejoras necesarias de sus infraestructuras que hipotéticamente hubieran evitado el apagón.

El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, afirmó tres días después del apagón que el 99 % de los usuarios afectados por el apagón masivo del pasado miércoles ha recuperado el servicio de electricidad y reconoció que aunque el problema que lo originó no era previsible es “indispensable” la modernización del sistema.

En declaraciones difundidas por La Fortaleza, sede del Ejecutivo, García Padilla dijo: “aunque la falla no hubiera sido previsible en esta ocasión, la modernización de nuestra tecnología es indispensable, para en eventos como este, agilizar el restablecimiento del servicio con prontitud”.

“Nuestro país merece un sistema de energía eléctrica confiable que apoye su desarrollo económico”, agregó, para a continuación detallar en que confía en que las herramientas “que mi administración ha logrado obtener para el Estado Libre Asociado servirán de base para la recuperación económica de nuestra isla”.

Periódico La Perla