Correa sobre las FF.AA.: Es hoy o nunca que cambiamos este país

“En el nuevo Ecuador, con la Revolución Ciudadana, todos tenemos derecho a comer igual, todos tenemos derecho a una vida digna, todos somos columna vertebral de la patria”, sostuvo el presidente Rafael Correa al indicar que mientras esté al frente del Gobierno luchará por la justicia social.

En un acto por los 48 años del Seguro Social Campesino, el Mandatario se refirió a los cuestionamientos de ciertos mandos de las Fuerzas Armadas. “Argumentan que ellos tienen derecho a tener una pensión de casi 5 mil dólares por el duro trabajo militar, pero ¿acaso ustedes no se levantan a las 5 de la mañana para trabajar?”, preguntó.

Correa señaló que el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa), con 70 mil soldados activos y pasivos, reciben más de $ 500 millones anuales y el subsidio directo es de $ 300 millones. Esto, mientras el Seguro Social Campesino recibe del Gobierno $ 70 millones. Explicó que estas son las fuentes de inequidad con las que se quiere terminar. Indicó que es un “error garrafal” considerar por ejemplo que el Issfa puede ser sostenible. “Y para eso nuestros soldados tienen que pagar 23% cuando en el sector civil se paga 9,45 de su sueldo, y el patrono tiene que pagar 46% cuando en el sector civil se paga 11,15. Además, subsidio del 60% directo a las pensiones”.

“En el nuevo país no queremos jubilaciones cinco estrellas, pero tampoco de miseria, no queremos más feriados bancarios ni entreguismos”, dijo.

Otro error, manifestó, es creer que el Issfa es de los militares. “Lean la Constitución, tenemos un solo sistema de seguridad social como debe de ser, con regímenes especiales, para los militares, policías, para los campesinos (…)”.

De allí que el Mandatario recordó que se ha enviado 3 reformas a la Asamblea: que las pensiones militares, al igual que en el sector civil se establezcan de acuerdo a los 5 mejores años de salario y no el último día del sueldo; que se ajusten de acuerdo a la inflación como en el sector civil; y que tengan un techo, el mismo del sector civil que se encuentra en alrededor de los $ 2 mil.

El Jefe de Estado también aprovechó para referirse a la decisión del Consejo de Disciplina de la Armada, que no encontró falta en una comunicación insultante que envió un capitán de corbeta al Primer Mandatario.

“Hay insolencia, incluso de algunos oficiales en servicio activo. Hay golpe de Estado suaves”, dijo Correa al apuntar que el Consejo no lo sancionó argumentando que el Presidente de la República no es su superior.

El Mandatario leyó partes de la carta del capitán Edwin Ortega, en el que lo acusa de cometer ilegalidades. “Cuesta creer que está escribiendo un oficial de la Armada, parece que está escribiendo el peor de los politiqueros”.

Correa explicó y refutó uno a uno los cuestionamientos de Ortega. “Esa mentalidad que todavía hay en ciertos estamentos de las Fuerzas Armadas, de tener un Estado dentro del Estado, eso no va con nuestra democracia. Eso no es compatible con un Estado de derecho”.

“Tenemos fascismo dentro de nuestras Fuerzas Armadas. Es hoy o nunca que cambiamos este país, todos unidos a rechazar estas posturas intolerables en la patria democrática del siglo XXI”, apuntó.

El Presidente destacó que “por los propios fundamentos de la República, de la democracia, de nuestras Fuerzas Armadas, un sujeto así debe ser sancionado y jamás debió estar en nuestras Fuerzas Armadas”.

Finalmente llamó a los ciudadanos a “no permitir que nos lleven al pasado”. El gobernante sostuvo que “estos militares activos y pasivos con una mentalidad de hace dos siglos no tienen cabida en la patria nueva”.

El Telégrafo