¡Acuerdo ya!, el grito de miles en varias ciudades del país

Miles de personas hacen parte de la movilización social de indígenas, campesinos, líderes sociales y estudiantes, que se concentraron en la Universidad Nacional, hacia la plaza de Bolívar, en lo que se denominó la ‘Marcha de las flores’.

El encuentro, que se convierte en la segunda ocasión en la que se acude a este mecanismo de participación social luego del ‘No’ en el plebiscito, se convocó para exigir un acuerdo de paz ya. En ciudades de como Cali, Medellín, Manizales, Córdoba, Santa Marta y Bucaramanga también se presentan a esta hora marchas en las zonas céntricas.

Desde las 2:00 p.m. las personas se movilizan por la calle 26 de Bogotá para llegar al Centro de Memoria y luego tomar la carrera séptima. Se recomienda evitar transitar por estas zonas debido a la congestión que puede haber.

Los indígenas de diversas etnias encabezan la marcha con mensajes que exigen la paz y, además, cargan rosas blancas en sus manos.

De otro lado, Gustavo Moncayo, quien en el 2007 emprendió una caminata desde Nariño hasta Bogotá para exigir que su hijo el suboficial Pablo Moncayo fuera liberado por las Farc, espera desde el Planetario Distrital a la multitudinaria movilización.

Para el ‘profesor’, como se le conoce, lo importante con esta marcha es que el pueblo colombiano le da respaldo unánime al proceso de paz y a las víctimas, “porque hay una capacidad muy grande para perdonar”, señaló.

Durante la caminata, en la que se escucha el grito “¡acuerdo, ya!, ¡acuerdo, ya!”, indígenas y campesinos en la marchaseñalan que “las personas que votaron el ‘No’ son personas que no sufrieron la guerra. Nosotros, lo rural, sí lo sufrimos y queremos vivir en paz”.

Los marchantes se unieron en el Centro de Memoria Hsitórica con alrededor de 2.000 personas víctimas del conflicto armado, para seguir su camino por la calle 26, tomar la carrera 7.ª y de allí culminar en la plaza de Bolívar.

Otro punto de encuentro de la marcha, como se hizo en días pasados en la ‘Marcha del silencio’, es el Planetario Distrital. Allí, se unirá otro grupo que fue convocado en la calle 45 con carrera 7.ª, la mayoría de ellos estudiantes de las universidades Javeriana y Distrital.

Recomendaciones para el tránsito

Para no caer en los trancones provocados por la movilización social se recomienda buscar la avenida Circunvalar, las carreras 30, 68, Caracas y Boyacá como ejes para transitar desde o hacia el sur o norte de la ciudad.

Además, otras salidas para evitar el tráfico son las calles 6.ª, 13, 19, 53 y 63, también la avenida de Las Américas, en caso de desplazamiento en los sentidos oriente y occidente.

En las otras ciudades

Manizales

En la plaza de Bolívar, un grupo de representantes del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) y otras organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos se organizan con fotos, ofrendas florales y carteles alusivos a crímenes cometidos por agentes estatales.

Entre tanto, una veintena de jóvenes de las seis universidades de la ciudad se preparan para marchar desde el parque de la Mujer hasta esta la plaza principal para unirse a esta otra manifestación al rededor de las 7 de la noche. Entre la indumentaria de los estudiantes se destaca una bandera del partido Unión Patriótica, víctima de un genocidio político que dejó cerca de 3.000 muertos entre sus militantes.

Sin embargo, la asistencia no ha sido la esperada por cuenta de la lluvia que ha caído casi todo el día en la ciudad

Cartagena

En Cartagena, un grupo de activistas de la ‘Red Sí paz Bolívar’ acampan en el Parque Bicentenario de la ciudad para exigir un pronto acuerdo con las Farc. El movimiento social asegura que permanecerán en este lugar hasta que no se logre un cierre en los pactos para la paz con esta guerrilla.

La ‘Red Sí paz Bolívar’, que agrupa a 42 organizaciones de la región, es una de las agremiaciones más fuertes en la región Caribe que hoy promueve alcanzar la paz definitivamente.

En Medellín, Montería y Manizales ya comenzaron los recorridos por las zonas céntricas de las ciudades.

De otro lado, en Cali, la ‘Marcha de las flores’ comienza a las 5 de la tarde e irá desde el parque de las Banderas hasta llegar a la Gobernación del Valle, en el centro de la ciudad.

El Tiempo


¡Acuerdo ya!, fue la proclama de la marcha por la paz de Colombia

Una extensa mancha blanca recorrió en la tarde del miércoles el centro de Bogotá, entre el Planetario Distrital y la plaza de Bolívar. A su paso se escuchaban proclamas como “¡Acuerdo ya!” y “¡Yo soy paz!”.

Eran las miles de personas que en tiempo récord, a través de las redes sociales y el voz a voz, fueron convocadas en la capital para exigir un acuerdo de paz, tras la victoria, por un estrecho margen, del ‘No’ en el plebiscito realizado el pasado domingo para refrendar los acuerdos de paz entre el Gobierno Nacional y las Farc. (Además: )

La movilización, que comenzó en el Planetario, llegó a copar todo el entorno y luego la carrera 7.ª, desde la calle 20 hasta la plaza de Bolívar.

Estudiantes de todas las universidades con sede en la capital y del Sena, así como líderes sociales, empleados de oficinas y espontáneos, con camisetas, banderas, carteles y globos blancos, el color de la paz, sobresalían en esa mancha que recorrió el centro para, finalmente, concentrarse frente al Capitolio.

Otros, en cambio, llevaban el tricolor patrio, velas y velones.

La convocatoria a la multitudinaria marcha en silencio por la paz no tenía un color político ni ideología y no había reparos a la participación de partidarios del ‘No’ o del ‘Sí’ o de los abstencionistas. Todos eran bienvenidos.

La condición era que quisieran la paz y que no llevaran elementos alusivos a partidos políticos, según explicó Jaime Bravo, estudiante de Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana y líder de Javerianos por la paz, un movimiento que surgió en agosto pasado, tras la finalización de los diálogos en La Habana.

“El Gobierno y las Farc han invertido mucho tiempo en los diálogos de paz, el país ha esperado todos estos años para conseguir un acuerdo; ahora que se votó por el ‘No’ en el plebiscito, es el momento de pronunciarnos y de que todos nos unamos en torno a un acuerdo final”, agregó Bravo cuando apenas comenzaba la concentración en el lobby de acceso de este campus.

La movilización comenzó media hora antes de lo programado. A las 4:30 de la tarde, por ejemplo, estudiantes y profesores de la Javeriana y de la Piloto comenzaron su camino por la carrera 7.ª elevando arengas en las que les decían a las víctimas y desmovilizados “los queremos en casa”. Lo propio hacían otros grupos de personas que desde diferentes puntos de la ciudad se dirigían hacia el Planetario, el sitio de concentración.

Pasadas las 6 de la tarde, la cantidad de personas era incontable. No alcanzaba la vista a cubrir la inmensa multitud que se encontraba en la zona. La aglomeración inicial llegaba hasta los alrededores de la plaza de toros y más allá de la torre Colpatria.

En muchos de los carteles, en los que predominaba el color blanco, se podían leer mensajes como: “No basta con hablar de paz, uno debe creer en ella, hay que trabajar para conseguirla”, mientras otros gritaban “ ¡Acuerdo ya!” y luego “¡Yo soy paz!”.

En el camino, los ciudadanos alentaban a los manifestantes con vivas, mientras que los conductores de vehículos hacían sonar sus cornetas y pitos.

Katerin Torres, activista por la paz y quien con megáfono en mano ayudó a organizar a los asistentes, expresó: “Esta es nuestra oportunidad para que todos nos unamos y exijamos un acuerdo de paz definitivo. Como sociedad no podemos permitir que las partes vuelvan a la guerra”.

Antes de partir hacia la plaza de Bolívar, entonaron el Himno Nacional y no faltó a quien se le pusieron los pelos de punta de la emoción. De ahí en adelante todo el recorrido fue en silencio.

A las 7:30 de la noche, los manifestantes habían colmado la plaza. Allí, a una voz, se volvió a entonar el Himno Nacional, que se escuchaba en todo el contorno. Cientos de banderas blancas y el tricolor se elevaron, mientras repetidamente se reclamaba: “Queremos la paz, queremos la paz, queremos la paz”…

La emotiva marcha por la paz en la capital se prolongó hasta pasadas las 8:30 de la noche.

Así se registró la multitudinaria movilización en las ciudades

Bucaramanga

En la Plazoleta Cívica Luis Carlos Galán, diferentes organizaciones sociales se unieron a los estudiantes de la Universidad Industrial de Santander (UIS) para apoyar los acuerdos con las Farc. “Hemos puesto los muertos y queremos que esto se acabe sin modificar lo que aparece en los acuerdos de las mujeres víctimas”, dijo Nelly Benavides, de la Red Departamental de Mujeres Víctimas.

Barranquilla

Con la Catedral Metropolitana María Reina de testigo, unas 500 personas se reunieron desde las 5 de la tarde en la plaza de la Paz de Barranquilla para manifestar que no se vayan al traste las negociaciones con las Farc. Sobre una improvisada tarima se declamaron varias poesías. “No queremos estar a espaldas de lo que se vaya decidiendo y proponiendo”, comentó Ezequiel Aristizábal, uno de los asistentes.

Cali

“Nuestros padres ganaron la guerra y nosotros ganamos la paz”, como en el himno de Cali, fue una de las pancartas que acompañaron la marcha de más de 2.000 universitarios por el sur de la ciudad. Desde diferentes puntos, los caleños marcharon hasta el parque Panamericano. Sara Machado, una universitaria, dijo que el mensaje que se lleva es para todos, para que exista un acuerdo de paz.

Cartagena

“No sé qué es eso de la paz, pero a mí no me la embolatan”, dijo un joven cartagenero durante la marcha del silencio por la paz. 400 personas de blanco se reunieron en la emblemática India Catalina y comenzaron a marchar a las 6 de la tarde por la avenida Venezuela, hasta la Torre del Reloj, en el Centro Histórico, en silencio. Pancartas y velas guiaron el llamado a la reconciliación nacional.

Neiva

En el parque Santander, de Neiva (Huila), más de 100 personas se dieron cita para pedir que se mantenga viva la esperanza de la paz. “Portamos velas encendidas para que la luz guíe las negociaciones y nuestra petición es que el Gobierno y las Farc no se levanten de la mesa y más bien encuentren salidas”, afirmó César Adolfo Parra, líder de la comuna 10, en Neiva, víctima de desplazamiento forzado.

El Tiempo