En la actualidad la mayoría de las personas consideran que el colonialismo es un asunto del pasado, superado por los siglos y el sistema de democracia electoral existente en la mayoría de los países.

Para el fallecido escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano “El colonialismo visible te mutila sin disimulo: te prohibe decir, te prohíbe hacer, te prohibe ser. El colonialismo invisible, en cambio, te convence de que la servidumbre es tu destino y la impotencia tu naturaleza: te convence de que no se puede decir, no se puede hacer, no se puede ser”.

Un 12 de octubre de 1492 los pueblos y gobiernos latinoamericanos recuerdan la lucha de los indígenas contra los colonizadores españoles y el exterminio que acabó con la vida de más de 90 millones de personas.

¿A 524 años de la invasión española ha terminado la colonización en América?

Actualmente potencias como EE.UU., Francia, Reino Unido, y Alemania han proclamado un nuevo concepto que reemplaza el de colonización, la globalización, un proceso económico, tecnológico, político y cultural a escala planetaria que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo uniendo sus mercados, sociedades y culturas.

El líder de la Revolución Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, dijo de la globalización, que lejos de crear un mundo unido y al alcance de todos, ha traído pobreza.

Nuevas formas de colonización

El papa Francisco, a inicios de julio de 2015, advirtió durante su visita a Bolivia sobre las “nuevas formas de ejercer colonialismo”.

Ese nuevo colonialismo, según el papa “adopta diversas fachadas; a veces, es el poder anónimo del ídolo dinero: corporaciones, prestamistas, algunos tratados denominados ‘de libre comercio’ y la imposición de medidas de ‘austeridad’ que siempre ajustan el cinturón de los trabajadores y de los pobres”.

El liderazgo latinoamericano contra el colonialismo

Desde la llegada a la presidencia del Comandante Chávez en 1999, la región experimentó un repunte en su histórica lucha por la plena independencia y liberación de los yugos coloniales y neocoloniales.

El presidente Chávez fue el principal impulsor, junto a Fidel Castro y presidentes progresistas como Luis Inácio Lula da Silva, Evo Morales, Rafael Correa, Néstor Kirchner, y Daniel Ortega, de mecanismos de integración latinoamericana y caribeña como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA); la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR); Petrocaribe; la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Este 12 de octubre es válido para recordar que la lucha de nuestros aborígenes se mantiene viva. Ya no con lanzas ni flechas, sino con la conciencia y el conocimiento de que el colonialismo, parafraseando el principio de conservación de la energía “no se ha destruído, sino que se ha transformado”.

TeleSur