Nace una escuela de educación popular en Tucumán, Argentina: ¿por qué llamarla Berta Cáceres?

Educación popular, una pedagogía de la praxis liberadora

Una flamante fan page de facebook da cuenta del nacimiento de este “proyecto de escuela de educación popular antipatriarcal, anticapitalista, antiimperialista, ambientalista y latinoamericanista, en Tucumán, Argentina”.

Se anuncia su inauguración en octubre de 2016 y se adelanta que “la escuela buscará ser un espacio de conocimientos, intercambio y debates, que ayuden a construir una mirada más profunda de los problemas y las luchas de nuestros tiempos”. Dicha construcción, dice la presentación, se orienta a “una alternativa que no sea ni dogmática ni eurocéntrica, sino por el contrario, con los pies en la tierra de Nuestramerica”.

El proyecto, que reconoce antecedentes en diversas construcciones y tradiciones de la educación popular con las que se referencia, nace en Tucumán por una iniciativa del Frente Popular Darío Santillán (Corriente Nacional) y se lleva adelante a través de la articulación con compañerxs de diversas organizaciones y luchas hermanas, como las feministas de Las Lilith, lxs militantes de TIERRHA, lxs luchadores socioambientales de la Asamblea de la Plaza y otras. La propuesta de contenidos (que se abordarán en talleres de frecuencia quincenal) será anunciada en breve, aunque se anticipa que los ejes temáticos girarán en torno de la defensa del territorio como lucha contrahegemónica, abordajes sobre feminismo y género, tradiciones revolucionarias de América Latina, estudios sobre la teoría del valor en Marx y una mirada histórica y práctica sobre la educación popular latinoamericana como pedagogía de la praxis liberadora.

En el nombre de Berta

“Berta Cáceres ya es parte de las tradiciones de lucha de Nuestra América, en tanto referente insoslayable de las causas indigenistas, ecologistas y feministas. Nació y vivió en el territorio de Honduras, como integrante de la nación originaria Lenca, mayoritaria entre la población indígena de ese país. Fue coordinadora y fundadora del COPINH (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras). En 2015 recibió el Premio Ambiental Goldman por su contribución a la lucha contra la represa Agua Zarca, proyecto del Banco Mundial, que amenazaba con desplazar a cientos de campesinos indígenas. En marzo de 2016 fue asesinada por sicarios que respondían, según todas las evidencias, a la corporación DESA, propietaria e impulsora de ese proyecto extractivista y ecocida.

Hace pocos días se cumplieron seis meses del crimen sin que el gobierno hondureño haya dado un solo paso en su esclarecimiento. Hoy Berta es bandera de comunidades y luchas en todo el subcontinente, y su nombre nos pareció no sólo un justo homenaje sino una declaración de principios de nuestra flamante escuela de educación popular”.

Escuela Berta Cáceres