Contexto Nodal
En la noche del 26 de septiembre de 2014, policías federales y municipales de Iguala, estado de Guerrero, atacaron a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que se dirigían en autobuses a la capital mexicana a conmemorar la masacre de Tlatelolco en 1968. El saldo de la represión fue de seis personas asesinadas y 43 estudiantes desaparecidos. Sin avances en la investigación, sus familiares siguen reclamando justicia y denunciando la responsabilidad del Estado.

Contra lo que pudiera pensarse, la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero, sigue más vigente que nunca. Por lo menos para Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que ayer anunció que regresa a México a dar seguimiento a este caso que ha dado la vuelta al mundo, según informa el sitio web de El País.

La plana mayor de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) viajará en noviembre a México a comprobar el estado de la investigación sobre la desaparición de los 43 estudiantes normalistas en Iguala, Guerrero, hace ya más de dos años. Será la primera supervisión internacional de uno de los casos que más han sacudido al país después de la abrupta salida de los expertos internacionales, cuyo análisis chocó con la versión oficial.

La visita se realizará entre el 9 y el 12 de noviembre y estará encabezada por el nuevo secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, cuyo antecesor, el mexicano Emilio Álvarez Icaza, sostuvo un fuerte pulso con las autoridades mexicanas por su tratamiento del caso y de los expertos independientes que coordinó la Comisión. También forman parte de la comitiva el presidente de la CIDH, James Cavallaro, así como el relator para México, Enrique Gil Botero, que coordina el Mecanismo de Seguimiento.

Este es un grupo compuesto por al menos dos asesores técnicos designados para dar seguimiento a las recomendaciones realizadas en dos informes por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que en abril rompió relaciones con el Gobierno mexicano por el uso “político e irresponsable” que en su opinión se hizo de algunos de los elementos más controvertidos del caso.

La formación de este “mecanismo” fue acordada el pasado mes de julio y fue activado en septiembre. Con la visita de ahora, comienza su trabajo in situ, una tarea que se extenderá por el momento durante los próximos 12 meses.

En esta primera visita, los especialistas viajarán a Ciudad de México y a Ayotzinapa y presentarán el “plan de trabajo” del mecanismo. También celebrarán reuniones bilaterales con “actores clave para garantizar su funcionamiento” y, asimismo, con familiares de las víctimas de Ayotzinapa, adelantó la CIDH.

“La CIDH tiene expectativa de que las recomendaciones del GIEI sean debidamente cumplidas y el Mecanismo sirve para dar seguimiento al progreso en la implementación de las mismas”, dijo Cavallaro en un comunicado.

Por su parte, el relator Botero subrayó la importancia de una colaboración “integral” por parte de las autoridades mexicanas a todos los niveles. “Buscamos la integral colaboración de las autoridades nacionales y locales, de todos los poderes del Estado”, puntualizó.

Botero tiene bajo su responsabilidad el mecanismo de seguimiento a las medidas cautelares dictadas para el caso de los 43 alumnos de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, desaparecidos en Iguala, Guerrero.

México da la bienvenida a la visita de la CIDH

En respuesta, el Gobierno de la República saludó el anuncio de CIDH y reafirmó su compromiso indeclinable con la búsqueda de la verdad en ese caso, la atención a las víctimas, así como con la promoción y la protección de los derechos humanos en México.

Las secretarías de Relaciones Exteriores y de Gobernación, así como la Procuraduría General de la República (PGR) señalaron que, en particular, el gobierno reconoce el hecho de que esa comisión haya avanzado en los preparativos administrativos correspondientes.

En un comunicado conjunto agregaron que esos avances harán posible el inicio formal de las actividades del esquema de seguimiento.

De la visita anunciada por la CIDH destaca que se da en el marco del referido esquema, tal y como fue acordado en julio por el Estado Mexicano y los familiares de los jóvenes desaparecidos, así como sus representantes.

Ello se refleja en la resolución de seguimiento de las medidas cautelares Número 42/16, emitidas el 29 de julio pasado, destacaron las dependencias.

Cancillería, Gobernación y la Procuraduría señalaron que el comisionado Enrique Gil Botero será recibido por las autoridades correspondientes del Gobierno de México, las que le informarán puntualmente sobre los avances en las investigaciones.

También respecto a las acciones de búsqueda y de atención a las víctimas; el coordinador del mecanismo de seguimiento sostendrá, igualmente, reuniones con los padres de esos estudiantes y sus representantes.

Sipse