Morales quiere a comunidad internacional en Silala y redimir DDHH de transportistas en Chile

Bolivia invitará a la comunidad internacional a visitar los manantiales del Silala, nacidas en su territorio sudoeste y que, conectadas a un sistema de acueductos, bajan a Chile donde son aprovechadas por privados hace 108 años sin un solo centavo de retribución, dijo el lunes el presidente Evo Morales en La Paz, al tiempo de patentar su decisión de arreciar sus denuncias sobre la violación de los derechos humanos de transportistas bolivianos en puertos chilenos en la Organización de Naciones Unidas (NNUU).

“No tenemos fecha definida para invitar a organismos internacionales (a ver en terreno los manantiales) pero nuestro deseo es que sea (en el) Silala, sobre otros temas pendientes (tales como el juicio marítimo a Chile en La Haya) o sobre derechos humanos. Qué bueno sería que instituciones, organismos internacionales nos acompañen a verificar y en el lugar levantar las demandas o las denuncias o las verdades”, dijo Morales durante una conferencia de prensa en su despacho presidencial.

El mandatario boliviano que viene de radicar una denuncia en el Consejo de los Derechos Humanos de NNUU en Ginebra, calificó de “importante” la visita de organismos internacionales al Silala, más aún después de que Chile pidió a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya esclarecer si el curso de agua es río de curso sucesivo, como alega, o si se trata de aguas manantiales como defiende Bolivia.

Grosso modo, se estima que se trata de 13 billones de m3 de agua que discurrieron desde 1908 desde Bolivia a Chile.

El Presidente boliviano asignó crucial importancia a que la comunidad internacional compruebe en terreno de qué se trata, de un río internacional o de aguas de manantial.

“Este proceso va a continuar no sé si ante las autoridades de Chile pero, sobre todo, para eso hay instituciones de NNUU. Inclusive hemos invitado a la Presidente (Michelle Bachelet y), ministros (chilenos) que nos visiten a los manantiales del Silala o al Río Lauca”, sostuvo.

En momentos en que las relaciones boliviano chilenas son más álgidas que nunca en la historia de los últimos 50 años, Morales dijo, asimismo, que intentará que NNUU eviten la recurrente violación a los derechos humanos de los camioneros bolivianos en carreteras y puertos del norte de Chile.

“Mediante el Ministerio de Relaciones Exteriores se ha enviado notas: ninguna respuesta. Ni sí ni no. Siento que ésa es la política del gobierno de Chile. Ignorarnos, no responder. Y obligados a defender los derechos humanos de los transportistas, así que vamos a defenderlos en las distintas instancias de organismos internacionales”, afirmó el jefe de Estado boliviano.

Morales dijo que la denuncia boliviana de la semana pasada en Ginebra, caló hondo en la comunidad internacional.

“Nos ha ido muy bien: tenemos apoyo de la comunidad internacional. Se demuestra cómo algunas, no son todas las autoridades de Chile, perjudican transporte violando los derechos humanos” de los camioneros bolivianos, apuntó.

En la CIJ Bolivia y Chile litigan por el reclamo boliviano de una salida propia al mar, por los derechos de las aguas del Silala y, en la agenda bilateral ha saltado el desvío, por parte de Santiago, del internacional Río Lauca en 1962, que voló por los aires la relación bilateral que pese a esfuerzos en varias décadas no termina de restaurarse.

En 2013, Bolivia apeló a la CIJ para que Chile se avenga a una negociación de buena fe que le permita acceder, tras casi siglo y medio de mediterraneidad, a una salida propia al mar Pacífico.

Bolivia resignó a manos de Chile en 1879 sus 400 km lineales de costas y 120.000 km2 de territorios que desembocan en el mar.

ABI