Los directores brasileños Matheus Plastino y Rodrigo Freitas han advertido, a través de su producción audiovisual que compite en el XXII Festival Internacional de Cine Ambiental de la localidad lusa de Seia, que el desastre ambiental del río Doce en Mariana (Brasil) se podría repetir.

El pasado 5 de noviembre, un dique de residuos de actividades mineras cedió y provocó la contaminación de 650 kilómetros en el río Doce, hasta su desembocadura en el Atlántico, hecho calificado como el mayor desastre medioambiental de la historia de Brasil.

En su cinta, de 15 minutos, Plastino y Freitas explican que “no interesa mostrar los efectos” del desastre ocurrido en el municipio de Mariana, según explicaron a EFE.

“Se ha asesinado un río entero”, asegura Matheus Plastino, a la vez que afirma que “se ha acabado con un modelo de vida y toda una cultura”, ya que el lodo, cargado de numerosas sustancias tóxicas, dejó sin agua potable a 250.000 personas, a la vez que acabó con la agricultura y la pesca del entorno, dejando 650 kilómetros de río contaminados.

Hay otros diques de depósitos de residuos mineros tanto en Mariana como en el resto de Brasil que podrían acabar igual, aseguran los productores de este cortometraje en el que entrevitaron a catorce personas.

La cinta, creada hace medio año por encargo de la Universidad Federal Fluminense, ha sido galardonada con el primer premio de la Muestra de Cine Latinoamericano Universitario del estado brasileño Mato Grosso.

El XXII Festival Internacional de Cine Ambiental que acoge Seia, localidad próxima a la provincia de Salamanca, exhibirá hasta el próximo día 15 de octubre, trabajos audiovisuales de todo el mundo relacionados con el medio ambiente.

Cooperativa