Dos encapuchados acabaron este domingo con la vida del líder de la Guardia Campesina y Popular de Frontino (Cauca) y defensor de derechos Humanos Yimer Chávez Rivera. Según la denuncia hecha por la Organización para el Desarrollo Urbano y Campesino (Orideurca), la víctima salía de su casa en compañía de su esposa, cuando fue atacado por los sicarios que le propinaron tres disparos letales. Su mujer, Noira Castillo, resultó herida y fue trasladada a un centro asistencial de Popayán.

En un comunicado la organización señaló que Chávez, de 31 años, era reconocido por su trabajo en defensa de los derechos humanos y constructor de paz en el territorio y por tanto pidió a las autoridades y al Estado garantías reales para quienes realizan estas labores en el departamento. “A pesar de la firma del acuerdo de paz entre las Farc y el Gobierno colombiano y los avances en el proceso de paz con el Eln, el Cauca ha visto un incremento en las agresiones y amenazas en contra de los hombres y mujeres que defienden el Territorio”, señala el texto en el que recuerdan que en mayo pasado se perpetró un atentado contra Ana Milena Miranda, otra integrante de Orideurca y de la Guardia Campesina Popular.

De acuerdo con la denuncia, el asesinato de Yimer Chávez constituye una agresión directa contra la propuesta de paz que la organización ha ido adelantando en el Cauca por lo que exigen al Estado el reconocimiento y la protección de las Guardias Campesinas como figuras de construcción de paz en los territorios. “Las comunidades campesinas no tenemos una figura autónoma de protección por lo que Orideurca ha impulsado la creación de las Guardias Campesinas y Populares en varios municipios de la zona centro del Cauca como una figura de apropiación y protección del territorio, reconstruyendo los lazos de confianza dentro de la comunidad y construyendo la paz desde los territorios”, concluyen.

El Espectador