Primeras movidas en busca del pacto político para la paz

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos y el Centro Democrático (CD), que orienta el expresidente Álvaro Uribe, ganador del plebiscito del pasado domingo que dejó el acuerdo de La Habana en el limbo, dieron este lunes el primer paso hacia la construcción de un acuerdo político nacional que permita salvar la paz con las Farc.

Cada sector designó tres compromisarios que tendrán la misión de iniciar el diálogo en busca del nuevo pacto para la paz.

Por el uribismo fueron designados Óscar Iván Zuluaga, Carlos Holmes Trujillo e Iván Duque. Los tres fueron los jefes de debate en defensa del ‘No’ en el plebiscito y tienen la investidura de precandidatos presidenciales.

Por el Gobierno estarán la canciller María Ángela Holguín; el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, y el jefe del equipo negociador, Humberto de la Calle. Los 3 fueron plenipotenciarios en las negociaciones con las Farc en La Habana.

Este lunes mismo hubo contactos telefónicos informales entre algunos de ellos y se espera que los encuentros comiencen de un momento a otro. La primera cita podría ser este martes mismo.

El clima que se vivía este lunes en el país era el de intentar, por todos los medios, evitar un retroceso hacia la guerra con la insurgencia, tras los resultados del plebiscito.

Además de la designación de los compromisarios, Santos y Uribe se enviaron mensajes recíprocos, públicos, sin mencionarse, para avanzar en la construcción del pacto por la paz, los cuales generaron tranquilidad.

Uribe en el Senado

Uribe sorprendió en horas de la tarde poniendo el tema sobre la mesa al intervenir desde su curul en la plenaria del Senado, cuando preguntó a sus colegas santistas: “Ustedes que han escuchado al Gobierno, ¿sí hay disposición en el Gobierno y en el Presidente de la República de escuchar para introducir algunos cambios (a los acuerdos de La Habana)?”.

Luego les advirtió que su pregunta no pretendía “generar debate” en ese momento ni aspiraba a que le contestaran de inmediato, sino que lo hacía “para que reflexionen”.

El jefe del CD hizo la pregunta porque sabía que Santos se había reunido en la mañana con sus amigos del Senado para abordar el tema.

También dijo, en tono de notificación al Gobierno, que habrá otros compromisarios de sus amigos conservadores Andrés Pastrana, Alejandro Ordóñez y Marta Lucía Ramírez, que aunque actuaron a su lado en defensa del ‘No’, no son de la estructura del CD.

Minutos después, desde la Casa de Nariño, el presidente Santos saludó la designación de los compromisarios uribistas y anunció los suyos.

“Recibo con entusiasmo la designación de tres voceros del Centro Democrático para sentarse a dialogar y llevar a feliz término el proceso de paz”, dijo Santos desde Palacio.

El Presidente, además, expresó que de parte suya existe “toda la voluntad y la determinación” para “llegar pronto a soluciones satisfactorias para todos”.

Refiriéndose a los uribistas, dijo que se necesita “actuar con prontitud y poner límites de tiempo, pues la incertidumbre y la falta de claridad sobre lo que sigue pone en riesgo todo lo que hasta ahora se ha construido”.

EL TIEMPO pudo establecer en fuentes allegadas a los dos sectores que la primera cita de los compromisarios tendrá agenda abierta y sin ningún protocolo.

Uribe, quien ha liderado los pronunciamientos públicos tras su victoria política del domingo, sí ha dado muestras de lo que podrían ser sus temas de interés para el diálogo con el Gobierno.

Rescatar el proceso

Este lunes, por ejemplo, sorprendió con tres anuncios adicionales: se mostró dispuesto a apoyar una amnistía amplia para los guerrilleros rasos de las Farc, pidió protección para los integrantes de esa guerrilla mientras se mantengan en cese del fuego y de hostilidades y pidió aprobar una ley que alivie la situación de los militares condenados por razones del conflicto armado, sin que se llegue a la impunidad.

El presidente Santos, desde muy temprano este lunes, desplegó muchas acciones en busca de mantener vivas las esperanzas de la paz con la guerrilla.

A primera hora recibió a los negociadores del acuerdo, Humberto de la Calle y Sergio Jaramillo, a quienes impartió instrucciones para ir a La Habana a hablar con las Farc. Ambos viajaron en la tarde a la capital cubana.
De paso, ratificó a De la Calle, quien puso a su disposición su cargo, tras el fracaso del plebiscito.

Durante todo el día, el Presidente recibió expresiones de apoyo de la comunidad internacional (jefes de Estado y directores de organismos multilaterales), sectores sociales y todos los partidos políticos, que lo alentaron a mantenerse en busca de la paz.

‘El país ahora necesita unidad’: presidente Santos

El presidente Juan Manuel Santos aseguró este lunes que es necesario poner límites de tiempo claros a los acercamientos que sostendrá su gobierno con los sectores uribistas y demás líderes del ‘No’ que lo derrotaron en las urnas en el plebiscito refrendatorio de los acuerdos con las Farc.

Santos añadió que tomó la decisión de crear esta comisión de alto nivel con el objetivo de superar la polarización que vive el país y para encontrar puntos de acercamiento que permitan salvar lo negociado durante los últimos cuatro años con la guerrilla.

“El país ahora necesita unidad. Tenemos que dejar atrás las rencillas, los odios y la polarización que tanto daño nos hace”, precisó el mandatario –desde la Casa de Nariño– en su única aparición pública de ayer.

El Jefe de Estado también aseguró que es necesario superar la incertidumbre política que dejó el revés en el plebiscito, por lo cual la comisión debe tener una respuesta pronta de los delegados uribistas y demás líderes del ‘No’.

La principal bandera política del Presidente desde que se posicionó el 7 agosto del 2010 es acabar con el conflicto armado a través de la vía del diálogo, por lo cual este lunes comenzó una tarea ardua para evitar que el revés en las urnas se convierta en un freno en la consecución de su primer objetivo como Jefe de Estado.

“Con la voluntad de paz de todas las partes, podremos llegar pronto a soluciones satisfactorias. De ser así, el país saldría ganando y el proceso terminaría fortalecido”, concluyó Santos.

El Tiempo


Estos serán los puntos críticos del diálogo entre Gobierno y uribismo sobre la paz

Luego de que los acuerdos alcanzados en La Habana, Cuba, entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc no fueran refrendados en las urnas, hay puntos específicos que tendrán que tenerse en cuenta para una posible renegociación.

Aunque el Gobierno Nacional y las Farc se han mostrado abiertos a buscar soluciones, falta conocer la posición de los opositores, en su gran mayoría del Centro Democrático, sobre cuáles serán esos aspectos que tendrán que ser modificados, para aceptar el acuerdo.

Sin embargo, en el proceso de negociación y en la campaña para la refrendación se dejaron algunas posiciones claras sobre la discordia, que estaría fundamentada en cuatro aspectos: el capítulo de justicia, la restitución de tierras, la participación política de las Farc y el tratamiento que se le debe dar al delito de narcotráfico.

Esos son quizá los principales asuntos sobre los que se centrará el diálogo entre los delegados del Gobierno y los representantes del Centro Democrático. ¿Cuál es la realidad de cada uno?

Justicia

Carlos Arias aseguró que dentro del tema de la justicia hay que analizar detenidamente aspectos como la amnistía para las Farc y los límites que existen entre la justicia ordinaria y la transicional.

“Esos límites de la justicia tradicional y la justicia transicional son los más complejos, porque la segunda significaría, según los opositores a los acuerdos, que se estarían transgrediendo los límites de la propia justicia, lo que quiere decir que los miembros de las Farc serían juzgados con un rasero diferente a otros desmovilizados, como de los grupos paramilitares”, señaló Arias.

Allí entra a jugar un papel importante el tema de los delitos de lesa humanidad, ya que los acuerdos de La Habana no dejan claro qué pasará con las penas por esas conductas y si pagarían o no cárcel, razón que argumentan los opositores al acuerdo, por lo que se tendría que precisar o modificar ese texto.

Para la directora del programa de Derecho de la Universidad de La Sabana, Juana Acosta, los temas de justicia que más generaron controversia son los relacionados con la cárcel para los guerrilleros, especialmente frente a si “los máximos responsables de crímenes de lesa humanidad deben purgar penas”.

En ese mismo sentido se pronunció Frederic Massé, director del Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales de la Universidad Externado, quien fue enfático en asegurar que, aunque no se trata de imponer penas de 20 o más años para los miembros de las Farc, “se deben precisar más esas restricciones a la libertad y hacer un endurecimiento en las penas, especialmente cuando se trata de crímenes de lesa humanidad”, por ellos cometidos.

Participación en política

Otro de los temas que -quedó en evidencia en la campaña del plebiscito- genera discordia es la participación política de los guerrilleros. Aunque los analistas consideran que son aspectos que pueden llegar a flexibilizarse, la oposición no está de acuerdo en que a las Farc se les den curules inmediatas por un lapso de ocho años sin que las ganen en elecciones.

“Está muy relacionado con el tema de los crímenes de lesa humanidad, en el sentido de quiénes podrían ser la cabeza de esas curules y si hay que darles curules en forma inmediata o no”, señaló la directora del programa de Derecho de la Universidad de La Sabana, Juana Acosta, explicando que el principal motivo de discordia son las plazas que se les dan “regaladas”.

Para Frederic Massé, director del Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales de la Universidad Externado, los guerrilleros que quieran participar en política no deben ser responsables de crímenes de lesa humanidad, lo que haría que los jefes de las Farc queden fuera. O “que cumplan las penas y después participen”.

El experto del Externado también propuso que este punto se pueda terminar teniendo en cuenta “la voluntad de la guerrilla para reconocer los crímenes, para la reparación a las víctimas y que se comprometa a entregar a los menores y los dineros para la reparación”.

Para Massé, este punto sería un poco más general en varios aspectos: la indemnización a los guerrilleros, la entrega de menores de edad de las filas de la guerrilla y buscar “más compromiso de las Farc, que haya un trabajo verificado y no solamente que vayan recibir beneficios”.

Tierras

Para Carlos Arias, docente de la maestría en Comunicación Política de la Universidad Externado, un punto de discordia de los opositores a los acuerdos está centrado en cómo será la restitución de tierras. Este tema podría ser de los “más complejos”, ya que –según el experto— toca neurálgicamente el alma de los principales opositores del No, porque mucha tierra que está ocupada por las Farc va a ser reclamada (por ellos) y el Gobierno establece que debe ser restituida.

“Es un tema económico, histórico de posesión de tierras. Cuando se empiece a revelar que todas estas tierras tuvieron algo que ver con el conflicto, tendrían que respaldar las titulaciones e ir a declarar, lo que podría llegar, en algunos de los casos, a revelar cómo fueron adquiridas”, resaltó Arias.

También está el tema de enfoque de género, con el que se podría afectar el concepto de familia, según resaltó Juana Acosta, directora del programa de Derecho de la Universidad de La Sabana, quien cree que lo más importantes es “partir de la base que ya está, porque partir de cero no sería viable”.

A todo esto se sumarían más temas, por vacíos que cause la resolución de las controversias, según Acosta, que resaltó que lo primordial es que “exista un compromiso real de las Farc y que se den acuerdos más explícitos de cara al país”.

Narcotráfico

Este es otro de los grandes temas en los que el Centro Democrático basó su campaña por el No en el plebiscito. El ex presidente Uribe y sus seguidores sostuvieron siempre que considerar al narcotráfico como un delito conexo al de rebelión era abrir otra puerta a la impunidad, sobre todo cuando las Farc llegaron a ser calificadas internacionalmente como el segundo más grande cartel de la droga.

La tesis que el Gobierno y las Farc finalmente avalaron, luego de las negociaciones en La Habana, es que la guerrilla es un grupo al margen de la ley que utilizó el tráfico de droga como un medio para financiar una lucha política. Por lo tanto, bajo esa óptica, el narcotráfico es un delito conexo al de rebelión.

El gran problema es que, evidentemente, el tema del narcotráfico está ligado a un asunto sobre el que el país no tiene ninguna claridad: cuál es la fortuna de las Farc, dónde está y cómo se puede acceder a esos recursos para reparar efectivamente a las víctimas.

El objetivo del Centro Democrático al presionar para que se renegocie lo acordado en La Habana en este tema, sería poner a las Farc contra la pared para que se comprometan a entregar realmente el dinero que tienen oculto y que ni siquiera la Fiscalía ha podido cuantificar.

Puntos neurálgicos

La reparación a las víctimas ha sido muy criticado por la oposición por cuanto las Farc no han querido revelar la cuantía de sus bienes ni decir cuánto van a aportar para ello.
La oposición afirma que el Estado no debe asumir solo esa responsabilidad y de hacerlo, podría afectar la economía.

El País


Santos designó equipo para negociar con los del NO: Alocución presidencial de Juan Manuel Santos en la que designó un equipo especial liderado por Humberto de la Calle

En una alocución presidencial Juan Manuel Santos afirmó que designó un equipo especial liderado por Humberto de la Calle, para que ahora inicie un proceso de negociación con los ganadores del plebiscito, con el fin de llegar a un acuerdo lo más pronto posible antes que se derrumben los acuerdos de paz con las Farc.

Aquí sus palabras:

Esta mañana me reuní con los voceros de los partidos que hacen parte de la Unidad para la Paz, y con los presidentes del Senado de la República y de la Cámara de Representantes.

Les agradezco su respaldo para seguir buscando la paz y para establecer los diálogos necesarios para no echar al traste casi seis años de grandes esfuerzos que culminaron con el acuerdo con las FARC.

Agradezco también las manifestaciones de apoyo y de estímulo para no desfallecer en la búsqueda de la paz que he recibido de varios jefes de Estado que me han llamado en las últimas horas, y de la comunidad internacional en general.

También agradezco a los comandantes de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional que han venido a expresarme su respaldo.

Y, por supuesto, gracias, muchas gracias, a todos los ciudadanos que, de diversas formas, han expresado su voluntad de apoyar y su deseo de que este empeño de paz salga adelante.

Como lo dije anoche, el país necesita unidad.

Tenemos que dejar atrás las rencillas, los odios y la polarización que tanto daño nos hace.

Por eso recibo con entusiasmo la designación de tres voceros del Centro Democrático para sentarse a dialogar y llevar a feliz término el proceso de paz.

Con la voluntad de paz de todas las partes, estoy seguro, seguro de que podremos llegar pronto a soluciones satisfactorias para todos. De ser así, el país saldría ganando y el proceso terminaría fortalecido.

De nuestra parte, existe toda la voluntad y la determinación para que así sea.

Tendremos que actuar con prontitud y poner límites de tiempo, pues la incertidumbre y la falta de claridad sobre lo que sigue ponen en riesgo todo lo que hasta ahora se ha construido.

En ese orden de ideas, he designado al doctor Humberto de la Calle, a quien ratifiqué como Jefe Negociador, a la canciller María Ángela Holguín y al ministro de Defensa Luis Carlos Villegas para que, a la mayor brevedad posible, comiencen los diálogos que nos permitan abordar todos los temas necesarios para tener un acuerdo y culminar con éxito el sueño de toda Colombia de terminar la guerra con las FARC.

Vamos a continuar. Vamos a seguir poniendo todo nuestro empeño para dejar a las próximas generaciones un país en paz, tranquilo, sin conflicto armado. ¡El país que ustedes los colombianos, que todos, nos merecemos!

La Nación


Declaración apertura de diálogo nacional:

Comunicado del Secretariado Nacional de las FARC-EP: “La Paz llegó para quedarse”

Las FARC-EP reafirmamos, ante Colombia y el mundo, que sus frentes guerrilleros en todo el país permanecerán en Cese al Fuego Bilateral y Definitivo, como una necesaria medida de alivio a las víctimas del conflicto, y en respeto a lo acordado con el Gobierno Nacional.

Llamamos al movimiento social y político a respaldar resueltamente mediante la movilización, y otras formas de expresión pacíficas, el Acuerdo Final para la Construcción de una Paz Estable y Duradera. La paz en Colombia es constitucionalmente un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento, que debe prevalecer por encima del odio y la violencia.

Es la paz un derecho contra-mayoritario, porque es un derecho configurador y esencial de la dignidad humana. Así lo admite la Corte Constitucional, que además consigna en reciente sentencia que la consulta plebiscitaria no tiene efecto jurídico alguno. El efecto es político.

El Acuerdo Final para la construcción de una paz estable y duradera, ha sido firmado como Acuerdo Especial y depositado ante el Consejo de la Confederación Suiza, en Berna. Ello le confiere innegable e irrevocable efecto jurídico.

Las FARC-EP permanecerán fieles a lo acordado. La paz con dignidad llegó para quedarse. Los sentimientos guerreristas de quienes quieren sabotearla, jamás serán más poderosos que los sentimientos de concordia, inclusión y justicia social.

ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP

Farc-EP


Timoleón Jiménez, líder de las Farc:


Comunicado del Centro Democrático, liderado por Álvaro Uribe, en el que anuncia la voluntad de reunirse con los delegados del gobierno

Frente al resultado del plebiscito, el expresidente Álvaro Uribe Vélez, anunció anoche el propósito de Centro Democrático de aportar a un gran pacto nacional.

Hoy deseamos insistir en que se escuchen nuestras razones.

Así se lo pedimos, en nombre de los ciudadanos que votaron por el NO, a la comunidad internacional, a nuestros compatriotas que votaron por el SÍ, a quienes se abstuvieron y al Gobierno y sus negociadores.

Con el fin de identificar los pasos adecuados hacia dicho pacto nacional, queremos expresar nuestra voluntad de reunirnos con los delegados que el Gobierno Nacional designe.

Óscar Iván Zuluaga

Iván Duque

Carlos Holmes Trujillo

Bogotá, octubre 3 de 2016

Centro Democrático