Paz en Colombia y crisis en Venezuela, telón de fondo de Cumbre Iberoamericana

Los esfuerzos por sellar la paz en Colombia y la creciente crisis política en Venezuela serán el telón de fondo de la XXV Cumbre Iberoamericana, que se realizará este viernes y sábado en Cartagena para debatir sobre juventud y emprendimiento.

El presidente Juan Manuel Santos, anfitrión de la cita a la que acudirán el rey Felipe VI de España y otros 10 altos dignatarios, recibirá una vez más el apoyo de la comunidad internacional en su persistente empeño en acabar con más de medio siglo de conflicto armado en su país.

La esperada instalación este jueves en Quito de la mesa de negociaciones con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), le permitirá a Santos, reciente ganador del Nobel de la Paz, exponer la posibilidad de una “paz completa”, aunque el acuerdo con las Farc fue rechazado en un plebiscito a comienzos de mes y está siendo renegociado.

“Esta iba a ser la cumbre de la paz, ahora va a ser la cumbre por la paz”, dijo hace unos días la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, al asegurar que la reunión en Cartagena “será una oportunidad extraordinaria para que los gobiernos de la región reiteren su apoyo al pueblo colombiano y a la paz”.

Pero la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno no sólo estará marcada por el trasfondo del conflicto colombiano, que deja ya más de 260.000 muertos y 6,9 millones de desplazados.

La crisis política en Venezuela también estará presente, aunque los organizadores no estiman que se emita ningún pronunciamiento oficial tras la suspensión del proceso de referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, que la oposición denuncia como una ruptura del hilo constitucional.

Doce países latinoamericanos se manifestaron preocupados por la polarización política en Venezuela y exhortaron a entablar un diálogo para resolver las diferencias.

Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay saludaron también el acompañamiento del Vaticano para el inicio de eventuales conversaciones entre el gobierno socialista y la oposición, que controla la Asamblea Nacional.

El canciller de Perú, Ricardo Luna, reveló esta semana que ha impulsado consultas en la región para buscar una salida a la “grave situación” de Venezuela en vísperas de la cumbre, en la que consideró podría abordarse el tema.

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, importante crítico de la situación en Venezuela y quien se ha reunido con líderes opositores, acudirá a la cita. Caracas, por su parte, enviará al viceministro Alexander Yánez.

Motivar a los jóvenes

Esta XXV Cumbre Iberoamericana, la primera en celebrarse bajo el nuevo esquema bienal y la segunda que organiza Colombia, ha sido convocada con el lema “Juventud, Emprendimiento y Educación”.

“Uno de los resultados esperados de la cumbre es la aprobación de un pacto por la juventud hecho por los mismos jóvenes, que los países se han comprometido a sacar adelante”, explicó a periodistas la canciller colombiana, María Ángela Holguín.

La diplomática destacó que la idea es que “la gente joven tenga mejores empleos y mayores oportunidades” en los 22 países que hacen parte de la Conferencia Iberoamericana.

Según un documento de la organización, en esta región, que incluye a los países latinoamericanos y a Andorra, España y Portugal, “una de cada cuatro personas se encuentra entre los 15 y 29 años”, lo que constituye la “mayor generación joven de toda la historia demográfica” y la “más y mejor preparada para aportar al desarrollo”.

No obstante, estos jóvenes “enfrentan desafíos para una inserción efectiva en el mercado laboral y en el sistema productivo en condiciones favorables”. Por ello, y porque 40% de estos jóvenes tienen deseos de emprender sus propios negocios, Colombia escogió esa temática central.

En el marco del encuentro, se presentará el informe “Las Perspectivas Económicas de América Latina 2017”, elaborado por la CEPAL, la CAF y la OCDE.

El reporte, además de la evaluación macroeconómica general, incluirá un “análisis detallado de la participación de los jóvenes latinoamericanos en las actividades productivas”, su “inserción en el mercado laboral” y “sus actividades emprendedoras”.

El Espectador