Ante petición de Pérez Molina por carecer de defensores, juez suspende la etapa intermedia del ‪#CasoLaLínea

 

El Juez B de Mayor Riesgo, Miguel Ángel Gálvez Ramírez, había abierto a eso de las 10:00 horas la audiencia de fase intermedia del‪ #CasoLaLínea que implica a unas 32 personas encabezadas por la expareja presidencial Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti Elías, quien incluso hoy estrenaba a Fernando Guerra como su defensor en lugar de Benjamín Estrada, quien días atrás renunció, pero hubo de ser suspendida por solicitud del exgobernante.

Aunque Mario Cuevas –que representa a Emilia Ayuso, ex directora del Registro de Información Catastral (RIC)– solicitó separar de esta diligencia al exmandatario (porque no tenía a sus defensores en la sala) para no perjudicar a los demás acusados, el juzgador aceptó las excusas de César Calderón y Mario Hernández, y no obstante el rechazo de los restantes togados accedió al aplazamiento pedido por Pérez.

Según Gálvez, es probable que la semana entrante fije nueva fecha para realizar la hoy fallida audiencia de etapa intermedia del‪#CasoLaLínea,por lo que este lunes él está conociendo los planteamientos para reformar los delitos atribuidos por el Ministerio Público (MP) y la CICIG a integrantes de lo que señala como organización criminal para la defraudación tributaria.

Poco antes que el juzgador ingresara a la sala para iniciar el procedimiento mediante el cual resolvería el envío de los encausados a enfrentar debate oral y público, el ex gobernante y su ex compañera de poder platicaron de forma animada. Algunos del grupo de detenidos insisten incluso que les sea modificada la figura criminal para poder optar, por ejemplo, al arresto domiciliario y libertad bajo fianza.

En su momento al serle otorgado el uso de la palabra, y aunque dijo “sentirlo por los demás sindicados”, Pérez Molina pidió que la diligencia fuera suspendida y reprogramada, ya que él hoy no tenía defensores por cuanto sus abogados Calderón y Hernández se excusaron desde la semana pasada de asistir por tener fijados otros compromisos judiciales.

“No es mala intención que mi abogado no pueda estar presente”, dijo el general retirado considerado por los investigadores principal cabecilla del grupo, y quien hasta hace pocos días fuera auxiliado jurídicamente por Moisés Galindo, pero que optó por no seguir debido a que Pérez no tiene dinero para pagarle sus honorarios profesionales a causa del embargo a las cuentas bancarias.

El Periódico