Luego de la tala de cientos de árboles de ciprés en las montañas heredianas, la organización CONCEVERDE interpuso en el 2005 una acción de inconstitucionalidad contra varios artículos de la Ley Forestal, al permitir que se den talas sin control y de manera indiscriminada, lo que contribuye a que se deforesten las montañas y se atente contra el derecho a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado.

En el 2007, al resolver la acción de inconstitucionalidad, los magistrados de la Sala Constitución, le señalaron a los diputados, por medio del voto No. 2007-003923, que debía reformar la Ley Forestal por ser inconstitucional al no contener medidas precautorias que aseguren la correcta aplicación del artículo 28 de esa ley y que aseguren la protección del ambiente.

Sin embargo, Concerverde volvió a denunciar que ya han pasado 9 años pero los diputados continúan sin reformar la Ley Forestal y las montañas heredianas se siguen deforestando.

Al resolver recientemente el incidente, los magistrados reiteran el voto del 2007, e indican a los diputados la obligación de cumplir con la sentencia.

La Sala Constitucional señaló que de conformidad con lo informado por el presidente de la Asamblea Legislativa, y habiendo transcurrido sobradamente un tiempo razonable para proceder a la reforma señalada en la sentencia transcrita, lo propio es reiterar la orden emitida en la sentencia número 2007-003923 del veintiuno de marzo de dos mil siete, para que así los diputados dicten las medidas precautorias.

“Los primeros obligados a cumplir con el estado de derecho, son los representantes de la patria, y en este caso, trasluce una inercia que además ya se va haciendo costumbre cuando de cumplir con la Constitución se trata, porque son varios los casos en esta situación, lo cual es reflejo de que cuando se jura cumplir con la Constitución como primer acto a partir del nombramiento, para algunos es meramente simbólico”, señaló la Magistrada Hernández López en el voto que resolvió el incidente desobediencia.

El País