Centenares de mujeres son asesinadas en América Latina y el Caribe por una sola razón: su género. Los feminicidios han crecido en la región en los últimos años y lo más grave es que 98 por ciento de los casos permanecen impunes.

La alerta por la limitación en la aplicación de la justicia en estos casos la encendió la Organización de las Naciones Unidas (ONU) cuando publicó en abril de este año el informe “Prevenir los Conflictos, Transformar la Justicia, Garantizar la Paz”.

Las tasas más altas la tienen 25 países del mundo, 14 de ellos de la región. Guatemala, El Salvador y Honduras figuran con unos de los índices más altos del planeta y en Argentina y México también se reportan cifras alarmantes.

“Nos encontramos ante una situación de gran emergencia que requiere la coordinación de todos los actores”, dijo la directora de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, Luisa Carvalho, al presentar el estudio.

Sin embargo, ya desde 2012 la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) advertía que en América Latina estos crímenes alcanzaban “niveles cercanos a los de pandemia”.

Argentina, cada 30 horas un feminicidio

En este país se comete en promedio un feminicidio cada 30 horas, cifra que no ha variado desde 2008. La organización La Casa del Encuentro informó que 275 mujeres fueron asesinadas en los últimos 12 meses, en su mayoría, baleadas o apuñaladas por sus maridos, novios o exparejas.

La lista de víctimas incluye una bebé, 11 niñas de entre dos y 12 años, 29 adolescentes de 13 a 18 años y nueve adultas mayores.

El modo más cruento de asesinarlas es la incineración. El interior de las casas se convierte en el primer escenario de muerte y en muchos de los casos hubo denuncias judiciales, exclusión del violento y prohibición de acercamiento del maltratador.

En el año 2014 se registraron 277 feminicidios.

México, la violencia en ascenso

México tiene 61 millones 474 mil mujeres con altas tasas de analfabetismo, de trabajo doméstico y niñas desaparecidas. La ONU lo ubica en el puesto 16 mundial en feminicidios.

Solo en Puebla (centro) al menos 50 mujeres fueron asesinadas en los últimos 14 meses. En 2015 la Fiscalía registró 37 y en los primeros dos meses de 2016, 13 casos más, pero la población denuncia que las instituciones son cómplices por omisión y por guardar silencio.

El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio indicó que a diario seis mujeres son asesinadas y entre 2012 y 2013 más de 3 mil 800 murieron por razones vinculadas a su género. De esos casos sólo 613 fueron investigados y el 1,6 por ciento recibió sentencias.

Entre 2011 y 2014 la tasa creció cinco veces al pasar de 2,4 a 3,2 por cada cien mil mujeres. Ciudad Juárez encabeza una de las localidades donde se reportan más crímenes seguido por el Estado de México.

Aunque en Morelos se lanzó este año la Alerta de Violencia de Género ésta no ha funcionado y Organizaciones No Gubernamentales reportan que cada cinco días una mujer es asesinada.

En esta nación la violencia se aplica de forma extrema: las víctimas muestran signos de tortura o mutilación y los cuerpos son arrojados a sitios públicos.

También se agrega el agravante de las desapariciones de adolescentes en las que, según la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), siete de cada 10 corresponde a mujeres.

Además, seis de cada 10 aseguran haber sufrido algún tipo de violencia sexual y de acuerdo a cifras oficiales cada hora se cometen 68 delitos sexuales.

Este año cuatro mujeres mexicanas decidieron grabar el acoso al que se enfrentan a diario al caminar por Ciudad de México, el vídeo se volvió viral y luego recibieron amenazas de muerte con fotos de hombres armados y mujeres descuartizadas.

En esa misma ciudad hace ocho años las autoridades lanzaron el programa “Viajemos seguras” con vagones en el metro exclusivos para las féminas, pero la falta de funcionamiento constante y ausencia de control policial han llevado el experimento al fracaso.

Un 65 por ciento de las usuarias del transporte público en Ciudad de México ha sido víctima de violencia de género, 40 por ciento de las mujeres ha cambiado su vestimenta para evitarse problemas y a 25 por ciento se les ha tomado fotos o vídeos sin permiso.

Desde 2010 en el país han perdido la vida de manera violenta 23 mil 763 entre mujeres y niñas.

En Colombia aún se escucha el nombre de Rosa Elvira

A principios de junio de 2016 la Procuraduría de Colombia alertó que cada tres días ocurre un feminicidio.

La impunidad es cercana al 90 por ciento pues la Fiscalía reveló que en los últimos diez años se abrieron 34 mil 571 procesos relacionados con feminicidios y sólo se han presentado 3 mil 658 condenas.

El informe de Medicina Legal del país reveló que entre 2014 y mediados de 2015 hubo mil 351 feminicidios.

Además, contabilizó los crímenes desde junio de 2015 cuando se aprobó la Ley Rosa Elvira Cely, en la que se logró tipificar el feminicidio como delito con penas de hasta 41 años de cárcel.

El instrumento legal recibió el nombre de una de las víctimas cuyo caso generó conmoción en el mundo. Rosa Elvira Cely fue una colombiana de 35 años que el 23 de mayo de 2012 fue violada, torturada y empalada por su compañero de estudios Javier Velasco en el Parque Nacional de Bogotá.

A lo trágico del caso se sumó el argumento que dio la Secretaría de Gobierno de esa ciudad al responsabilizar a la propia víctima de lo ocurrido. “Si Rosa Elvira Cely no hubiera salido con dos compañeros de estudio después de terminar sus clases en horas de la noche, hoy no estuviéramos (sic) lamentando su muerte”.

Por su parte, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias señaló que el año pasado hubo 47 mil 55 casos de violencia entre pareja contra mujeres.

Por el conflicto armado se han registrado más de 127 mil 708 víctimas, de las cuales el 52 por ciento son mujeres, reflejó la ONU en su informe.

Violencia de género en Brasil deja 13 muertas cada día

Al menos 4 mil 762 mujeres fallecieron en 2013 por la violencia de género, lo que significa una media de 13 al día. De este total, un 33,2 por ciento murió a manos de sus parejas, informó la Secretaría de Políticas para las Mujeres (SPM).

Las denuncias por malos tratos aumentaron a 63 mil 90 en los primeros 10 meses de 2015. Ese año, el sociólogo argentino Julio Jacobo Waisefisz elaboró el Mapa de la Violencia y ubicó al país como el quinto del mundo en el ranking de violencia contra mujeres al tener una tasa de 4,8 casos por cada 100 mil mujeres.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó 106 mil 93 asesinatos de mujeres entre 1980 y 2013. Los territorios con mayores tasas fueron Roraima, Espírito Santo, Alagoas, Goiás, Acre, Sao Paulo, Santa Catarina y Rio Grande do Sul.

De 2003 a 2013 los asesinatos contra mujeres blancas se redujeron un 9,8 por ciento pero los de mujeres negras pasaron de mil 864 a 2 mil 875, lo que significó un aumento de 54,2 por ciento.

En 2015 la presidenta Dilma Rousseff sancionó la ley 13.104 o Ley del feminicidio con la que se modificó el Código Penal y se aumentaron las penas para los homicidios producto de la violencia de género de 12 a 30 años.

Centroamérica y las pandillas

La violencia y el asedio de las pandillas en Centroamérica complican aún más el panorama para las mujeres en esos países. De acuerdo al informe de la ONU, el ranking lo lidera El Salvador, donde 14 de cada 100 mil mujeres son asesinadas por razones de género. Seguido por Honduras donde 11 de cada 100 mil mujeres mueren.

El número de féminas de esos dos países y Guatemala que intentaron migrar con sus hijos a Estados Unidos pasó de 12 mil en 2013 a más de 66 mil en 2014, informó la ONU.

Solo en El Salvador entre el 1 de enero y el 5 de febrero de 2016 fueron asesinadas 53 mujeres, según datos del Instituto de Estudios de la Mujer “Norma Virginia Guirola de Herrera” (CEMUJER).

De esos un 19 por ciento de los casos fueron tipificados como feminicidios y solo el 2 por ciento concluyó con sentencias condenatorias para los responsables.

La Policía Nacional Civil reportó que 197 mujeres fueron asesinadas en el primer trimestre de este año, es decir, alrededor de dos mujeres cada día, lo que equivale a un 140 por ciento más en comparación con el mismo período de 2015, cuando fueron 82 (del total de 575 casos registrados en los 12 meses).

El departamento de San Salvador es el que más casos reportó, seguido por Chalatenango y Ahuachapán.

La organización civil Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) registró en Nicaragua la muerte de 20 mujeres entre los meses de enero, febrero y marzo de 2016, seis más en comparación con el mismo período de 2015.

En Guatemala el informe anual del Ministerio Público precisó que del 1 de abril de 2015 al 31 de marzo de 2016 se recibieron 262 denuncias de feminicidio. Los departamentos con mayor incidencia son Guatemala, Petén, Zacapa y El Progreso.

De 2005 a 2013 los feminicidios aumentaron 263 por ciento en Honduras, país que ocupó en 2015 el primer lugar en feminicidios a escala mundial. En febrero de este año se creó una unidad especial para investigar feminicidios.

infografia-violenciacontralamujer-950x950.jpg_180432731

TeleSur