Por María L. Da Corte L.

“Creen que saliendo de Maduro terminará la confrontación”

Se considera un hombre de palabra. Asegura que ese fue su aval para aprobar con distintos sectores la Ley de Telecomunicaciones durante su paso por Conatel en el 2000. Aunque aclara que aquellos eran otros tiempos, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), diputado Diosdado Cabello, dice que para dialogar sus interlocutores, además de tener palabra, deben respetar la Constitución.

“Tenemos un proyecto político: El socialismo. Eso no lo vamos a negociar, ahora lo que sí podemos hacer es sentarnos para que la convivencia en el país pueda regularse”, dice Cabello, para luego advertir que la renuncia del presidente Nicolás Maduro ni facilitar el referendo revocatorio formarán parte de un eventual diálogo con la oposición.

Su habitual lenguaje combativo se relaja para referirse a sus vivencias de niño, sus maestras, su escuela y su familia mientras conduce por la carretera que lleva a El Furrial, su pueblo natal en el estado Monagas, donde esta semana estuvo de gira, y donde recibió a El Universal.

–¿Cuáles son los puntos claves para esa convivencia?

-El respeto a la Constitución, siempre, pero no por conveniencia. Nosotros siempre la hemos defendido desde que se aprobó, la derecha hasta la quemó. La base fundamental del diálogo es la Constitución (…) Pero para que haya diálogo tienes que tener compromiso. En la derecha no hay. Ni uno solo tiene palabra. Creo que el único político medianamente serio, coherente es Manuel Rosales, por las posiciones que ha tenido cuando hay que enfrentar algunas situaciones que bajan al borde del golpismo.

–¿Es posible un diálogo con el lenguaje agresivo en que se ha caído?

–Es que el diálogo no puede ser en base a mentiras, hipocresía. Lo primero que hay que poner claro es que en la derecha no hay nadie que tenga palabra. O sea, ¿tu te vas a sentar con alguien bajo esas condiciones? eso no es agresividad eso es ser claro. Hay que ser claro. ¿Vamos al diálogo para salir de Maduro? No hay diálogo. ¿Para facilitar el referendo revocatorio? No hay diálogo, porque no queremos revocatorio. Hemos dicho que no hay condiciones de ningún tipo. Los temas saldrán y se discutirán. Porque si ellos hablan de revocatorio, nosotros hablaremos de fraude, y allí estamos dialogando. Si ellos hablan de presos políticos, nosotros de los 43 muertos (de 2014).

–¿En que puntos podrían coincidir con la oposición para sentarse?

–Es que no coincidimos, porque ellos no respetan la Constitución. Aquí eligieron a Maduro y al año Leopoldo López sale y dice que tiene que irse y que hasta que no se vaya no salen de la calle. Eso no se puede hacer en un país democrático. Lo hacen los ambiciosos como ellos, gente que ha usado la política solo para enriquecer a pequeños grupos, para proyectos personales. ¿Cómo estar de acuerdo? Es imposible, ahora podemos sentarnos con sus diferencias y las nuestras, los reconocemos como oposición, pero tienen que reconocer a Nicolás. Todavía el pasado martes el Presidente le decía a la derecha: ‘están invitados, vengan, revisen el presupuesto’. Los sigue invitando al diálogo. Vamos a esperar si alguien reacciona en la oposición. Yo creo que sí, por lo que he oído.

–Pareciera imposible el diálogo en este momento…

–No, no es imposible. He dicho varias veces eso de que con la derecha no se puede conversar porque no tiene palabra, pero nos podemos sentar con quien sea y no nos van a sacar de nuestra propuesta política. No nos van a convencer, probablemente no lo vamos a convencer a ellos, pero ese es el juego político. Imagínate que ellos estuvieran en la Presidencia, ¿qué le harían al pueblo chavista? Allí está (el presidente de al AN,Henry) Ramos Allup que dijo que mis hijos iban a pagar lo que he hecho. ¿Qué he hecho que tengan que pagar mis hijos? En la oposición nadie condena lo que dice Ramos Allup (…) Hay tres cosas que no deben tocarse en política: Acusar a alguien de narcotráfico, meterse con la familia, y acusar de violación de los Derechos Humanos. Son cosas sagradas.

–Logró conciliar a diferentes sectores en torno a la Ley de Telecomunicaciones. ¿Ahora podría retomar esa actitud por el bien del país?

–A cuánta gente no hemos atendido para la paz y estabilidad del país. Yo fui a la casa de Leopoldo López, invitado por su familia, no encapuchado como dice la señora (Lilian Tintori) por el bien y la paz. No fui a conocer su casa. No tengo problemas, me siento con quien sea, pero tengo mi posición. Después de 18 años uno aprende. La Ley de Telecomunicaciones fue buena para aquella época, al final metimos algunas cosas como el tema comunitario, pero tiene muchas cosas que no son lo ideal; para la época cubría las expectativas.

–¿El Gobierno necesita el diálogo?

–Todo Gobierno necesita el diálogo. El presidente Chávez cuántas veces llamó al diálogo. Cuando le dieron el golpe nos sorprendió a todos sacando un crucifijo y llamando al diálogo. Maduro no había ganado cuando ya había llamado al diálogo. El Gobierno no ha fallado llamando al diálogo, porque es parte de la convivencia. Nosotros tenemos un proyecto político que es el socialismo, eso no lo vamos a negociar, ahora lo que sí uno puede es sentarse para que la convivencia en el país pueda hacerse regular, pueda sentirse que es una convivencia pacífica entre los grupos políticos. Desafortunadamente la derecha no se entienden entre ellos. Se entienden como un grupo político que solo quiere arrebatarle el poder a quienes lo tienen.

–¿El enfrentamiento con el cardenal Baltazar Porras no perjudica el diálogo?

–La jerarquía de la Iglesia no interviene para nada en el diálogo a menos que se sienten en el sillón de la oposición. No pensará el Vaticano que porque esté nombrando un Cardenal podrá ser un interlocutor de la Iglesia. No creo que lo estén pensando así, porque nos abstendremos de aceptarlo. Creo que manda un mal mensaje el Vaticano al nombrar a Porras.

–¿Una mediación del Vaticano pasaría por encima de la Iglesia en Venezuela?

–Absolutamente. Habría que ver si el Vaticano dio un mensaje que no quiere participar cuando hace designaciones total y absolutamente hostiles al Gobierno Bolivariano.

–¿Cómo ve un Gobierno de coalición?

–Totalmente imposible, no hay forma ni manera (…) ¿Coalición entre quiénes? Aquí hay una coalición: El Gran Polo Patriótico gobernando (…) No tenemos ningún interés de pactar con la derecha, de darle algún espacio de poder. El proyecto de ellos es total y absolutamente excluyente del nuestro.

–¿Pareciera que no hay ningún punto que puedan coincidir para dialogar?

–Es que no se puede, plantéame uno. Yo planteo uno, el respeto a la Constitución, sin ningún tipo de condicionamiento. Allí está todo.

–Un punto para sentarse sería la situación económica. Buscarle una solución a la escasez y a las colas.

–¿Pero cuál es la primera propuesta de ellos? Reducción del gasto social. Eso no está en nuestra agenda. Está bien, que nos digan cuál es su primera propuesta económica para verla. Ojalá pudiera ocurrir. Jorge Rodríguez está encomendado por el Presidente para el diálogo (…) Lo que ocurre es que  todas las propuestas de ellos pasan porque Nicolás tiene que irse, y así, ni a misa.

–¿No le preocupan las colas, la escasez?

–Claro que sí. Si esto estuvieran ocurriendo en la IV República el pueblo estuviera en la calle pasando mil y una necesidad. Aquí hay un Gobierno que trae alimentos, medicinas. La IV no se preocupaba de la gente y la gente tuvo que salir a protestar a la calle.

–Ustedes dicen que todo es culpa de la guerra económica. ¿La están perdiendo?

–No la estamos ganando, porque no ha terminado. Está en pleno desarrollo. Una de las cosas para ganarla es la estabilidad de los precios del petróleo.

–Descarta que una medida similar a la de Rosales se le pueda dar a Leopoldo López?

–Si me tocara a mí tomar la decisión no se la daría, al contrario yo he conversado con los familiares de las víctimas y están preparando para querellarse, porque el fiscal (Franklin) Nieves solo se ocupó de que lo acusaran por delitos menores, porque era un agente de ellos. No lo acusaron por el llamado la violencia y sus consecuencias como son las muertes. Si a mí me tocara, jamás y nunca permitiría que se hiciera eso.

–¿Por el bien del país, en un momento de negociación?

–Tú no puedes negociar la vida de 43 personas. ¿Por el bien de quién? ¿Y los muertos?

–Eso no entraría en un proceso de negociación?

–No y se lo hemos dicho. Cuando hablamos con (representante deEE.UU.) Thomas Shannon que vinieron con eso, se los dijimos. No es tema de conversación con ningún país.

–Acusan al Gobierno de quitarse la careta y dar un golpe deEstado con la suspensión del revocatorio por tribunales de instancia. El secretario de la OEA, Luis Almagro, hablo de restablecer la democracia. 

–No nos hace mella. Revisa las declaraciones de Almagro de hace 8 meses y dice lo mismo sin haber ocurrido esto. ¿Desde cuándo nos acusan de dictadores? No le vamos a comer chantaje a nadie, puede salir el mismo Obama a decir lo que quiera (…) Nosotros estamos decididos a que se cumpla la ley. Todavía nos quedan recursos legales detrás de esto. Por ejemplo, ellos van y repararan las firmas en estos estados. Que sería otra aberración más poner a reparar a un tramposo, pero tenemos otros mecanismos apegados a la Constitución y a la ley, que no vamos a anunciar porque llegará el momento para hacerlo.

–Hay quienes aseguran que los fallos contra el revocatorio se dan en estados gobernados por dirigentes de su línea en el PSUV.

–Ellos saben que yo no tengo a nadie, a mí todos me odian, yo no controlo el partido. Eso lo dijo Ramos Allup. Son pataleo de ahogado, aquí hay un gran movimiento y una gran unidad alrededor del presidente Maduro. Eso es atribuirme a mi poderes que no tengo. En mi caso tengo una responsabilidad como Primer Vicepresidente del PSUV, si es cierto, la orden de denunciar el fraude salió del partido.

–Para el gobernador de Miranda,Henrique Capriles, Maduro no respetó la Constitución, abandonó al país y que después no chille.

–Capriles está engañando a su gente porque es la única salvación de él. Él ha dicho en reuniones privadas de la MUD que no hay chance de hacer referendo este año. Maduro anda de gira, es correcto y nosotros lo hemos apoyado. Necesitamos la estabilización de los precios del petróleo, no nos vamos a quedar aquí porque cuatro bolsas como Capriles crean que van a desestabilizar el país. Que lo intenten nada más, así no esté Nicolás Maduro.

–¿Aguanta el país dos años más de Gobierno con esta confrontación política?

–Dos años y más. Tú crees que viene a gobernar la derecha y se acaba la confrontación política. Eso es lo que ellos creen, que van a salir de Maduro y se acabó la confrontación. ¿Qué creen que van a hacer ellos con los chavistas? ¿Nos aguantarán en la calle?

–¿El chavismo teme al revocatorio, porque sabe que lo perderá?

–Es que no es tema de miedo, sino de legalidad, que cumplan lo que dice la ley. Fuimos a unas elecciones en diciembre, si hubiésemos roto la legalidad, hubiéramos inventado algo para que no se dieran, porque sabíamos que la situación no era la mejor y fuimos a elección.

–Chávez aceptó el revocatorio pese a algunos errores en las firmas que según ustedes había. ¿Sería porque se sabía que lo ganaba?

–Son momentos políticos distintos. El objetivo del comandante era que ellos reconocieran la Constitución y cuando sintió que la reconocieron dijo: ‘vamos a revocatorio’. Era un momento político distinto al actual. No se la vamos a poner fácil, porque no se lo merecen como oposición (…) Donde nuestros abogados hallen una rendija, nos vamos a meter.

“Nicolás fue la mejor elección de Chávez”

Diosdado Cabello ni siquiera se detiene a analizar los comentarios que hablan que ya anda en campaña por la presidencia de la República. “Estoy en campaña es por la paz, la tranquilidad y por estabilizar lo que la derecha ha querido hacer que es desestabilizar el país”, responde a quienes –a su juicio–, quieren “meter cizaña” y “enfrentarlo conel Presidente”. “Tengo las mejores relaciones con Nicolás Maduro”, sentencia.

Entre pausas para señalar en “ElFurrial York” (como llama a su pueblo), sus lugares más queridos, Cabello atribuye los rumores sobre él “a parte de la guerra contra Diosdado”, que pasa –dijo– “por ser el ladrón mas grande del país a dueño de la mitad de Venezuela”. “Inventan cada cosa contra mí, que yo digo: ‘Dios mío yo no tengo súper poderes, soy un ser humano de El Furrial, sencillo como todos, me da dolor de barriga igual que a todos, a veces me da sueño, lloro, río, como, voy al baño igualito que los demás; no me inventen cosas que no es’”, dijo.

Quien ocupara la Vicepresidencia de la República y varios ministerios durante el mandato del presidente HugoChávez, y fue presidente del Parlamento (2011-2015), recordó que su proyecto de vida era retirarse de la política a los 50 años, cuando Chávez ganara la reelección. “Se nos enfermó el comandante y no se pudo. Es complicado, pero ese es mi sueño. Estoy casi seguro que no voy a poder hacerlo, porque las circunstancia política no las define uno. Dentro de dos años, si Dios y la Virgen me mantienen vivo, estaré al lado de la revolución trabajando para que se preserve el legado de Hugo Chávez”.

–¿Ve a Maduro en una reelección?

–Eso es en 2018, eso depende del compañero Nicolás. Eso no es tema de debate ahorita, pero en todo caso hay que preguntarle primero al presidente Nicolás. Ningún debate sin su opinión tiene sentido, pero eso no se ha discutido ni es materia de este momento. Nosotros vamos a hacer lo que tengamos que hacer para que el presidente Maduro termine el mandato para el cual fue electo. La derecha verá que hace.

–¿Escogió bien Chávez?

–Yo estoy convencido que Nicolás Maduro fue la mejor elección. En este momento no tengo ninguna duda.

–Se dice que usted manda “mano a mano” con Maduro…

–No. Yo no mando con él, lo acompaño. Le recomiendo muchas cosas y le agradezco que me escuche las cosas que le digo, porque las hago siempre con la mejor intención. Los analistas dicen: “eso es mentira, Diosdado en la Fuerza Armada no conoce a nadie”, “no controla el partido”. No me importa, yo no controlo nada. No hay nada que me produzca más alegría, dentro de las cosas que hace la oposición, que me subestimen no solo a mí sino a este pueblo.

Confiesa que su debilidad “son sus hijos y el pueblo de Venezuela”. Ahora está leyendo “muchísimo a Bolívar”. Asegura que ni ha visto las encuestas que le dan poca popularidad. “Ni me quita el sueño. Dicen que soy ‘el hombre mas odiado de Venezuela’ y ves a la gente en el programa y en las marchas y están alegre.Que cosa tan rara, me odian, los obligo a ir y están alegres”.

El Universal